domingo, 13 de mayo de 2012

El olvido en el que permanece la Recoleta Dominica

Fecha: 13 de mayo de 2012

La tradicional iglesia cuenta con recursos mínimos para su funcionamiento, asumido por los frailes dominicos. Pero el templo y su valioso órgano de tubos necesitan con urgencia una completa mantención.  

El órgano de la Recoleta Dominica requiere "una recuperación completa y prudente", señala el experto José Manuel Izquierdo.

Gustavo Villavicencio 
No es fácil mantener la centenaria Iglesia Recoleta Dominica. El párroco recibe mensualmente $90.400 de parte del Arzobispado de Santiago, y la cuenta de luz, todos los meses, sobrepasa los $300.000. No cuentan con otros aportes económicos, por lo que la Orden de los Dominicos en Chile tiene que asumir todos los gastos de mantención, que no son menores.

"El templo produce apenas entradas, aunque existe la impresión de que acá se casa gente importante y, por consiguiente, recibimos mucho dinero", comenta el religioso dominico Félix Fernández.
La fachada del templo fue iluminada hace un par de años por la Municipalidad de Recoleta. Con el terremoto del 27-F, el templo sufrió algunos daños, principalmente grietas y caídas de estucos. "Vino una comisión de expertos del Arzobispado de Santiago y nos dijeron que estaban revisando los templos para ver la posibilidad de conseguir ayudas para repararlos, pero no los vimos nunca más", sentencia el padre Fernández.

Además, en la iglesia ha bajado considerablemente la demanda para celebrar matrimonios. "En primer lugar, porque se ponen condiciones de sencillez y austeridad en todo lo que es el arreglo del templo. No se aceptan más de dos matrimonios para evitar atochamientos en la calle, y a la gente no le gusta que el templo no tenga un estacionamiento", cuenta Fernández.

Según el sacerdote, el templo necesita la visita urgente de un arquitecto y expertos en patrimonio "no para mirar y detectar problemas, sino para realizar una mantención general, que nunca se ha hecho, sobre todo en su interior".


El templo es una copia de la Basílica de San PabloExtramuros de Roma. Empezó a construirse en 1853 y fue inaugurada en 1882. En 1974, fue declarada Monumento Nacional.

Entre los daños del terremoto del 27-F, hubo caída de estucos.

Su valioso órgano
El órgano de la Recoleta Dominica fue construido a comienzos de la década de 1890 por fray Marcos Sthier y se encontraba en uso hacia 1895. "Es una pieza única en el universo de los órganos que se encuentran en nuestro país; la mayoría de sus materiales son chilenos y fue construido por los mismos frailes de la Recoleta, con algo de apoyo externo", cuenta el musicólogo y restaurador José Manuel Izquierdo.

Era un órgano algo más pequeño, pero ya tenía su curiosa fachada, que busca cubrir toda la zona del coro, como cerrando el sonido del instrumento en una cámara de madera, algo que rara vez ocurre. Según Izquierdo "al entrar en él, nos encontramos con una serie de elementos sorpresivos y amplios espacios para trabajar, debido a esta disposición tan inesperada. Tiene dos grandes torreones y tubos repartidos en dos pisos, con 69 tubos de fachada, dando una imagen espectacular al observarse desde el templo. La fachada también tiene una hermosa decoración superior con una cruz". Y cuenta que fue Orestes Carlini, organero de origen italiano radicado en Chile y autor de buena parte de los instrumentos locales o sus cambios posteriores -entre 1900 y 1940 aproximadamente-, quien amplió la cantidad de registros a su tamaño actual.

Es un órgano con un sonido claramente romántico. Tiene dos teclados y pedalera, con una gran posibilidad en combinar los muchos sonidos del instrumento. "Es un hecho realmente curioso que tenga dos registros principales en el primer teclado, algo que refuerza el sonido romántico y que rara vez se encuentra en un órgano", señala Izquierdo. Y explica que "sigue funcionando, pero con varias carencias, especialmente en la transmisión, que ya tiene sus años, pese a diversas reparaciones, y en la afinación. La Vox Humana, conocida como 'las viejas' por su curioso sonido, no funciona y está desconectada".

Un gran desafío, dice Izquierdo, sería dejarlo funcionando, dado su carácter único y tan ligado con el templo mismo. "Los órganos tienen esta hermosa propiedad de seguir sonando del mismo modo por cientos de años. Este órgano tiene un sonido que llena perfectamente el templo y, además, es uno de los más imponentes visualmente en Santiago. Por todas estas razones, una recuperación completa, prudente y centrada en sus valores intrínsecos, se vuelve necesaria hoy. Algunos plantean que debieran cambiársele algunos registros para otorgarle más agudos y un sonido más barroco, pero tal como está es el fiel reflejo de la estética sonora de la Iglesia en Chile hacia 1900, algo directamente relacionado con el templo mismo", concluye Izquierdo.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada