jueves, 8 de julio de 2010

Así serán las épicas batallas de "Adiós al Séptimo de Línea"

http://www.mer.cl/
jueves 9 de julio de 2010



El 15 de junio comenzaron en el norte las grabaciones de las escenas más importantes de la adaptación del libro de Jorge Inostrosa. Mega quiere estrenar en septiembre su gran apuesta Bicentenario.

AMPARO HERNÁNDEZ C.



Esta semana, el equipo de producción y los actores dieron vida a la Batalla de La Concepción. La abandonada oficina salitrera de Humberstone es la locación donde se está recreando el lugar en que los 77 soldados chilenos se refugiaron antes de enfrentar heroicamente a sus enemigos.

El rodaje comenzó hace tres meses en Santiago, pero la etapa clave de "Adiós al Séptimo de Línea" se está desarrollando por estos días en el norte del país. El 15 de junio el equipo de esta ambiciosa producción Bicentenario de Mega, la productora Alce Films, comenzó las grabaciones de las batallas de la Guerra del Pacífico. Y, como las escenas implican un despliegue importante de personal, la producción se dividió en dos unidades: una bajo la dirección de Álex Bowen y otra de Víctor Vidangossy. Cada grupo está compuesto por 30 personas, sin contar a los más de 50 actores que están dando vida a la versión televisiva del libro de Jorge Inostrosa. Si bien los miles de combatientes se multiplicarán digitalmente, el número de extras es importante: "Todos los días tengo no menos de 70. Otros, tengo 200 y habrá escenas donde habrá 400", explica Bowen, quien trabajó en el guión junto a Francisco Ortega y Gonzalo Peralta.

Para recrear esta adaptación de los cinco tomos que relatan la epopeya de la Guerra del Pacífico, en Mega quieren mantener el rigor histórico lo más posible. "Ha existido un trabajo meticuloso en términos de tratar de mostrar detalles, con las dificultades naturales de contar una historia en diez capítulos semanales de 60 minutos", explica José Miguel Sánchez, director ejecutivo del canal privado. Por eso, la producción acudió a la historiadora Patricia Arancibia Clavel (ver tema relacionado) para supervisar los textos y las grabaciones.

Un detalle importante es el vestuario, que fue supervisado por Arancibia Clavel y el Ejército. "Se verán los uniformes más emblemáticos. Optamos por dejar a los peruanos de blanco, los uniformes de sus oficiales en azul y a los chilenos de azul con rojo", explica Bowen.

Hasta ahora se ha recreado el Combate de Calama, el Desembarco de Pisagua y las batallas de Tacna, Chorrillos y Miraflores, y La Concepción. Todas estas escenas bélicas contarán con un importante trabajo de posproducción: "Hay algunas explosiones reales, las que podemos controlar mejor, y otras serán digitales", señala Bowen. Esta semana la acción se ha concentrado en Humberstone que representa Antofagasta y Santiago. Urrejola, Matías Stevens (Manuel Rodríguez), Dayana Amigo (Clementina Cobo), Nicolás Saavedra (Alberto Cobo) y Ximena Rivas (Elcira Carrasco) son parte del elenco que ha tenido que enfrentar el arduo clima del desierto entre las ocho y las seis de la tarde. Esta es la serie televisiva más cara de la historia local ($923 millones) y se basa en la novela épica de 1955 que, a su vez, nació de los exitosos radioteatros que en 1948 tuvieron a Justo Ugarte y a la primera actriz Verónica Olmedo como Alberto Cobo y Leonora Latorre. El equipo de esta versión permanecerá hasta el 22 de julio en el norte para luego retornar a Santiago, desarrollar las últimas escenas y trabajar a fondo en la posproducción. "Adiós al Séptimo de Línea" se estrenaría en septiembre en horario estelar.





10 capítulos
de una hora tendrá la adaptación del libro de Jorge Inostrosa.

60 personas
conforman las dos unidades que están en el norte rodando desde el 15 de junio. Álex Bowen y Víctor Vidangossy son los directores.

$ 923 millones
cuesta esta producción, la más cara de la TV chilena. La apuesta de Mega obtuvo en agosto un fondo del CNTV de $500 millones. "Es el mayor monto que ha entregado el Consejo en su historia, y tenemos que responder a esa expectativa y también a la de todos quienes han leído ese libro", asegura José Miguel Sánchez, director ejecutivo de Mega.

70 extras
participan a diario en el rodaje. Las batallas se grabarán con 400 personas reales y luego se multiplicarán digitalmente.

22 de julio
es el día en que el equipo de producción regresará a Santiago para trabajar en la posproducción.

Esta semana, el equipo de producción y los actores dieron vida a la Batalla de La Concepción. La abandonada oficina salitrera de Humberstone es la locación donde se está recreando el lugar en que los 77 soldados chilenos se refugiaron antes de enfrentar heroicamente a sus enemigos.



Foto:ALDO SOLIMANO
---
http://www.latercera.com/
LA TERCERA Sábado 8 de mayo de 2010



Mega estrena en septiembre Adiós al Séptimo de Línea
La primera quincena de septiembres es la fecha que Mega definió para estrenar Adiós al séptimo de línea. La adaptación del clásico de la literatura chilena es protagonizada por la actriz Fernanda Urrejola y Nicolás Saavedra.
Además, este es el gran proyecto Bicentenario de Mega,la serie más costosa de la televisión chilena, con un presupuesto de U$ 2 millones y, por eso mismo, la señal privada lo pone en pantalla este año, para que coincida con la celebración oficial.
“Se graba y se edita”, explica el escritor y guionista Alex Bowen (el mismo de Mi mejor enemigo), refiriendose al intenso ritmo de las grabaciones que partieron el lunes 5 de abril. Las primeras escenas fueron registradas en Santiago y Quillota. Mientras que se estima que el 8 de junio el equipo de producción y los actores ya estarían instalados en el norte, para seguir con el rodaje. Allí la acción transcurriría en lugares como Iquique, Pisagua y Pozo, entre otros que serían
utilizados como locaciones.
Se pretende que todo el material que se realice sea editado para ser transmitido en un total de 10 episodios.
Allí se mostrará la historia centrada en Leonora Latorre (Urrejola), una aristócrata que se convierte en espía chilena en Perú. En el elenco de la apuesta también están rostros como Dayana Amigo,Javiera contador, Camila López, Hernán Romero y Nicolás Saavedra, entre otros.
En total, en la trama se incluye a cerca de 100 actores -entre ellos peruanos- con un grado de participación mayor o menor en el desarrollo de la historia.
Adiós al séptimo de línea es una novela de 1955. Consta de cinco tomos y fue escrita por Jorge Inostrosa, originalmente en formato de radioteatro.


Los protagonistas: Fernanda Urrejola y Nicolás Saavedra en una de las escenas de la serie.
V. Olmos
---

http://www.emol.com/

sábado 24 de julio de 2010

En primera persona: Así se vive el frente en "Adiós al Séptimo de Línea"

"El Mercurio" participó activamente en la grabación de la batalla de San Francisco, en la localidad de Dolores, Región de Tarapacá. El episodio fue uno de los últimos que filmó la producción Bicentenario, a cargo de Álex Bowen, y que verá la luz en septiembre en Mega.

EDUARDO MIRANDA
IQUIQUE.- Todo lo que imaginé del frente se quedó en los libros. El campo de batalla es hostil, el peso del fusil ya es parte de mi cuerpo, y el inclemente desierto quema todo a su paso: primero con su insoportable calor y la chusca que se cuela por el uniforme. Luego, con su frío seco que no da tregua. Pero he sobrevivido a la batalla y los aliados de Perú y Bolivia no pudieron con nosotros en la campaña de Dolores. Que Dios me perdone, porque creo que maté a más de uno mientras intentaban avanzar por el cerro San Francisco.

"¡Corte. Excelente, muchachos!", grita Álex Bowen, mientras sonríe y mira satisfecho a través de sus anteojos de sol. Son las 16:00 horas del lunes 19, y acaba de filmar la primera parte del enfrentamiento entre el ejército chileno y los aliados, en una de las laderas del cerro San Francisco, en pleno desierto de Tarapacá. El director de la serie "Adiós al Séptimo de Línea", que verá la luz en septiembre en Mega, decidió inmortalizar la emblemática Batalla de Dolores en su escenario real.

Junto a él, 40 personas a cargo de la producción corren de un lado a otro para montar el set: camarógrafos, utileros y vestuaristas llegan al desierto para el rodaje del histórico episodio. Delante de las cámaras, y vestido como soldado, con una réplica del uniforme de la época y un fusil al hombro, me sumé a los 70 extras para contar "desde el frente" cómo se vive el rodaje de la serie más ambiciosa de la televisión local, que cuenta con un presupuesto cercano a los $923 millones.

La jornada del equipo parte a las 06:00, cuando el sol aún no despunta en el desierto. El paisaje es majestuoso y las planicies grises son iluminadas por un cielo que recién comienza a recibir tintes de anaranjado y rosa. Todos -técnicos y elenco- desayunan en un pequeño restaurante a orillas de la carretera en Huara. Luego enfilan en una caravana de 10 vehículos por los caminos pedregosos y llegan hasta el imponente cerro San Francisco, único testigo de la batalla que se libró el 19 de noviembre de 1879, donde los chilenos obtuvieron la victoria gracias a la campaña del coronel Emilio Sotomayor.

Con el fusil al hombro

"¿Estás preparado para la filmación?", pregunta un productor que me observa con una sonrisa burlona. "Mira que hay que subir corriendo parte de este cerro, y si no te la puedes, vas a tener que morir". Luego de esa advertencia, el equipo de vestuario hace lo suyo. En un camión guardan los 200 uniformes que usan los extras encargados de revivir al victorioso Batallón Atacama, y que hoy son encarnados por 70 soldados reales de la 2.a Brigada Acorazada "Cazadores", de Pozo Almonte. Todos bordean los 20 años y llevan un mes de filmaciones. "Hemos participado como voluntarios y salimos de nuestra rutina; ha sido entretenido", cuenta uno de los soldados. ¿Y quieren verse en la tele? "No pienso en eso, prefiero hacer bien el trabajo acá", contesta otro, que se toma muy en serio su participación. "Conocemos la historia; no específicamente, pero sí a rasgos generales", reconoce, mientras descansa entre una escena y otra.

Rápidamente, todos debemos ponernos el uniforme: una chaqueta azul de paño, una camiseta de franela blanca, pantalones rojos de gabardina, botas de gamuza y un viejo pañuelo al cuello. Pero no es lo único: el departamento de utilería nos entrega, a cada uno, una cantimplora, un morral, la mochila de cuero, la réplica de un corvo y un fusil Mausser -de 4 kilos- en desuso. Todo es coronado por el quepis, rojo y negro, con las iniciales del batallón.

Cargando todos esos elementos, avanzamos, al trote, en dos filas para grabar la primera toma. Pronto una voz interrumpe el curso del rodaje: "Jóvenes, en esa época los soldados llevaban el fusil al hombro durante la formación". Es el general Pedro Hormazábal, del Departamento de Historia Militar del Ejército, quien ha acompañado cada escena de la adaptación de la novela de Jorge Inostrosa. "Se revisaron los guiones, se hicieron algunos alcances y sugerencias. También se les orientó respecto del vestuario y algunos equipos para mejorar la producción. No todo está al pie de la historia, y el fusil Grass, que se usaba en esa época, fue reemplazado por el Mausser, que es posterior, pero coincide en muchos aspectos", revela el general, quien mira atento el rodaje.

Los actores coinciden en que lo más duro ha sido grabar con las inclemencias del desierto: "Pasamos del calor insoportable al frío extremo", dice Ariel Levy, quien se puso en la piel del teniente Moisés Arce. "El clima ayuda, porque los soldados de la época lo pasaban mal, y todas estas sensaciones son herramientas que usamos para ponernos en contexto", explica el actor, quien protagoniza este episodio. Junto a él están Fernando Gómez-Rovira, encarnando al tartamudo Ceferino Román, el fiel acompañante y amigo del subteniente Rafael Torreblanca (Francisco Rodríguez). Él es el héroe de la batalla, y quien llegó a reforzar a las tropas chilenas a la cabeza del grupo Atacama.

"Care' perro, ojo loco"

Para dar forma a la historia, el director Álex Bowen, junto a los guionistas Francisco Ortega y Gonzalo Peralta, decidió adelantar la aparición de algunos personajes que en la novela de Inostrosa surgen al final. "He tratado de ser lo más ajustado posible, pero hay cosas que son de texto literario y no emocionan en la tele". Y complementa: "Quiero que el espectador se enganche con alguien, que dentro de la gama de personajes se enamore de alguno para seguir su historia. Me parece que no es ninguna aberración. Éste es un mundo imperfecto, es gente que se sacó la mugre cruzando un desierto, y si ganamos es porque pudimos mancomunar un objetivo muy claro".

El momento de mayor importancia es el rodaje de la batalla. Bowen ordena avanzar corriendo por la ladera del cerro y disparar. Abajo hay 50 extras vestidos de soldados peruanos que avanzarán entre las piedras, y a cada infante chileno se le asigna uno o dos que deberemos derribar. "Acuérdense: care' perro, ojo loco", grita el director, haciendo suya la jerga militar para ordenar una actitud alerta y valiente. Sobre la ladera del cerro formamos una escuadra que -entre los gritos, el polvo que inunda el aire y el intenso calor- se levanta con la alerta de "¡Al ataque!" de Torreblanca. Todos gritamos formando un eco que quiebra el silencio del desierto. Corremos entre las piedras y saltamos sobre los pesados cañones. Algunos soldados aparecen con sangre falsa en la cara y el uniforme. Cargo el fusil tal como me enseñaron a hacerlo en cinco minutos: un disparo, luego me arrodillo, y doy el segundo tiro. Sigo avanzando cerro abajo con las manos y la cara llenas de tierra, y doy un culatazo falso a mi rival que ha caído. Me permito esa licencia antes de salir del encuadre. Los aliados huyen mientras las cámaras los siguen en retirada y pronto se oye el "¡Corte!" que grita Bowen, mientras su equipo aplaude porque la batalla quedó registrada a la primera toma. "Veo que no te mataron", me felicita una productora mientras me entrega el premio que todos agradecen al final del rodaje: un vaso plástico con agua helada.



Todos los días cerca de 70 soldados del Ejército chileno participaron como extras para las diferentes batallas. Debieron vestir uniformes fabricados según réplicas de los trajes históricos. En la foto inferior, el general Pedro Hormazábal, uno de los asesores del rodaje.



Con la batalla de San Francisco terminaron las grabaciones de "Adiós al Séptimo de Línea" en el norte. Cada
enfrentamiento será tratado digitalmente para aumentar el número de soldados y crear los efectos de los disparos.
Foto:PATRICIO SOBREVILLA

Soldados digitales
En la batalla de Dolores se enfrentaron 6.500 soldados chilenos, contra 7 mil aliados. En la filmación participaron cerca de 90 personas en total, el resto serán replicados con efectos digitales.

Un mítico reportero que sí llegó al campo de batalla


Una de las plumas más recordadas durante la Guerra del Pacífico fue la del mítico periodista Eloy Caviedes (1849-1902), quien trabajó como corresponsal de guerra para "El Mercurio" de Valparaíso.

Nacido en Rancagua, Caviedes llegó al puerto en 1860, donde se desempeñó como tipógrafo. Su talento fue sobresaliente y asumió con rapidez el trabajo de reportero. Cuando estalló el conflicto entre Chile, Perú y Bolivia, fue nombrado corresponsal civil.

Durante esa época, los periodistas no eran bien recibidos entre las filas y se les consideraba un estorbo durante la batalla y las reuniones. Incluso se los denominaba despectivamente con el término "cucalón", en memoria del periodista peruano Antonio Cucalón, quien murió en la cubierta del Huáscar.

Después de la Batalla de Tacna, donde la campaña del general Manuel Baquedano generó una gran pérdida de hombres y materiales, Caviedes cuestionó la labor de los militares, por lo que fue obligado a congelar su labor periodística durante dos meses y no pudo volver a los campamentos. Entre sus artículos más recordados se cuenta "Las últimas operaciones del Ejército Constitucional", publicado en 1892 y donde narra las operaciones del Ejército congresista en 1891.


http://adiosalseptimodelineamega.blogspot.com/

http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=128714507170931
-



www.latercera.com
15/05/2010 - 12:06

Las inéditas imágenes de Adiós al Séptimo de Línea






(Foto gentileza de Matilde Rosales)


La miniserie histórica que Mega emitirá en septiembre lleva un mes de grabaciones en Santiago y localidades cercanas. En junio partirá al norte donde se recrearán las batallas correspondientes a la Guerra del Pacífico.
por Cecilia Gutiérrez -

Es la miniserie más cara que se ha hecho en Chile, con dos millones de dólares invertidos, se estrena en septiembre y por estos días Mega revela las imágenes de Adiós al séptimo de línea, mientras el equipo se prepara para el tramo más complicado de las grabaciones, en cuanto a logística y despliegue técnico. Los actores y técnicos detrás de la pantalla, en junio se trasladan al norte para realizar las escenas correspondientes a las batallas de la Guerra del Pacífico, que se relatan en la novela de Jorge Inostrosa.

El equipo de más de 100 personas grabará en Arica, Iquique, Antofagasta y otras localidades aledañas. Para plasmar las escenas, el equipo se dividirá en dos unidades, una dirigida por Alex Bowen (Mi mejor enemigo) y otra por Diego Rougier (Casado con hijos). Según explica Bowen, si bien será un trabajo complejo, "estas tomas no son las más difíciles... Para mí, las más complejas son las de actuación intensa, porque esta es una historia más de emoción que de acción". Agragando que "como nos dividiremos en grandes unidades para poder abarcarlo todo, esto implica mucho trabajo de logística, por la cantidad de gente que se traslada".

El director cuenta, además, cómo se abordarán las escenas bélicas: "En las batallas optamos por utilizar efectos de posproducción en lugar de efectos especiales en vivo, porque estos son más lentos e inciertos. Preferimos utilizar los beneficios de la tecnología". Lo que también será modificado digitalmente serán detalles, como los cables del tendido eléctrico.

"Tratamos de que el ojo de la cámara no los capte. Por ejemplo, en la calle Baquedano, en Iquique, la municipalidad hizo un excelente trabajo de restauración, pero los cables tendremos que borrarlos por computación", señala Bowen. Donde sí se utilizarán efectos especiales, es para simular las explosiones, cuando se recree el desembarco de Pisagua que aparece en la novela.

El equipo ha recibido asesoría del Ejército en las grabaciones y el apoyo de los uniformados en cuanto a realizar algunas variaciones en pro de la historia. Esto sucedió con los uniformes de los soldados. "En Chile, Perú y Bolivia existía tal variedad de colores en los uniforme, que hubiese hecho inentendibles las escenas. Por eso tuvimos que igualarlos", dice Bowen.

El elenco se prepara con clases de manejo de armas y equitación para su viaje al norte. Fernanda Urrejola, la protagonista, cuenta que "es diferente leer el guión a ponerlo en escena. He estudiado mucho, ha sido un trabajo muy intenso y con muchos exteriores".

En tanto, Nicolás Saavedra, el otro integrante de la pareja principal de la trama, comenta que "estoy súper preparado, cuando hice Mi mejor enemigo (2005) tuve un pre-entrenamiento y ejercicio con los militares, que nos enseñaron el manejo de armas y las jerarquías". Con respecto a su preparación con la parte histórica, señala que "me conseguí la novela, antes de grabar recurro a ella como antecedente".

Algo similar ha hecho Dayana Amigo, que señala: "Para acercarme a la historia leí el libro. He visto algunos documentales y he hecho harta averiguación en internet". La actriz que interpreta a Clementina (una enfermera durante la guerra) comenta que le sorprende la minuciosidad con que se trabaja en el vestuario y maquillaje. "Los trajes son pesadísimos y los peinados y maquillaje están increíbles. No sé cómo se demoran tan poco (una hora) en terminarlos, son una maravilla", concluye.
-


Gobierno de Chile -
Lunes, 19 de Julio de 2010
Mandatario saludó a actores de la serie Adiós al Séptimo de Línea



El Presidente de la República, Sebastián Piñera, saludó a un grupo de actores que participa en la filmación de la serie “Adiós al Séptimo de Línea”, algunas de cuyas escenas se graban en el Palacio de La Moneda.
---
www.emol.com
ESPECTÁCULOS
Martes 25 de Agosto de 2009

Adiós al Séptimo de Línea consigue el premio más millonario del Consejo de TV



La epopeya de la Guerra del Pacífico obtuvo $500 millones y será producida por Mega. 35 programas se repartieron $4.144 millones del aporte estatal.

SOLEDAD GUTIÉRREZ
Es el proyecto soñado de Mega. El que más anhelaba el fallecido dueño del canal, Ricardo Claro. El que le daría al canal privado su mejor carta de presentación en el año del Bicentenario. Pero recién ayer ese proyecto tuvo su impulso definitivo: la adaptación del gran best seller chileno, "Adiós al Séptimo de Línea", fue el programa que más dinero recibió en la entrega de fondos del Consejo Nacional de Televisión. Obtuvo $500 millones para una producción que tendrá tratamiento cinematográfico: será dirigida por Alex Bowen -quien en 2005 realizó la película "Mi mejor enemigo", sobre el conflicto con Argentina en 1978- y producida por Luigi Araneda ("Se arrienda").

El CNTV repartió $4.144 millones en total, cuyos ganadores se dieron a conocer en una ceremonia en el teatro Nescafé de las Artes. Postularon 306 proyectos y 35 fueron premiados en la entrega más millonaria del concurso, que comenzó en 1993 con modestos $60 millones y que durante el gobierno de Michelle Bachelet ha tenido su salto más sustantivo: de $1.158 millones en 2006, creció a $2.070 en 2008 y dobló su apuesta este año.

Hasta ahora, Mega no tenía gran presencia en los fondos CNTV, y básicamente había recibido premios para programas infantiles ("Magi-k" y "Cantando aprendo a hablar"). Pero el proyecto de "Adiós al Séptimo de Línea" transformó a Mega en la estrella del año, justo cuando todos los canales buscaban financiar series históricas para 2010. La idea de adaptar la novela de Jorge Inostrosa rondaba las oficinas de la estación privada desde hace tres años y en un comienzo incluso se planeaba hacer una "telenovela de época". En paralelo, la trama también obsesionaba a Bowen, quien comenta: "Trabajaba la idea hace cuatro años, pero Mega tenía los derechos. Ahora se juntaron los intereses de las dos partes y lo desarrollamos en conjunto".

La versión televisiva de "Adiós al Séptimo de Línea" tendrá 10 capítulos, de una hora cada uno. La realización respetará la línea argumental de la novela de Inostrosa, dándole un sello particular: "Tomo la mirada femenina del 'Séptimo de Línea' y pongo la cámara en Leonora Latorre. A través de ella recorro lo que pasó en la Guerra del Pacífico", explica Bowen. En el avance de la serie que se mostró ayer la heroína es encarnada por Fernanda Urrejola y se presenta diciendo: "Viví cosas que no debía vivir una mujer de mi época". En la trama de la novela, Leonora es una joven aristócrata chilena que en 1879 viaja al norte en busca de su prometido, quien trabajaba en las salitreras y del cual no ha tenido noticias. Al fracasar en su búsqueda, Leonora acepta la proposición del gobierno chileno de convertirse en espía y termina como amante de un general peruano.

El elenco definitivo deberá definirse en las próximas semanas, pues la intención de Mega es estrenar la serie en 2010. Ayer la plana mayor del canal estuvo en la entrega del Fondo y Alfredo Escobar, secretario general, destacó: "Recibir este monto es una responsabilidad tremenda a la que tenemos que responder con calidad".

"Adiós al Séptimo de Línea" forma parte de la categoría más destacada del fondo 2009: miniserie histórica, que en total repartió $1.178 millones entre cinco proyectos. Además de Mega, Chilevisión fue premiado con $199.037.156 para "Diario de mi residencia en Chile: María Graham", que dirigirá Valeria Sarmiento sobre las observaciones de las costumbres locales que hizo la escritora inglesa en 1822. Un monto similar obtuvo "La tirana", que cuenta el amor prohibido entre una chilena de clase alta y un obrero peruano a comienzos de 1918. El casting ya está avanzado: ella sería interpretada por Javiera Díaz de Valdés y él, por Eduardo Paxeco.



Fernanda Urrejola interpreta a Leonora Latorre, la aristócrata que se convierte en espía en "Adiós al Séptimode Línea".



Alex Bowen (al centro) dirigirá la serie para Mega. En 2005 realizó "Mi mejor enemigo" sobre el conflicto con Argentina.


Foto: JUAN EDUARDO LÓPEZ
---

Mega les agradece
05/07/2010


El Presidente de Mega y ejecutivos del canal viajaron a Iquique, para agradecer a la comunidad por su disposición con la grabación de Adiós al Séptimo de Línea. Central

Ver Noticias en MEGA

---
www.emol.com
25 de agosto de 2010




---
www.emol.com
martes 31 de agosto de 2010

"Adiós al Séptimo de Línea" debutó con aplausos y se planifica una versión para cines



La producción de "Adiós al Séptimo de Línea" movilizó a un centenar de personas en el norte para recrear las batallas más importantesde la Guerra del Pacífico. Soldados del Ejército participaron como extras.

Mega mostró ayer su mayor producción en una Escuela Militar repleta de autoridades, que alabaron la adaptación televisiva de los textos de Jorge Inostrosa y la actuación de Fernanda Urrejola.

José Andrés Alvarado y Soledad Gutiérrez
Hasta las autoridades de Mega se sorprendieron ayer en la exhibición del primer capítulo de su serie Bicentenario "Adiós al Séptimo de Línea". La producción, que saldrá al aire a mediados de septiembre en un día aún por confirmar, fue mostrada anoche en la Escuela Militar ante una selecta audiencia de 600 personas encabezada por el Presidente de la República.



Los protagonistas de la primera historia de amor, Nicolás Saavedra y Fernanda Urrejola, reciben las felicitaciones del Presidente Piñera y del comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba.

"En el canal habíamos visto el primer capítulo muchas veces, con sonido, sin sonido, en pantallas de todos los portes, pero en esta pantalla gigante no la habíamos visto. Nos impresionamos mucho de verla en Alta Definición, como está grabada", decía Baltazar Sánchez, presidente de Mega y anfitrión de la velada, quien calificó la serie como "el desafío más grande en la historia del canal".

Efectivamente, el Aula Magna de la Escuela Militar funcionó como el marco perfecto para la realización, que está por sobre el nivel de producción de la televisión chilena, según la opinión de la mayoría de los presentes. "Yo no sabía si estaba viendo cine o televisión", comentaba Pedro Sabat, alcalde de Ñuñoa.

Apegado a la novela de Jorge Inostrosa ("no hicimos una interpretacion, esto es el libro", destaca Sánchez), en el primer episodio emocionó la actuación de Fernanda Urrejola, quien concentra toda la atención como Leonora Latorre, la protagonista de la historia quien en vísperas de la Guerra del Pacífico viaja a Antofagasta, entonces boliviana, buscando a su novio Alberto Cobo (Nicolás Saavedra). Allí, se convierte en espía y seduce a dos militares bolivianos.

"Quedé contenta y tranquila. Creo que a la gente le va a gustar y espero que la sigan", decía Urrejola, quien concentró las felicitaciones de los ministros, empresarios, políticos, uniformados y representantes del mundo audiovisual presentes en la gala del recinto del Ejército, que por primera vez cede sus instalaciones para el estreno de un programa de televisión.

"Es una fantástica idea de Mega poder llevar esas letras inmortales de Jorge Inostrosa a la pantalla de la televisión. El primer capítulo de esta serie ha sido fantástico, enormemente llamativo y va a ser un éxito, no me cabe duda alguna", dijo el comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, cuya institución apoyó la realización (ver nota relacionada).

Futura película

Anoche se mostró el primero de los diez episodios dirigidos por Álex Bowen, cuya empresa audiovisual también realiza "Cartas de mujer", la apuesta Bicentenario de CHV que debuta esta noche y que también se centra en personajes femeninos. "Había hecho sólo películas de hombres y estoy feliz de trabajar con ellas", decía Bowen, sin ocultar un deseo que anoche comenzó a tomar forma: realizar una versión de la serie para cine.

"Esta serie es de Mega, pero tenemos que sacarle el jugo. Recién estaba hablando con el presidente de Mega para hacer una película una vez que termine la serie", contó Herman Chadwick, presidente del Consejo de TV, que entregó $500 millones para la serie que costó más de US$1.5 millón. Baltazar Sánchez confirmó la petición de convertir la serie en largometraje, algo que también apoya el Presidente Piñera: "Podemos buscar el mecanismo, pero hay que preguntarle a Álex Bowen". Y el aludido responde: "Fantástico. Fue lo primero que propuse".


"Realmente es un éxito logrado plenamente por los actores, realizadores y por supuesto que por Mega".

María Luisa Vial, viuda de Ricardo Claro.

Presidente Piñera siguió la ruta de los soldados





El Presidente Sebastián Piñera confesó anoche en la Escuela Militar su pasión por la Guerra del Pacífico y su satisfacción con lo visto en el primer capítulo de "Adiós al Séptimo de Línea". "En lo personal esta serie me llegó al alma, tal vez porque soy descendiente del Presidente Aníbal Pinto y mi abuela y mi madre siempre me contaban las historias familiares respecto de esta guerra. Desde muy niños, cuando leímos esa maravillosa novela de Jorge Inostrosa nos enamoramos, nos entusiasmamos y en mi caso se transformó en una verdadera pasión. Yo creo que he leído todo lo que se ha escrito sobre la Guerra del Pacífico, en Chile, en Perú y en Bolivia", introdujo, para luego relatar un periplo: "Seguí personalmente la ruta de nuestros soldados. Estuve siguiendo el desembarco de Pisagua, la Batalla de Dolores, la Batalla de Pampa Germania, después seguí hacia Ilo, la marcha hacia el Campo de la Alianza en Tacna, la ruta por el borde del río Lluta hasta Arica. Estuve también en Chorrillos y Miraflores, siguiendo la ruta de nuestros soldados. Llegué a las alturas de la Sierra y tuve el privilegio de conocer un pueblito llamado La Concepción, donde 77 chilenos se inmolaron por la patria e incluso llegué a las alturas de Huamachuco, donde terminó la guerra con la fuga del 'Brujo' de Los Andes, (Avelino) Cáceres, que terminó siendo presidente del Perú".

Piñera destacó el valor de la nueva serie: "Va a ser una gran oportunidad de recordar nuestra historia, a nuestros héroes, y alimentarnos de su ejemplo para cumplir con nuestros deberes como los chilenos de hoy, los chilenos del Bicentenario".
---

4 comentarios:

  1. Te invito a participar en el blog y en el grupo en Facebook sobre las grabaciones de Adiós al Séptimo de Línea

    http://adiosalseptimodelineamega.blogspot.com/

    http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=128714507170931

    ResponderEliminar
  2. Matilde:
    Gracias por invitarme a participar en el grupo en Facebook y blog sobre las grabacione de Adiós al Séptimo de Línea. Yo no tengo Facebook y mi fuente han sido los diarios que han publicado noticias y ustedes tienen todo lo que he posteado en mi blog.
    Me interesé en este tema porque las primeras escenas fueron grabadas al lado de mi casa durante dos días, revisé las fotos de tu blog y puede que haya alguna de mi barrio y por supuesto estoy esperando para ver esta serie que me parece muy interesante.
    Puse en mi post las direcciones que me enviaste.
    Atentamente
    melisa

    ResponderEliminar