domingo, 13 de marzo de 2011

Exploración entre Arica y Graneros: Arqueólogos descifran secretos del camino del inca en Chile

www.emol.com
Domingo, 13 de Marzo de 2011


En forma simultánea, distintos grupos de investigadores trabajan a lo largo de su recorrido tratando de comprender cómo se desarrolló la presencia de este imperio en el territorio nacional.

Richard García
El camino del inca no es sólo la ruta que une Cusco con Machu Picchu. El Qhapaq ñan, como se conoce en lengua quechua, es una vía mucho más amplia, que cubrió desde el norte de Ecuador, hasta las inmediaciones de Rancagua en Chile y fue la columna vertebral de las comunicaciones, el transporte de tropas y el comercio del imperio Tawantinsuyo.




Mientras en la Unesco se tramita que sea declarado como patrimonio de la humanidad, distintos grupos de arqueólogos del país trabajan simultáneamente en diferentes tramos de su trazado.

El investigador de la U. de Tarapacá Calogero Santoro, por ejemplo, ha trabajado identificando tramos en el sector del valle de Lluta. Pero uno de sus hallazgos más recientes ha sido una variante por el borde costero, al sur de Arica. "Sospechábamos que existía porque los datos históricos indican que el inca controlaba guaneras hasta Iquique", explica. "Incluso encontramos un típico recinto rectangular con doble muro que podría haber sido un tambo inca".



Cientos de kilómetros más al sur, en la zona del Alto Loa, el más conocedor de la ruta es el curador del Museo de Arte Precolombino, José Berenguer.

"Se trata de una modesta huella de 4 metros de ancho como promedio, construida por lo general mediante un simple despeje de piedras hacia los lados de la vía. En algunos segmentos, uno o los dos lados presentan hileras continuas o discontinuas de piedras y en otros ni siquiera eso", detalla Berenguer. Dice que la utilidad de ese tramo altiplánico está probablemente vinculada con el transporte de minerales, aunque no ha logrado detectar los ramales que conectan con centros mineros de esa época.

El camino se ha perdido en varios sectores. Hasta hace poco se creía que uno de ellos era el del valle del Choapa. Pero por datos de arrieros, el equipo encabezado por el arqueólogo Andrés Troncoso de la U. de Chile ha detectado al menos dos tramos. "Uno es muy interesante, porque está relacionado con una ruta que lleva desde el Choapa hacia la cumbre del cerro Mercedario en el lado argentino, que fue un santuario inca", dice. El trazado es similar al de más al norte, aunque identificarlo ha sido más complejo porque tiende a confundirse con las huellas de los arrieros.

Al sur de Santiago

Los expertos han logrado seguir lo que fue el trazado del camino hasta Santiago, incluso la tradición dice que pasaba por lo que hoy es la avenida Independencia. Más al sur el trazado se esfuma, pero ciertas estructuras delatan su presencia, dice el arqueólogo del Museo Nacional de Historia Natural Rubén Stehberg, quien junto con su colega María Teresa Planella han documentado los últimos tramos de la ruta. Destaca en especial las ruinas de una huaca (estructura ceremonial sagrada) en los cerros de Chada, situados en forma paralela a la Angostura de Paine hacia la precordillera.

"El trazado arquitectónico de las ruinas de Chada es el trazado inca más complejo de Chile. Pueden haber sitios mucho más grandes en el norte, pero la simbología de éste no se la iguala nadie. Y ahí pasaba el camino del inca al lado", asegura Stehberg.

Hoy hay una ruta pavimentada, pero en los tiempos cuando investigó con Planella había un único camino que era de tierra y llegaba hasta el valle del Cachapoal. "Pienso que ese mismo fue el camino del inca. Si continuamos por él, vamos a dar justo a los pies del cerro Grande de la Compañía, en Graneros, donde se encuentra el último pukará (fortificación) inca.

Por la ruta
Destaca el arqueólogo Calogero Santoro que por el camino se transportaban principalmente los productos que se llevaban al Cusco, como los metales y piedras preciosas. También los ejércitos, porque este imperio estuvo permanentemente en expansión. Para los caminantes existían los tambos, especies de paraderos para poder refrescarse, descansar y alimentarse. Y las llamas fueron el principal medio para llevar la carga.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada