martes, 1 de diciembre de 2009

Una Independencia Ecléctica

http://www.sepiensa.net/

Entre la Basura como Arte y el Arte como Basura.
autor María Constanza Fernández y Francisco Godoy.
Wednesday, 03 de November de 2004

El Final del Eclipse y Avenida Independencia nos han iluminado en una relación que se repite en la contemporaneidad de los circuitos artísticos y cotidianos que vivimos: el arte y la basura, en las galerías y en la ciudad, en la basura como fuente de inspiración artística y en las obras artísticas que se destruyen y convierten en basura.

De este modo, el presente trabajo se ha estructurado en cinco partes que constituyen un todo que vincula las contradicciones entre la basura y el arte:

◦El final del Eclipse: donde se da cuenta de la exposición de 'arte de Latinoamérica en la Transición al siglo XXI' a partir de tres conceptos ejes: homogeneidad, enajenación y ocultamiento.
◦La NeoBasura: donde se desarrolla en análisis de la obra "Proyecto Hábitat: Reciclables" de Fabiana Barreda.
◦Una Independencia Ecléctica: donde se revisan elementos relevantes del recorrido por la Avenida Independencia y los estilos artísticos y arquitectónicos ahí presentes.
◦Cervecería Ebner: un ecléctico que se destruye: Aquí se explica la historia del edificio-patrimonio cultural y se desarrolla la idea de la destrucción y constitución en basura de esta manifestación artística y cultural de Chile.
◦Entre la basura hecha Arte y el Arte hecho Basura: en este punto final, se proponen algunas conclusiones y preguntas inconclusas respecto a los conceptos desarrollados.
La Avenida Independencia, al igual que otras calles que intentan imitar modelos europeos, presenta estilos de tipo 'Neo'. Es así como las diferentes expresiones no se encuentran en su estado puro, sino híbridas y fuera de contexto: Góticos y Barrocos en el siglo XIX y XX Latinoamericano.

Independencia es una de las calles más antiguas de Chile; es la avenida de la independencia, fue por ahí que entró Diego de Almagro y Pedro de Valdivia, luego el Ejército Libertador haciendo la entrada triunfal a la ciudad de Santiago. Además esta avenida fue la variante más al sur del camino del Inca. Tenemos entonces un lugar de Santiago que ha sido la vía de acceso a nuestra ciudad y la primera cara visible de ésta. En este sentido se constituye en un patrimonio cultural e histórico relevante.





Podemos encontrar elementos arquitectónicos muy variados, de diferentes estilos. Es posible reconocer durante el recorrido Art Déco (Piscina Escolar), estilo ecléctico francés (Estación Mapocho) y neoclásico (Instituto de Higiene) uno frente del otro a menos de una cuadra de distancia, lo que es posible de explicar por la llegada más o menos conjunta de las diferentes corrientes arquitectónicas de distintas épocas en un tiempo reducido para Latinoamérica.





Junto a estos Neo estilos definidos, encontramos arquitectura ecléctica, la cual recoge elementos de diferentes corrientes integrándolas en un solo edificio. La Estación Mapocho, la Cervecería Ebner y el antiguo Hospital San José, son ejemplos de este fenómeno.



Llama la atención durante el recorrido, la fuerte presencia religiosa que invade los estilos europeos en Latinoamérica y todo lo que significa la religiosidad popular, tan arraigada en nuestras costumbres, ritos y cosmovisión. Esto se ve reflejado, por ejemplo, en la Parroquia de la Estampa Volada, la cual se yergue en un lugar donde -según cuentan- cayó una estampita de la virgen, y atribuyéndosele a este hecho características milagrosas, se construyó la Parroquia.

Si bien la mayoría de los edificios visitados son reconocidos como monumentos nacionales, existe una clara diferencia en lo que respecta a la mantención de ellos. De este modo la Estación Mapocho, o el Conjunto habitacional Capitol se encuentran en buen estado, pudiendo las personas disfrutar de su hermosura y a la vez de su funcionalidad. Pero por otro lado se encuentran edificios en notable deterioro y decadencia, como el Teatro Independencia -convertido en una maderera- y la Cervecería Ebner, completamente abandonada y dañada. De todos modos, se están realizando esfuerzos por salvaguardar algunos de estos monumentos, claramente el Hospital San José es un ejemplo donde existe la intención y motivación de restaurarlo y generar un espacio público que pueda beneficiar a la comunidad.

En este sentido, y a modo de cierre, cabe mencionar que en lo que respecta al tema de los monumentos nacionales, la intencionalidad discursiva de preservarlos como patrimonio histórico, no sirve de nada si no va acompañada de una intencionalidad empírica, de inversión de recursos y fiscalización que asegure una buena manutención de las construcciones. La belleza queda en un estado de latencia si las obras de arte no son debidamente conservadas.

Cervecería Ebner: un ecléctico que se destruye

La industria cervecera llegó a Chile en 1825. Ese año se instaló la primera fábrica de cerveza en el país, fundándose después nuevos establecimientos. La industria de Andrés Ebner se creó en 1879. Su gran espíritu empresarial lo llevó a asociarse con Otto Schleyer para montar, en 1870, la fábrica de Cerveza de Talca. Con las ganancias que ésta le reportó, adquirió en 1878 la fábrica de cerveza de Salvador Koch, ubicada en la Avenida Independencia (que en ese entonces se llamaba Cañadilla). En ese lugar, instaló en 1879 la fábrica que llevó su nombre.

Al fallecer el Señor Ebner, en 1908, su industria estaba en plena expansión. Los edificios y patios de carga y descarga cubrían en 1910 unas tres hectáreas. Ese año se levantó la gigantesca chimenea del establecimiento. En 1916 la Compañía de Cervecerías Unidas S.A. (C.C.U.) compró todo el complejo industrial, y mantuvo la fábrica en plena producción hasta 1978. El sector industrial fue desmantelado entre 1981 y 1982. Actualmente el conjunto es propiedad de la Inmobiliaria Andalucía.

Algunas de las construcciones de este complejo industrial, con el paso del tiempo fueron reconocidas como monumentos históricos, por su calidad arquitectónica y artística. Las construcciones así reconocidas son: la casa habitación de dos pisos y su patio interior, la estructura de un antiguo secador de cebada germinada, y el alto muro de cierre hacia la calle 2.

El edificio presenta un espíritu ecléctico propio del período; en su lado sur presenta aspectos Neorenacentistas. Por otra parte los vanos de medio punto de su fachada poniente y el grueso almohadillado nos muestran rasgos italianizantes y manieristas; tiene también un toque de fantasía en una especie de torre en la esquina norte. Su expresiva y larga fachada a la calle cuenta en el primer piso con un juego de arquería resaltado, que va haciendo de marco a ventanas de medio punto. En el segundo nivel, la fachada contiene elementos Neoclásicos enriquecidos en su primer tramo por columnas y balcón de balaustres.





De este modo, la Cervecería Ebner nos muestra su eclecticismo estilístico, el cual es rico en variedad e influencias arquitectónicas. La Cervecería Ebner representa el desarrollo de un cierto hibridaje en la arquitectura chilena del siglo XIX y XX en un barrio tan emblemático como la Avenida Independencia. Pero, ¿Qué sucede con la manutención de este monumento?, ¿Cómo éste monumento se presenta en la actualidad como patrimonio de Chile?, ¿Hasta que punto Chile se hace cargo de la conservación de su historia a través de la arquitectura urbana? Son algunas de las preguntas que nacen al ver la decadencia de la fachada de este edificio, las cuales pueden plantear una especie de hipótesis: el arte, en cierta medida, en ciertos espacios y por ciertos actores, es visto como basura.




Pareciera ser ésta una afirmación muy tajante, pero así lo creemos, la despreocupación por la conservación de este monumento nos revela una desvalorización del mismo, como patrimonio, y por tanto, la mantención del statu quo de la destrucción y transformación en basura, en polvo de algo que fue arquitectura, que fue historia y que declaramos monumento nacional. ¿El arte como basura? Una problemática y al mismo tiempo desafío al momento de conservar el patrimonio artístico nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada