lunes, 12 de septiembre de 2011

A una semana de la tragedia en Juan Fernández: 21 sueños y recuerdos de amigos y familiares de los accidentados

www.emol.com
domingo 11 de septiembre de 2011

En "Desafío Levantemos Chile" piensan en mantener el proyecto, en la Fach se estudian posibles homenajes a los caídos, en el Consejo de la Cultura se espera habilitar un espacio en memoria de sus dos profesionales. También en municipios se preparan actos y los familiares sólo esperan que perdure el buen recuerdo de sus parientes.

Equipo de Reportajes Amigos universitarios preparan un libro con sus anécdotas



Tenían pensado hacer una tarjeta para su familia, pero quisieron "ir más allá". Por eso los compañeros universitarios de Roberto Bruce, se han organizado a través de las redes sociales para crear un libro que contenga los momentos que cada uno de ellos vivió con él. "Porque los recuerdos son tan bonitos que queremos entregárselos a sus hijas para que sepan cómo era su papá en la universidad. Era amigo de todos, alegre, espontáneo, el animador de las fondas", explica Catalina Gutiérrez, una de sus compañeras. Además, agrega que le entregarán una copia a sus padres.

Hay varios que ya han escrito. Como Ángela Poblete: "En el patio se lucía jugando taca-taca y en cada carrete bailando cumbia, contando chistes. Se vestía de huaso para el 18. Todos llegamos con sueños y él fue cumpliendo cada uno de ellos: una familia preciosa y triunfo en la televisión".


Teniente Juan Pablo Mallea Funeral con honores
"Tenía los sueños de todo aviador. Llegar a lo más alto", cuenta a "El Mercurio", el padrastro de Juan Pablo Mallea (en la foto, a la derecha), el coronel de la FACh José Montaner, quien agrega que Mallea era muy "responsable".

Cuenta Montaner que su hijastro había viajado entre seis y siete veces a la isla. "Le encantaba, le gustaba mucho". Según cuenta, la familia sólo espera que se le haga un funeral institucional con "los honores que le corresponden a un oficial caído en acto de servicio".


Rodrigo Cabezón de Amesti, camarógrafo: Sus hermanos esperan que lo recuerden como alguien que "disfrutaba lo que hacía"
Entre su familia era conocido como el "Cuchufla". El apodo nació cuando tenía 16 años, por su extrema delgadez, cuentan sus hermanos Renato y Gonzalo Cabezón. Agregan que Rodrigo (agachado, a la izquierda de la foto), camarógrado de TVN, se llevaba bien con todo el mundo y que tenía tres amores: Marcela Marchant, su pareja por más de 14 años; su perro "Sam", y su trabajo. Desde niño se fabricaba cámaras de cartón. Por eso esperan que se le recuerde como "alguien que disfrutaba de lo que hacía y que siempre andaba haciendo tomas".


Uno de los deseos de sus amigos: jugar polo en su honor
Una de las actividades favoritas de Felipe Camiroaga era organizar partidos de polo con sus amigos más cercanos en su parcela de Colina. Es por eso que entre ellos ha surgido el sueño de alguna vez poder reunirse nuevamente, con las mismas camisetas que decían "El halcón de Chicureo", y jugar un partido de polo en su honor y recordar lo bien que lo pasaban.

Pero eso por ahora es sólo una idea. Lo que sí es seguro es que lo recordarán como alguien "extremadamente generoso". Y con una característica que destacan: "si él quería hacer algo lo hacía, y fue muy feliz".

Daniel Sagüés, director general de programas, recuerda con admiración que su amigo "sentía la necesidad de ayudar a los demás". Por eso cree que uno de los deseos seguros de Felipe sería que la gente que trabajaba con él, en su parcela de Chicureo y en su nuevo fundo de Chillán, "quedaran bien, tranquilos ahora que él no está". También cuenta que le gustaría viajar a Chillán para conocer las tierras que Camiroaga había adquirido, y en especial ir a la isla, porque sabe que a Felipe le encantaba Juan Fernández.


El legado que perdurará en sus tres hijos



El arquirecto Sebastián Correa y la artísta Catalina Vela estaban llenos de proyectos. Acababan de terminar de construir su nueva casa de Peñalolén, donde Vela construiría un nuevo espacio para poder pintar sus cuadros. Sebastián Correa tenía como sueño construir un polideportivo para los habitantes de la isla y estaba trabajando en un centro médico para Robinson Crusoe. Es por eso que sus amigos los recuerdan con cariño, como Cristián Goldberg, fundador de la empresa Tecnofast y colaborador de "Desafío Levantemos Chile" quien cuenta: "Todos nuestros proyectos fueron hechos por él".

Goldberg cuenta que Correa se integró a Desafío Levantemos Chile a cargo de las obras de reconstrucción y desde que hicieron la escuela de Juan Fernández se enamoró de la isla y estableció un lazo increíble con toda la gente. "Fue súper potente y al final ese amor era tan fuerte que quería que la Cata lo conociera", cuenta.

Claudia Hidalgo fue amiga de Vela y recuerda que era "una gran amiga, muy entregada a sus niños y a su familia". Y agrega que pese a que "era súper aprensiva con sus hijos, quiso conocer la isla".

Por lo mismo, lo que más ha afectado a sus cercanos son los tres niños de 10, 8 y 5 años que la pareja deja. Y quienes conocieron de cerca al matrimonio han comentado que será la hermana de Sebastián Correa, Soledad Correa, quien tomará la responsabilidad de cuidar a sus sobrinos.



"Sólo quería volar, volar y volar"
María Graciela Quinteros es la madre de la piloto del CASA 212, la teniente Carolina Fernández, quien esta semana fue la octava víctima identificada en las costas de la isla Juan Fernández, un lugar al que había ido varias veces como piloto de la Fach.

Sobre lo que pudo sucederle al vuelo que comandaba su hija prefiere no opinar. Tampoco sobre algún posible homenaje que se le pueda hacer en los próximos días.

Lo que sí resalta es que le gustaría que la recordaran como alguien que siempre quiso ser una gran piloto.

"Quiero volar, volar y volar. Quiero más viajes", dice que era su frase recurrente.


Sylvia Slier, periodista: Su mejor regalo: volver al matinal de TVN
"Este es el mejor regalo que has hecho en mi vida", son las palabras que Gustavo Careaga, productor del "Buenos día a Todos" recuerda que le dijo Sylvia Slier cuando volvió "a su casa": el matinal. Por eso, pese a la tristeza en su entorno, dicen que siempre recordarán lo feliz que estaba de volver a su equipo.


Cabo Eduardo Estrada Volver a la isla
Los hermanos Alexis y David cuentan que lo único que quieren es viajar a la isla para "cerrar" la muerte de su hermano, el cabo Eduardo Estrada. Es que su familia todavía está choqueada al pensar lo que le sucedió a alguien que definen como "una taza de leche" y que era muy apegado a sus padres.


Cabo Erwin Núñez Celebraron cumpleaños
Como "un hombre intachable, apoyador, buen esposo, papá y hermano". Así recuerdan sus amigos a Erwin Núñez. Era, también, uno de los alumnos más destacados de su curso en el San Fernando College. El jueves iba a estar de cumpleaños. Y, si bien no estuvo presente, su esposa y su hija celebraron para recordarlo.


Cabo Flavio Oliva No terminar la búsqueda
Karina San Martín, la esposa del cabo Oliva, todavía comenta que soñaba irse a vivir a Estados Unidos con su marido. Pero ahora, dice que su principal preocupación es que ni el Gobierno ni la Fach detengan la búsqueda de los restos de los fallecidos. "No puede ser que se pare la búsqueda la próxima semana", dice.



El Consejo de la Cultura evalúa perpetuar el espacio donde las han recordado
Ambas trabajaban para la cultura y quienes las conocieron cuentan que ambas eran amantes de las artes. Por eso sus más cercanos dicen que sería muy significativo contar con un espacio donde se "les recuerde para siempre". Uno de ellos es Renzo Irarrázabal, hermano de Romina, quien señala que "les gustaría que en el Consejo hubiese algún lugar que conmemore a sus dos primeras mártires". Una idea que, según fuentes de Cultura, ya se está evaluando. El lugar sería el mismo que se ha usado para recordarlas: en el hall del Centro de Extensión de Plaza Sotomayor en Valparaíso.

Además, Renzo agrega que quiere que recuerden a su hermana como "una persona alegre, espontánea, amante del baile, la danza y la buena música, en especial la de los Inti Illimani".

Por su parte, la familia de Galia Díaz ya ha anunciado que pretende crear una fundación que lleve su nombre. Marco Llenera, amigo y colega de Díaz, dice que "la idea es que la corporación continúe con la labor de Galia, que era generar cultura y educación artística". Una de las primeras tareas que tendrá será llevar el libro "Por qué Chile es Chile" a la isla "y culminar con la tarea que ella tenía en el viaje a Juan Fernández".



Un homenaje en la Parada Militar
Veinticinco años trabajó el periodista José "Pepe" Cifuentes en el Departamento de Comunicaciones de la Fuerza Aérea de Chile. "Amaba lo que hacía", dice su hijo, el piloto Fach Rodrigo Cifuentes. Antes del fatídico viaje, se le había encargado una labor especial. Estaba preparando los guiones para la participación de la FACh en la Parada Militar.

En esa tarea, también intervenía el comandante Rodrigo Fernández -también integrante del Departamento de Comunicaciones-, de quien su esposa Paola afirma que "era un hombre íntegro" y espera poder asistir a la isla Juan Fernández para recordarlo.

Claro que, aunque no pudieron concluir los guiones para la Parada, ahora se estudia hacer un homenaje para ellos -y los otros miembros de la Fach- en esa misma ceremonia.


Los proyectos que su círculo va a continuar
En el Desafío Levantemos Chile hay una certeza clara: Hay que continuar con el trabajo que empezó Felipe Cubillos. Y para ello ya se están organizando.

"El Legado de Felipe es tan potente que la verdad es que impregna a todos de emoción. Cada vez que paramos, la pena vuelve en forma automática. Esta nueva casa le dio energía a todo el mundo y como hay alrededor de 15 proyectos en ejecución, no podemos parar", dice Cristián Goldberg, uno de los socios y amigo de Cubillos en la entidad.

"Estamos entre varios y hemos formado lo que denominamos el Comité de Ancianos, que es un grupo de personas muy afines y muy allegadas a él que tenemos experiencias bien heterogéneas por lo que podemos contribuir a que el legado de Felipe se mantenga en el tiempo", indica uno de sus compañeros de Desafío José Pedro Varela.

Uno de los proyectos que tenía muy motivado a Felipe era el del "Buque Escuela". Una embarcación de 90 pies que está en Estados Unidos, algo así como una pequeña Esmeralda. La idea es traerla a Puerto Montt e invitar a niños en riesgo social para formarlos en el buque.


La carrera de aventuras que cumplirán sus amigos
Su actual meta era trazar una carrera de aventuras en Juan Fernández, para atraer a los deportistas, apoyar el turismo y aportar con kayaks, bicicletas a la población. Ése era el sueño por el que Lizama había estado estudiando la topografía de la isla, que no conocía. La idea fue de Joaquín Arnolds, deportista aficionado que conoció a Felipe Cubillos a través de Un Techo para Chile, al que asoció su empresa de reciclaje, TriCiclos. Se sumó entusiasmado a Desafío Levantemos Chile y rápidamente involucró a su mejor amigo, Jorge Palma, y a Lizama, director de Columbia Challenge.

Los tres compartían la pasión por el deporte aventura, como corredores, ciclistas, o navegantes.

Joel había hecho de su pasión por el deporte su profesión, y los tres involucraron a sus familias en las carreras. Los tres se caracterizaban por su fuerza física y mental y gran cariño por sus familias y la naturaleza. Por eso, su proyecto será llevado a cabo por amigos y colegas, además de otras carreras en Santiago en su honor.


Carolina Gatica: Su sueño de trascender en el tiempo
Gustavo Cariaga, productor del "Buenos días a Todos", cuenta emocionado que uno de los deseos de Carolina Gatica "era hacer algo importante, quería trascender en el tiempo". Por eso señala que estaba feliz trabajando en la reconstrucción del país. "Y este viaje venía a culminar con esa tarea. Por eso en la misa de la Catedral de Santiago yo pensé 'Carolita esto es una bendición, porque dedicaste tu vida por hacer el bien. Y has trascendido en el tiempo. Eres una persona que siempre estará con nosotros'", dice.


Sargento Eduardo Jones: Un acto en El Tabo
Este fin de semana tenía pensado pasarlo en El Tabo, junto a su familia. Fue la comuna de su vida, y ahora la municipalidad está haciendo gestiones para ponerle su nombre a uno de sus espacios públicos. Lo decidirán el martes. El "Lalo", como lo llama su familia, creció ahí junto a Isabel Schiefelbein, y Enrique Muñoz, los tíos que lo educaron como uno más de sus hijos. "Era una persona que no se enojaba, así que todas sus anécdotas son felices. Su vida fue así", dice Alejandro Muñoz, uno de sus hermanos.

"Cuando todo esto pase, vamos a perder más que ganar"



Leopoldo González, alcalde de Juan Fernández:
El accidente aéreo del viernes pasado y el inicio de las maniobras de rescate dejaron al descubierto las falencias y precariedades con las que convive la sociedad del Archipiélago Juan Fernández.

El que mejor conoce el problema es Leopoldo González. Alcalde desde 1992, fue uno de los primeros en hablar a la prensa sobre el accidente e incluso ha participado diariamente en las búsquedas.

-¿Cómo ha cambiado la vida de la isla con el accidente?

-A la comunidad le ha afectado, y se nota porque ha salido menos a las calles. Le ha afectado psicológicamente, por lo que estamos trayendo a un psicólogo y a un psiquiatra. Todos los que murieron eran conocidos de las personas.

-Por ejemplo, la gente de "Desafío Levantemos Chile" se vinculó con nosotros desde el segundo día. Ellos venían a inaugurar este gran anhelo, que eran los 19 quioscos artesanales y el colegio. Todos queríamos darles las gracias. Por eso todo el mundo salió a buscarlos.

-¿Qué temores quedan en la comuna?

-Este accidente es un llamado a ponerse alerta, aunque las empresas privadas son seguras porque tienen autonomía de vuelo para ir y volver, los pilotos son sometidos a exámenes cada 6 meses, las revisiones de los aviones son cada 50 horas. Así y todo tenemos ese temor. Cuando vuelas en el continente, tienes pista alternativa, te tiras a una carretera, a un campo, a un estadio. Aquí no. La única pista alternativa es el océano.

-Me mencionó lo preparado de los aviones comerciales, ¿no ha viajado en los de la FACh?

-Siempre he viajado en aviones de la FACh y nunca me ha pasado nada. No sé qué pasó en este vuelo. De hecho, si vamos a opinar hay que hacerlo de forma responsable. Se han tirado al voleo las dudas y eso no ayuda a disminuir el dolor.

-De todas maneras, para una mayor seguridad debe mejorar el aeropuerto. En Puerto Natales hay un aeropuerto con menos tráfico que el nuestro y sin embargo está iluminado para que los vuelos puedan aterrizar en la noche y tiene equipos para vuelo por instrumento. También estamos pidiendo el camino interior para tener un acceso más expedito al aeropuerto. Esto, porque el 30% de los vuelos abortados acá en la isla son por las condiciones de mar. Cuando el mar nos juega una mala pasada se deben cancelar los vuelos porque no se puede llegar.

-La conectividad con el continente no es la óptima, pero es mejor que la que había hace 5 años. Tenemos un avión subvencionado por semana, en el que, en vez de pagar los 400 mil pesos ida y vuelta, pagamos 70 mil. Cada 30 días tenemos un buque subvencionado que hace servicio de cabotaje y de pasajeros y es gratis. Además, la Armada de Chile hace viajes mensuales con 30 a 40 pasajeros a la isla.

-¿Y el aeródromo?

-Lo que nos falta es la conexión interna. Al Presidente le pedimos 3 cosas: una cosa son las luces para el aeródromo y los equipos para que los aviones viajen por instrumentos. Lo otro es el camino interior con el que no podemos seguir así. Se comenzó en el año 70 y quedó botado en el 73. Creemos que es hora de ponernos las pilas y hacer un diseño definitivo para cerrarlo.

-¿Está bien el abastecimiento?

-Desde que ocurrió el tsunami hay un problema de abastecimiento. Creo que los 30 metros cúbicos de congelados y los 30 de mantención hay que aumentarlos por lo menos en 10 metros cúbicos más. Antes del maremoto éramos 800 habitantes y después llegamos a los 1.000, 1.100, y en el verano alcanzaremos los 1.800 por la ayuda.

-¿Qué espera que pase después del accidente?

-Creo que esto más que nada es una experiencia y creo que cuando todo esto pase, vamos a perder más que ganar. Por ejemplo, tenemos un convenio con la FACh para traer a nuestros estudiantes a la isla y creo que eso se va terminar por el tema de los seguros y los viajes. Además, eso afectará el turismo por el temor de viajar a la isla.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada