sábado, 10 de julio de 2010

Viaje al presente ferroviario

http://www.emol.com/
sábado 10 de julio de 2010
V/D

"Imágenes y Memoria, el Patrimonio Ferroviario Chileno en su estado actual" es el nombre de este proyecto Fondart ideado por el fotógrafo Juan Pablo Ugalde. Consiste en una página web que recopila maquinarias, instalaciones y arquitecturas declaradas Monumento que se hicieron en función del tren, un medio de transporte que hoy conserva sólo algunos tramos, pero que tuvo un pasado glorioso que dejó huellas a lo largo de Chile.


De 1960 es la estación San Francisco de Mostazal, declarada Monumento en 1981. Ésta sufrió graves daños a causa del último terremoto.


El Edificio de la Administración del tren que iba de Iquique a Pueblo Hundido se encuentra en muy buen estado de conservación

TEXTO

Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, gentileza Juan Pablo Ugalde
Entre Arica y Valdivia existe un vasto conjunto de elementos ferroviarios que forma parte de nuestro patrimonio. Éste incluye coches, estaciones, locomotoras, puentes, túneles y ramales. Un tesoro histórico disperso y en desiguales condiciones de conservación, olvidado en medio del desierto o abandonado en el centro de las ciudades. Son los vestigios del tren que agoniza, negándose a morir, y que ha dejado su huella a lo largo de Chile con obras de arquitectura e ingeniería que son dignos monumentos nacionales. A partir del 31 de julio, éstos estarán reunidos en una página web impulsada por el fotógrafo Juan Pablo Ugalde.


Estación del ferrocarril Arica-La Paz, tramo que funcionó hasta el 2005.


La riqueza arquitectónica varía según las épocas y la disponibilidad de materiales del lugar.


La locomotora a vapor 620, apodada El Valdiviano, recorría el ramal Antilhue-Valdivia.

El proyecto "Imágenes y Memoria, el Patrimonio Ferroviario Chileno en su estado actual" obtuvo un Fondart el 2009 luego de una fallida postulación el año anterior, cuando Ugalde presentó la idea de recopilar en un libro el fascinante mundo de los trenes. Con el soporte de internet tuvo mejor suerte y ganó el financiamiento para, entre otras cosas, recorrer el país en busca de todas las infraestructuras relacionadas con este tema, que tienen la categoría de Patrimonio según el Consejo de Monumentos.

Durante cinco semanas, Ugalde -junto al historiador Marco Sandoval, coordinador del Museo Ferroviario de Santiago- fue región por región capturando con su cámara digital los distintos puntos: recorrió pueblos, villorrios, ciudades y campamentos mineros en busca de los hitos en la historia de este medio de transporte.

-Está todo muy disperso, y muchas veces las cosas no están donde deberían o donde se dice que están. En ocasiones nos costó mucho llegar a los sitios-, cuenta Juan Pablo Ugalde, quien se asombró con la variedad de elementos que iba encontrando en cada lugar, así como con la riqueza arquitectónica de las estaciones. Hechas en piedra, madera, hormigón o adobe, la materialidad y estilo de estas construcciones responden a una época que tuvo su máximo esplendor a fines de 1800 e inicios de 1900; luego de que en 1851 comenzara a funcionar el primer tren en Chile con el tramo Caldera-Copiapó. Ligado a la minería en un principio, con el tiempo se extendió para el transporte de pasajeros y llegó a unir gran parte del país, desde Iquique a Puerto Montt.


En el recinto salitrero de Tal Tal se conservan las casas de los trabajadores y otras instalaciones ferroviarias.


Buscarril del Ramal Talca-Constitución, uno de los patrimonios que se muestran en el proyecto de Juan Pablo Ugalde.


La Estación de Copiapó, de 1854, funcionó como museo ferroviario hasta
1998.

Hoy el estado de conservación de cada una de las instalaciones es dispar. Muy pocas están activas, muchas son ocupadas como oficinas gubernamentales, unas pocas sirven como museos -un buen ejemplo es Temuco-, y varias están en total abandono. En materia de carros, también se puede encontrar de todo: coches presidenciales, coches de primera, coches comedor, coches dormitorio, coches de carga. Muchos están olvidados cerca de las líneas, otros tirados en los campos o cerca de las estaciones; los mejores están conservados en museos.


En el año 1945 Gregorio de la Fuente pintó este mural declarado Monumento, en la ex estación de Concepción.


Recién restaurada después de un incendio, la estación de Cartagena revive como un flamante centro cultural.

-Ahora se nos abre todo un nuevo campo post terremoto, ya que hay que hacer un nuevo catastro del estado en que quedó el patrimonio ferroviario. Por ejemplo, la antigua estación de San Francisco de Mostazal (de 1960) sufrió daños en la mitad de su edificio, explica Ugalde. Así también el tramo Talca-Constitución, único ramal para pasajeros que queda en Chile y que desde 1915 sirve para conectar a los habitantes que viven entre ambas ciudades, aún no ha podido restituirse por completo.

Por ahora, Ugalde busca a través de su página generar conciencia y difundir este material, y no sólo en Chile, también en el exterior, ya que "muchos extranjeros se interesan por el tema ferroviario y vienen especialmente a conocerlo". Y sin abandonar su sueño, a futuro, piensa lanzar un libro que recopile todo este trabajo documental (www.patrimonioferroviariochileno.cl).

VEA GALERÍA DE FOTOS HISTORICAS EN www.vyd.emol.com

Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, gentileza Juan Pablo Ugalde.
-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada