domingo, 13 de marzo de 2011

Daños en Coquimbo, Caldera y Dichato respaldan decisión de evacuar la costa chilena

Habitantes de las zonas más afectadas revivieron los efectos del 27-F:



Aún no hay cifras de damnificados ni tampoco una estimación respecto del costo del operativo. La Concertación rechaza que se compare esta emergencia con lo ocurrido en el terremoto del año pasado. Ministerio de Vivienda crea subsidios de hasta 150 UF para viviendas "tsunami resilientes".

El debate político, las zonas más afectadas, la angustia de los evacuados y medidas antiestrés C 5, C 6, C 7, C 8, C 9, C 10, C 11 y C 12

El mar se internó 150 metros en
Dichato, y lo mismo ocurrió en las caletas Villarrica y Coliumo.

Foto:FELIPE IGNACIO GONZÁLEZ

[+] Vea más fotos


A casi un año de que el 70% del balneario fuera arrasado por las olas:
El mar se internó 150 metros en Dichato y revivió en sus habitantes los efectos del 27-F

El agua arrastró botes, un contenedor y anegó locales comerciales. Una situación similar se registró en la vecina caleta Coliumo, donde se cortó el agua y la luz.

FABIÁN ÁLVAREZ Y GIOVANNI CALABRANO
DICHATO.- "Da impotencia que algo que pasa a 17 mil km de distancia nos venga a golpear así", reclamaba José Mora mientras limpiaba el piso y rescataba muebles de su restaurante Don Mino, de Dichato, en el Biobío. No sólo es una de las zonas del país donde la masa de agua que arrastró el terremoto de Japón golpeó con más fuerza. También revivió en sus habitantes lo que padecieron el 27-F, cuando al 70% del pueblo lo arrasó el mar.

Hasta bien entrada la madrugada de ayer, muchos habitantes costeros de todas las regiones confiaban en que las olas del maremoto apenas alterarían la costa, pues poco habían afectado en otros lugares. Pero a las 2:45 horas esa percepción cambió.

En la caleta Coliumo, a esa hora el mar comenzó a tomar el mismo camino que hace un año. Se internó por las vegas y arrastró una sede vecinal y dos barcos pesqueros que estaban en reparación tras el maremoto de 2010. En minutos, además, la marejada bloqueó el camino de acceso a la caleta, y el avance de las naves cortó los cables de electricidad. También falló el suministro de agua potable.

Quince minutos más tarde, en la vecina localidad de Dichato, la propia intendenta Jacqueline van Rysselberghe debió huir a una zona segura en medio de las sirenas de Bomberos, que llamaban a la gente a alejarse a toda prisa de la playa.

Mejor preparados

El temor de los habitantes de Dichato no era infundado. Sólo la primera arremetida del mar hizo avanzar el agua y el fango marino 150 metros desde la línea de alta marea hasta la avenida principal del balneario, lo que causó anegamientos menores de sitios baldíos y locales comerciales.

Sin embargo, el punto más afectado fue la caleta Villarrica, donde el agua alcanzó más de un metro de altura. Allí, botes, lanchas pesqueras y hasta un contenedor que se destinaría a una cocinería fueron levantados, arrastrados varios metros y dañados por el impacto del mar.

"Recién había terminado de reparar mi bote que se me hizo tira con el maremoto, y ahora viene esto", dijo Juan Letelier, cuya nave fue una de las afectadas.

Tres restaurantes resultaron anegados, aunque sin daños mayores, porque sus dueños tomaron precauciones. "Me llevé hasta las sillas", contó Rosalía Méndez, de la cocinería Tía Maigo.

El puente mecano que une Dichato con Pingueral tuvo daños en su terraplén, pero fue reparado durante el día.

Las marejadas, aunque menores, se mantuvieron hasta pasado el mediodía, y el regreso de los habitantes sólo se concretó en la tarde, cuando el Gobierno levantó la alarma de maremoto.

El Presidente Sebastián Piñera viajó ayer a la zona para dar una señal de tranquilidad y reafirmó a los vecinos que el balneario se reconstruirá como una ciudad segura. "Tendrá áreas de mitigación, un parque de 20 metros en el borde costero, y también contempla la reconstrucción de las viviendas, muchas de ellas 'tsunami resilientes'", explicó.

''Es mejor prevenir que tener que lamentar muertes. Y por eso es mejor pecar de prudente que pecar de imprudente".

SEBASTIÁN PIÑERA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

''Revivimos el maremoto, pero ahora estábamos preparados. No hubo gente en riesgo y se rescataron antes
algunas cosas".

ANTONIO ALOMAR
PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE COMERCIO
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada