viernes, 9 de septiembre de 2011

Testigo del peor accidente de la aviación chilena revive la tragedia de hace 45 años

www.emol.com
Sábado 6 de Febrero de 2010
NACIONAL

Investigación arrojó que el piloto fue el responsable de la colisión:






El comandante del avión Mario Bustamante.
Foto:el mercurio el mercurio


DESASTRE La aeronave quedó absolutamente destruida y los cuerpos de los malogrados pasajeros repartidos por el suelo. Esta imagen fue captada por Jorge Gómez al llegar al lugar de la tragedia


Jorge Gómez relata los hechos, guardando aún la tristeza de lo presenciado ese día, cuando llegó como primer testigo al sitio.
Foto:HAROLD CASTILLO

La mañana del 6 de febrero de 1965, un avión LAN chocó con un cerro en el Cajón del Maipo. Sus 88 ocupantes fallecieron. El empresario Jorge Gómez (80), el primero en llegar al lugar, recuerda la dramática jornada.
Víctor Hugo Moreno Centro de Documentación Hace exactamente 45 años, en la mañana del 6 de febrero de 1965, se escribió el capítulo más negro de la aviación comercial chilena. A las 8:00 horas partió de Cerrillos el avión DC-6B-404 de la Línea Aérea Nacional con 81 pasajeros y 7 tripulantes a bordo, rumbo a Montevideo vía Buenos Aires.

El vuelo 107, piloteado por Mario Bustamante, por razones que hasta el día de hoy se desconocen, perdió el rumbo siguiendo una ruta equivocada, lo que provocó que se estrellara contra el cerro Catedral en el sector Lo Valdés en el Cajón del Maipo, a media hora del despegue.

Ningún sobreviviente dejó el violento impacto.

"Las escenas que se vivieron horas después del accidente fueron dramáticas", relata Jorge Gómez, la primera persona en llegar al sitio del suceso.

Hoy tiene 80 años y guarda aún en su retina las cruentas imágenes que le tocó ver ese día: "La primera impresión fue muy violenta. Era una verdadera carnicería. No había nada, sólo papeles volando. Los cuerpos estaban repartidos".

Miembro del Cuerpo de Bomberos de Quilicura, ese día Gómez estaba de vacaciones en Baños Morales junto a su familia, cuando desde su carpa vio estrellarse la aeronave contra el cerro. Avisó a Carabineros de Puente Alto desde un teléfono magneto de la época y subió junto a 4 arrieros en mula al lugar, de los cuales uno debió abandonar, conmocionado, el lugar inmediatamente.

Gómez intentó buscar documentación de los pasajeros y acomodó los restos de los cuerpos que se esparcían en el suelo: "Tuve un momento de recogimiento y una de las escenas que más me impactó fue la de un niño que estaba clavado en una roca. Era el único cuerpo que pude ver entero. Después de eso me arrodillé a rezar", recuerda.

Dentro de su memoria quedó el silencio que había en el lugar. "No logré identificar de entre todos los restos ni una sola cabeza; sólo había piernas y brazos, que después fueron juntados para ser entregados a los familiares".

En el avión viajaban 15 integrantes de un equipo de fútbol amateur del club "Antonio Varas", del Banco del Estado, quienes iban a disputar un partido a Uruguay. Entre los pasajeros viajaban ciudadanos de seis nacionalidades.

La tragedia conmocionó al país, y los funerales de las víctimas fueron acompañados por gran cantidad de personas que salieron a las calles a despedir a los fallecidos. El gobierno movilizó a sus ministros al sitio del accidente, y el Presidente, Eduardo Frei Montalva, asistió a la misa fúnebre presidida por el cardenal arzobispo de Santiago, monseñor Raúl Silva Henríquez.

Inmediatamente ocurrido el hecho, se designó al fiscal militar Julio Tapia para que esclareciera las razones del accidente.

Se barajaron diversas hipótesis para explicar el extraño cambio de rumbo que efectuó el piloto, pensando en un primer lugar en fallas mecánicas.

Sin embargo, el dictamen del fiscal -que después fue ratificado por la Corte Marcial- determinó que la acción temeraria e imprudente del capitán de vuelo Mario Bustamante ocasionó la tragedia, citándolo como el responsable exclusivo de la colisión, al no seguir la ruta establecida en el reglamento para los vuelos en dirección a Buenos Aires, estando todas las condiciones mecánicas y climáticas óptimas.

El investigador de accidentes aéreos de la Dirección General de Aeronáutica Civil, Patricio Cancino, confía en que la resolución final del caso fue la correcta, tomando en consideración los elementos de investigación de aquellos años: "Los que tomaron la decisión lo hicieron a la luz de las herramientas con las cuales contaban en esa época, en lo científico, en los conocimientos, en las habilidades, en la experiencia y en los datos".

Hoy, explica el experto, se cuentan con otros elementos de seguridad y prevención más integrales que ayudarían a esclarecer con mayor exactitud las reales causas del peor accidente de la aviación nacional.

Las enseñanzas que dejó la caída del DC-6El fatal accidente, no obstante, se transformó en una importante ayuda para ir mejorando las condiciones de trabajo en la aviación en Chile.

En la década de los 60 hasta la de los 80 el énfasis del trabajo de aprendizaje estaba destinado a lo técnico y la capacitación en esa área. Luego se pasó -hasta el 2000- al capital humano y su formación más integral.

Hoy se está apuntando a un sistema de intercambio de información, aprovechando los avances tecnológicos, en donde se comparte experiencia entre los diferentes países, con diversos sistemas de bancos de datos que permiten un fluido trabajo organizacional.

En la actualidad, uno de los trabajos que se llevan a cabo en la DGAC es la enseñanza en temas como la toma de decisiones y la percepción que deben tener los pilotos en vuelo.

El investigador explica que el piloto del LAN 404 tiene que haber tenido la percepción de que el camino que se estaba haciendo era el correcto, por el paso San José de Maipo, sin haber alcanzado la altura mínima de 2 mil pies que se exige para volar zonas montañosas. En ese tiempo, los aviones debían llegar hasta Melipilla para tomar la altura y el vuelo necesario para cruzar la cordillera, pero Bustamante, por una inexplicable razón, decidió adentrarse en la boca del lobo.

Hoy día, con la caja negra se podría haber tenido la respuesta exacta de lo que ocurrió. Este instrumento comenzó a regir de forma obligatoria para los aviones construidos en la década del 60, pero el LAN databa de 1950, por lo que no contaba con este aparato, clave en la investigación de accidentes aéreos.

Cancino enfatiza en que este tipo de accidentes, como el de 1965 y como otros que registra la historia aeronáutica nacional, han ayudado a generar las buenas condiciones en que se trabaja en la actualidad en Chile: "Si uno mira lo que tenemos hoy a nivel de nuestra aviación comercial, tendríamos que concluir que nos sirvieron todos los fracasos del pasado, para ser considerados un ente de gran respeto a nivel mundial", finaliza.


Un modelo Douglas exactamente igual a éste fue el que se estrelló en el cerro Catedral la mañana del 6 de febrero de 1965.

Otras tragedias aéreas en Chile13 de abril de 1954: accidente en un Douglas DC-3 en Batuco, fallecen 16 personas

3 de abril de 1961: accidente en un Douglas DC-3 en Llico, Maule. Fallecen 24 personas, entre ellas, 8 futbolistas de Green Cross.

4 de agosto de 1987 : accidente en un Boeing 737-200, en el aeropuerto de Calama. Fallece 1 pasajero.

20 de febrero de 1991 : accidente en un BAE 146-200 en el aeropuerto de Puerto Williams. Fallecen 20 personas.

---
www.perrosalpinos.cl

Accidente Aéreo en Lo Valdés

El viernes 6 de febrero de 2010, se conmemoraron 45 años de uno de los peores accidentes en la historia aeronáutica Chilena.

A las 08:06 AM del sábado 6 de febrero de 1965, el cuatrimotor Douglas DC-6B de Lan Chile despegó desde Santiago con destino a Buenos Aires y Montevideo, llevando siete tripulantes y ochenta pasajeros.

El avión era el Douglas DC-6B CC-CCG (c /n 45513), tenía el número de flota 404 de la Lan, y había arribado a Chile el 21 de agosto de 1958, formando parte de un grupo de cuatro naves similares adquiridas a la casa Douglas en US$ 1,8 cada uno. A la fecha acumulaba ya algo más de 17.000 horas de vuelo. Por otro lado, el piloto registraba casi 11.000 horas de vuelo, y había cruzado la cordillera hacia Argentina en 24 ocasiones como comandante y en 102 como Segundo Oficial.

El vuelo era el Nº 107. La aeronave despegó desde el aeropuerto de Los Cerrillos enfilando hacia el Cajón del Maipo. Entre las 08:30 - 08:36 horas, aproximadamente, se estrella contra el filo montañoso que une los cerros Catedral y Corona en la Cordillera de los Andes, sector de Lo Valdés, a 4 Km. de la planta de agua potable La Yesera.

En este lamentable accidente que Ilenó de congoja a toda la nación, perdieron la vida el Piloto Mario Bustamante Astete, el Copiloto Patricio Rojas Vender, el Ingeniero de Vuelo Dalmiro Jaramillo G., el Radio Operador José Ramírez Zúñiga, el Sobrecargo Marcos Hassard Belsar y las Auxiliares de Vuelo Myriam Concha Figueroa y Sonia Yebra Fernández.

A bordo viajaban un total de 80 pasajeros, 51 Chilenos y 29 extranjeros, Argentinos, Peruanos, Uruguayos, Italianos, Estadounidenses, Checos, Soviéticos y Alemanes, resultando todos fallecidos.

Causa del Accidente.

La comisión de peritos llegó a establecer que en la operación de la aeronave se cometieron múltiples hechos constitutivos de grave indisciplina de vuelo, lo que contribuyó a agravar el dolor de los familiares de todas las víctimas. Al respecto, la prensa de la época es elocuente, particularmente el diario El Mercurio de 23 de marzo de 1965 y fechas posteriores.

Se concluyó que fué falla humana, error del piloto, el avión se desvía de su ruta y no logra alcanzar la altura necesaria, chocando contra el cerro. Como resultado, fallecen sus 87 ocupantes, 80 pasajeros y 7 tripulantes.

En la publicación "Los Clásicos en los cielos del Sur" de E. Rackzynski, el autor señala que:

"Que el avión en cuestión despegó a las 08:02 desde Los Cerrillos y a las 08:22 solicita a torre de control cambio de ruta hacia Cerro Amarillo, cambio que le es concedido. El avión se estrella a las 08:38. (Se concluye que la ruta estaba aprobada por la torre de control en ese momento...)"


Testimonios.

En el Foro de Montaña Tricúspide, el 13 de mayo de 2008, un montañista de la época que escaló en el lugar donde se produjo el accidente, cita textualmente:

“Cuando escalé ese cerro fue realmente " macabro" pues después de subir el gran acarreo al lado este de las Vegas desde que empezamos a poner los primeros clavos nos encontramos con de TODO entre las grietas, pedazos de zapatos, aluminio derretido y partes humanas, tengo entendido que hoy no se encuentra nada, al fondo de la quebrada estaba el tren de aterrizaje, el avión de Lan Chile se estrelló unos 100 mts. más arriba de donde termina el acarreo de frente contra la ante cumbre.”

Columna de humo producto del accidente.



En su libro “Volando Pasaron Los Años” (Vol.II Editorial 4 Vientos) el autor, Max Astorga, Ex Comandante y Piloto de Lan Chile, recuerda las palabras expresadas por “Tachuela”, cuidador de una majada de cabras y un rebaño de vacunos en la alta cordillera, frente a un grupo de aventureros, entre ellos el propio Comandante Astorga.

El pasaje del libro, en que "Tachuela" expone su teoría sobre el por qué del accidente del avión de pasajeros, dice así:

Tachuela prosiguió: “Miren, miren, el avión se metió a la cordillera y voló por aquí, por los Queltehues. Allí lo vieron pasar. Después siguió paralelo, por arriba de esta cordillera, al lado sur del Cajón del río Volcán”,

Con el dedo añoso y chueco señalaba la ruta: “Aquí están los Baños de Morales al norte del río y acá al sur está el cerro Retumbadero chico. Este cerrito tiene, como dice en el mapa, 3.850 mts. de alto. El avión pasó por encima, ¿y ven? Aquí está la quebrada de Lo Valdés y el cerro que sigue es el Catedral que es más bajo ya que tiene solamente 3.450 mts., y allí… a metros de la cumbre se estrelló el avión, cuatrocientos metros más chico que el Retumbadero.

¿Me van a decir que el avión que tiene que haber ido remontando “a todo chancho” se iba a pegar un bajón tan grande en un trecho de apenas tres o cuatro kilómetros? No compadres.”

El pequeño baqueano, orgulloso de su lógica cordillerana nos miró con los ojos brillantes y golpeó el mapa varias veces: “La vieja culiá del demonio… La Calchona (Esto último lo dijo bajito) se enojó por la insolencia de los pilotos humanos ¡y se los chupó! ¡Se mandó al pecho al avión con todo el mundo arriba!”.

Reporte de la Base de Datos de AirDisaster.Com (Accident Synopsis):

Date of Accident: 06 February 1965
Airline: LAN Chile
Aircraft: Douglas DC-6B
Location: San Jose, Chile
Registration: CC-CCG-104
Previous Registrations: ---
Flight Number: 107
Fatalities: 87:87
MSN: 45513
Line Number: 1004
Engine Manufacturer: ---
Engine Model: ---
Year of Delivery: ---
Accident Description: The aircraft crashed into terrain after the crew failed to follow the prescribed departure route after takeoff. Struck a mountain at FL120 in the Las Melosas area of the Andes.

Datos Técnicos Douglas DC-6B:

País de origen: U.S.A.
Fabricante: Douglas
Motores: 4 Pratt & Whitney R2800 CB17s Double Wasp Radials. 18 Cilindros, 2500Hp
Vel. máxima: 645 km/h
Vel. crucero: 507 km/h (274 nudos)
Techo operacional: 7.620 m. (25.000 pies)
Autonomía: 4.836 km con carga máxima (2610 millas náuticas)
Peso vacío: 25.110 Kg.
Peso con carga: 48.534 Kg.
Dimensiones: Envergadura alar 35,81m - largo 32,18m - alto 8,74m


Douglas DC-6B de la Línea Aérea Nacional – Lan Chile
(Foto Airliners.net)

Se fabricaron un total de 665 unidades (288 unidades del modelo DC6-B). Al año 2003 permanecían en servicio unas 100 unidades.

Bibliografía:

Blog de Iván Siminic.
Air Disaster.com (Accident Database).
Foro de Montaña Tricúspide.
“Volando Pasaron Los Años” Vol II, del autor Max Astorga. Editorial 4 Vientos.
Autor: Colaboración de nuestro amigo del Club Alemán Andino (DAV), Jorge Hess.

---

Cajón de Lo Valdés
Justo al lado del Refugio esta el acceso a este cajon. Posee una pendiente al principio del sendero, a medida que se va subiendo empieza a ser más plano. Luego de caminar por casi una hora te encuentras con una cantidad de fósiles milenarios impresionantes. Extensos valles verdes. En este cajón el año 1965 cayo un avión de Lan y todavía es posible encontrar restos de este. Para los montañistas es la ruta para el cerro Vega, Diablo, Diente del Diablo y Retumbadero. Aquí es posible observar gran cantidad de flora y algunas aves como el Cóndor o Halcón peregrino. También hay un pequeño refugio bivouc - un lugar perfecto para pasar la noche.

---



Avion Caido 1965

(El siguente articulo fue recopilado del Blog de: ivansiminic.blogspot.com)


03 febrero 2007
1965: El vuelo trágico del CC-CCG
Uno de nuestros peores desastres aéreos

El 6 de febrero se conmemoran 42 años del accidente del DC-6B CC-CCG de LanChile, hecho que segó la vida de 80 pasajeros y una tripulación compuesta por siete empleados de la compañía. Se trató del vuelo 107, el que cumplía itinerario entre Santiago y Montevideo, vía Buenos Aires.

La aeronave despegó desde Los Cerrillos a las 08.06 HL, enfilando hacia el Cajón del Maipo. Entre las 08.30/08.36 horas, aproximadamente, se estrelló contra el filo montañoso que une los cerros Catedral y Corona en la cordillera de los Andes, sector de Lo Valdés, a 4 Km de la planta de agua potable La Yesera.

A bordo viajaban pasajeros chilenos, argentinos, peruanos, uruguayos, italianos, estadounidenses, checos, soviéticos y alemanes, resultando todos fallecidos.

El avión era el Douglas DC-6B CC-CCG (c/n 45513), tenía el número de flota 404 de la Lan, y había arribado a Chile el 21 de agosto de 1958, formando parte de un grupo de cuatro naves similares adquiridas a la casa Douglas en US$1,8 cada uno. Resultó totalmente destruido y a la fecha acumulaba ya algo más de 17.000 horas de vuelo. El piloto registraba casi 11.000 horas de vuelo, y había cruzado la cordillera hacia Argentina en 24 ocasiones como comandante y en 102 como segundo oficial.

La comisión de peritos llegó a establecer que en la operación de la aeronave se cometieron múltiples hechos constitutivos de grave indisciplina de vuelo, lo que contribuyó a agravar el dolor de los familiares de todas las víctimas. Al respecto, la prensa de la época es elocuente, particularmente el diario El Mercurio de 23 de marzo de 1965 y fechas posteriores.

---

8 comentarios:

  1. Muchas Gracias,
    Excelente aporte, sobre todo para el mundo deportivo del andinismo que recorremos el lugar..¡

    Carlos A. Gatica V.
    Guia Instructor FEACH - UIAA.

    ResponderEliminar
  2. Excelente recopilación del material de esa época. Mi padre fue médico y voluntario del Cuerpo de Socorro Andino de Rancagua. Cuando pequeño algo me contó del rescate; mucho dinero y trozos humanos esparcidos en la ladera del cerro. Echaron en bolsas los restos y los bajaron en mulas...... Una vez vi una revista VEA de la época que tenía mi abuelita guardada de recuerdo, el edición fue dedicada exclusivamente al accidente. Lamentablemente, al morir mi abuela en 1986 no recuperé ese valiosa joyita periodística.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Andrés, la foto del cerro con la columna de humo, tomada segundos después del impacto del avión, la tomé yo. En ella se observa en primer plano el techo de la casa de Doña Michela. Tengo otra en donde en primer plano sale el techo de la camioneta de mi padre. Estaba acompañado por un arriero al cual después lo llamamos adelante-cambio porque solía repetir lo que decían los locutores de radio, carabineros, etc. Fuimos testigos desde que a lo lejos vimos volar muy bajo al avión. Mi padre (JOSÉ HUMBERTO MAULÉN CATALÁN) entregó el rollo de película al director de revista VEA (GENARO MEDINA), GRATIS. El momento del impacto fue atroz. Primero se escuchó una aceleración enorme de los motores, luego se formó como un hongo de humo y llamas. Si quieres más detalles mi e-mail es josemaulen49@gmail.com. Celular 998468548. Atentamente, PROF DR JOSÉ HUMBERTO MAULÉN ARROYO.

      Eliminar
    2. Estimado Andrés, la foto del cerro con la columna de humo, tomada segundos después del impacto del avión, la tomé yo. En ella se observa en primer plano el techo de la casa de Doña Michela. Tengo otra en donde en primer plano sale el techo de la camioneta de mi padre. Estaba acompañado por un arriero al cual después lo llamamos adelante-cambio porque solía repetir lo que decían los locutores de radio, carabineros, etc. Fuimos testigos desde que a lo lejos vimos volar muy bajo al avión. Mi padre (JOSÉ HUMBERTO MAULÉN CATALÁN) entregó el rollo de película al director de revista VEA (GENARO MEDINA), GRATIS. El momento del impacto fue atroz. Primero se escuchó una aceleración enorme de los motores, luego se formó como un hongo de humo y llamas. Si quieres más detalles mi e-mail es josemaulen49@gmail.com. Celular 998468548. Atentamente, PROF DR JOSÉ HUMBERTO MAULÉN ARROYO.

      Eliminar
  3. Mi visabuelo estaba en ese avion. Yo se que esta en el cielo junto a Dios. :)

    ResponderEliminar
  4. Tienes alfo de Calama en 1985; mi esposa era parte de la tripulación.

    ResponderEliminar
  5. Tienes alfo de Calama en 1985; mi esposa era parte de la tripulación.

    ResponderEliminar
  6. El hermano de mi padre mi tio Augusto Ramos Vergara viajaba en ese avion, mi padre guarda con recelo los recortes de la revista Vea ahi se veian como cargaban los cuerpos envueltos en sacos arriba de las mulas muy lamentable

    ResponderEliminar