domingo, 13 de marzo de 2011

Maremoto dañó infraestructura, destruyó casas y arrastró embarcaciones en las ciudades costeras

www.emol.com
13 Mar 2011

Olas entraron hasta 200 metros de la costa en algunos sectores:



Unas 200 viviendas fueron afectadas al sur de Caldera, y en Coquimbo el muro de contención de la costanera quedó con daños severos. No hubo lesionados.

EQUIPO DE REGIONES
Las mayores alturas de olas registradas por los instrumentos del SHOA tras el maremoto proveniente de Japón se presentaron en las áreas de Coquimbo, Caldera (Atacama) y Talcahuano (Biobío). Y fue en esas mismas zonas donde se concentraron los mayores daños por el avance del mar sobre las ciudades y pueblos costeros.

La costanera de Coquimbo fue golpeada en el mismo sector afectado el 27-F. Esta vez, el agua terminó por derribar el hormigón de parte del paseo peatonal -que no se había reparado desde 2010- y algunas escalinatas de acceso a la playa.

En otros sectores, el mar inundó parte del borde costero, pero sin causar perjuicios a la infraestructura. No obstante, en la caleta de Coquimbo el ingreso de agua hasta los puestos inhabilitó por varias horas una treintena de locales. El oleaje también desplazó unos tres metros a un grupo de vagones de tren que artesanos usan como locales.

"Por lo menos 35 embarcaciones fueron dañadas en un 50% de su estructura, y otras tres se fueron a pique y perdieron sus motores", dijo el presidente de los mariscadores del sector, Luis Godoy.

Arrasó con hogares

En la playa de Puerto Viejo, 40 km al sur de Caldera, hay una toma de casi 2 mil casas de veraneo instaladas de forma ilegal. Son estructuras de material liviano, que ofrecieron escasa resistencia al tren de olas proveniente de Japón: 50 de ellas fueron totalmente destruidas y otras 150 quedaron dañadas por el agua, que entró hasta 200 m de la costa.

"Estaba todo oscuro, pero el mar hizo mucho ruido y avanzó harto. Arrancó el motor de la luz de cuajo, que es muy pesado, y lo metió dentro de un almacén. Fue aterrador", dijo Nancy Correa, una de las 50 personas que había en el lugar.

En Chañaral el mar avanzó 200 metros, pero sin provocar daños en esa ciudad, que se ubica a casi 2 km del océano. Las olas que llegaron a Caldera inundaron totalmente el terminal pesquero de ese puerto.

Olas en Constitución

"Se vieron grandes recogidas de mar de unos 50 metros, y después venían las olas que arrastraron algunas piedras hasta el camino", dijo ayer el alcalde de mar de Constitución, Nieves Vergara. El mar incluso traspasó por unos minutos la ruta que conecta con el muelle Maguellines y bordea la planta de Celulosa Arauco.

La Onemi informó que entre las 3:28 y 6:15 horas un tren de ocho olas elevó el nivel del río Maule en dos metros, sin provocar daños. "Durante el ingreso y recogida, las olas arrastraron materiales y escombros, pero no hubo inundaciones", dijo Carlos Bernales, director regional del organismo.

En Talcahuano, hasta el alba el mar todavía se recogía y volvía a entrar con fuerza. "Cuando entró la tercera ola tuve que arrancar, porque entró unos cincuenta metros por las calle, pero no llegó a las casas", contó el pescador Andrés Neira. El mar superó la costanera del puerto de Talcahuano y la zona de su Bentoteca quedó completamente inundada.

El mar también entró en Ventanas, Región de Valparaíso. El agua ingresó por un canal y afectó a una población emplazada en un sector bajo. Seis casas se inundaron.

En Algarrobo, la fuerza del mar destruyó cinco quioscos de la playa Los Tubos y soltó las amarras del muelle flotante de la Cofradía Náutica del Pacífico. Éste golpeó un embarcadero de madera para lanchas de turismo, el que cayó sobre una embarcación pesquera artesanal y la destruyó.

A las 2:55 horas de ayer, el mar se recogió 20 metros en la Bahía de Corral (Los Ríos). Casi media hora más tarde regresó en una crecida que entró 100 metros en la zona urbana, cubrió el muelle de pasajeros y anegó calles.

"Ingresó tan rápidamente que no demoró tres minutos en subir hasta 3 metros en consideración al muelle. No hubo daños graves", sostuvo su alcalde, Gastón Pérez.

En la caleta de Tubul (Arauco), las marejadas ingresaron por el río y se cuentan entre 20 y 30 embarcaciones artesanales destruidas o desaparecidas.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada