viernes, 11 de marzo de 2011

Fernando Prats sigue la huella de Shackleton navegando a Isla Elefante

http://www.emol.com/
viernes 11 de marzo de 2011

Instalará una creación artística inédita en el extremo austral:
Las hazañas del viajero irlandés, que fue rescatado por el Piloto Pardo, reviven en el mismo lugar de los hechos, gracias a una gran obra lumínica. La creó el único chileno que participará en la Bienal de Venecia.

Daniela Silva Astorga
Sólo quería hombres valientes. Convocó, a través del Times de Londres, a quienes aguantaran temperaturas bajo cero y un sueldo escuálido con tal de vivir una aventura épica en 1914. Quizá, sin retorno. Cinco mil ingleses aceptaron, pero sólo 28 se subieron al Endurance del navegante Ernest Shackleton directo hacia el Polo Sur. Anhelaban atravesar la Antártica, pero todo terminó abruptamente con un barco destruido por el hielo, justo en la mitad de la ruta. Desde el Mar de Weddell, debieron sobrevivir remando en pequeñas embarcaciones por meses hasta que los rescató, como héroe chileno, el Piloto Pardo en la Isla Elefante. El mismo punto austral que, desde hoy, quedará marcado por "Gran sur". La acción de arte con que el chileno Fernando Prats (1967), radicado en Barcelona hace más de 20 años, comienza a trabajar para la próxima Bienal de Venecia, que abre en junio.

Embarcado en el rompehielos "Almirante Oscar Viel", Prats llevará hasta la Isla Elefante la misma frase que Shackleton publicó en el Times para armar su tripulación. Estará, eso sí, construida con un conjunto de luces de neón rojo, que mide más de 16 metros de largo.



Una fotografía que Prats mostró en la Trienal de Chile (2009). A la derecha, las letras de neón que instaló en Casa América de Madrid. "En esa oportunidad, más de 300 personas dijeron que querían hacer el viaje", comenta.

Una obra que inició su itinerancia hace tres años en Casa América de Madrid, ahora tomará aun más valor al desembarcar en el lugar de los hechos. "Este anuncio tiene connotaciones éticas que ponen de manifiesto cómo el ser humano es capaz de sobrevivir en situaciones límite. También se vincula a las condiciones que marcan a Chile por sus catástrofes. Sin embargo, este trabajo nació por la problemática de la inmigración, como un estandarte de todos los latinos que viajan a Europa" dice Prats, quien desde los años 90 trabaja con la geografía, la identidad nacional y las marcas que quedan tras los desastres naturales.


Así se verá la instalación en Isla Elefante, según esta proyección digital de Fernando Prats.

Hoy, Prats inicia su propia hazaña marítima. Llegar a Isla Elefante es tan complejo que la Armada de Chile puso a su disposición rompehielos, helicópteros y toda la capacidad humana para lograr instalar la luminaria en la isla, después de pasar por varias localidades. Será una acción de arte inédita. Su autor lo explica: "Primero, ubicaremos las luces en Punta Arenas. Específicamente en Río Blanco, el muelle que se construyó en 1914 para salvar a la tropa de Shackleton. Ahí nos subiremos al rompehielos, para itinerar por la islas Georgia del Sur y Rey Jorge, y las bases Prats y O' Higgins. Luego, llegaremos a la isla. Entonces, este enunciado poético recorrerá todo el Polo Sur". Además, el proceso será registrado por completo en alta definición, para exhibirlo en un video junto a las letras monumentales de neón, y otras obras suyas, en nuestro pabellón para la Bienal de Venecia.

Prats será el único chileno que participará en la cumbre artística, gracias a las gestiones del Consejo de la Cultura, la Dirac, ProChile y Fundación Imagen País. Con los curadores Fernando Castro Flores (España) y Antonio Arévalo (Chile), junto a "Gran sur" expondrá dos obras. "Aún no las tengo definidas. Sólo sé que estarán vinculadas a mi trabajo anterior sobre la erupción del volcán Chaitén y el terremoto", concluye.

CHILE EN VENECIA
Tal como en 2009 -con la participación de Iván Navarro-, Chile tendrá pabellón propio este año.
---

http://www.rankia.com/blog/sanchezcoll/357169-lecciones-liderazgo-hielo

Lecciones de Liderazgo desde el hielo
7 30 de Octubre de 2008 Comentarios

Historia de una aventura imposible

“Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.



Éste era parte del texto que el explorador Ernest Shackleton insertó en la prensa británica en 1913 para reclutar una tripulación con la que afrontar un enorme desafío: atravesar por primera vez la Antártida. Pese a la crudeza y sinceridad del anuncio Shackleton recibió unas 5.000 solicitudes, lo que es una buena muestra del interés que despertó el reto. Sin embargo, la expedición jamás consiguió su objetivo, pues lo que inicialmente iban a ser 120 días de marcha sobre el hielo acabó convirtiéndose en un calvario de 21 meses en condiciones extremas y privaciones inimaginables. Afortunadamente, los 28 hombres que partieron consiguieron volver, escribiendo una de las páginas más extraordinarias de la exploración polar.

Ernest Shackleton no era un explorador novel. En 1909 él y otros tres compañeros se habían quedado a tan sólo 180 kilómetros del Polo Sur, con lo que establecieron una nueva marca de aproximación al polo magnético, aunque hubieron de desistir por el frío y la falta de alimentos. En esta travesía Shackleton demostró sus dotes de líder y forjó una tremenda camaradería con su tripulación por lo que adquirió el sobrenombre de “El Jefe”. A su vuelta fue nombrado caballero y recibido como héroe.

El logro de llegar al Polo Sur no fue para un británico, ya que en 1911 Roald Amundsen, un explorador noruego, batió por 35 días a Robert Scott el enviado por los británicos para conseguirlo. Amudsen alcanzó el éxito gracias a una cuidadosa preparación previa y una gran estrategia, pues utilizó para el transporte perros de raza groenlandesa que se adaptaron sin dificultad al medio. Además, no dudó en sacrificar algunos canes a mitad de expedición para alimentar al resto y dejar un depósito de carne que usar a la vuelta. Así, aminoró el peso en el trineo pues no necesitaba tantas raciones de alimento. De hecho, partió con 52 perros y volvió con sólo 11, tras 99 días de viaje de ida y vuelta. Un trabajo sencillamente impecable. Mientras, Scott utilizó principalmente caballos mongoles que debían de acarrear su avena en el trineo, lo que exigía un mayor esfuerzo de los animales. Desgraciadamente, los caballos murieron, pues el sudor se les quedaba en la piel y se les congelaba, lo que condenó a los expedicionarios a arrastrar sus trineos. Scott y su equipo llegaron al Polo Sur, donde encontraron una carta de Amudsen y la bandera noruega, lo que les desmoralizó. A la vuelta perecieron todos. Al menos, Inglaterra los aclamó como héroes.



La llegada al Polo Sur no rebajó el interés del público en la expedición antártica. En ese escenario Shackleton lanzó una idea que encandiló a los medios de comunicación: llevar la bandera británica a través del continente, desde el mar de Weddell hasta el mar de Ross, lo que disparó el entusiasmo y le permitió recabar los fondos necesarios. Así, el 8 de agosto de 1914 partieron del puerto de Plymouth a bordo del navío Endurance, un nombre escogido en homenaje al profético lema de la familia de Shackleton, “By endurance we overcome”, “por la resistencia, vencemos”. Todo fue bien hasta que en enero de 1915, antes de alcanzar la costa antártica la temperatura cayó bruscamente y el mar se heló, lo que dejó atrapado el barco durante los nueve meses siguientes. En octubre de 1915 la situación empeoró, ya que las corrientes marinas provocaron que los bloques de hielo que aprisionaban la nave acabaron por partirla como una nuez. Durante los 6 meses siguientes se vieron forzados a caminar sobre un mar helado con sus trineos y sus perros. La comida menguaba, pero sobrevivieron al convertirse en avezados cazadores de los animales que se cruzaba en su camino, especialmente focas y pingüinos. La plataforma de hielo sobre la que caminaban vagaba sobre el mar hasta que la temperatura subió y en marzo de 1916 comenzó a resquebrajarse.



Por ello, el 9 de abril tuvieron que embarcarse en sus botes con la intención de alcanzar algunas de las pequeñas islas de la costa antártica. Para ese momento ya se habían comido a sus 79 perros. Tras 7 días y noches sin dormir en las que lucharon con los bloques de hielo y con tormentas pudieron alcanzar tierra, concretamente la deshabitada isla Elefante.

Ocho días después, Shackleton tomó 5 hombres y el mejor de los botes, de 7 metros, y se dirigió a la isla de Georgia del Sur, situada a nada menos que 650 millas náuticas. Tras enfrentarse a un mar embravecido, en uno de los lugares más peligrosos del planeta y con grandes dificultades para orientarse, consiguieron alcanzar su objetivo 16 días después. Este viaje fue calificado como “sin rival” en la historia de la navegación. Sin embargo, pusieron pie en la parte deshabitada de la isla, por lo que sin otra opción, Shackleton la cruzó con dos de los hombres en 36 horas, con la particularidad de que el terreno era inexplorado, montañoso y lleno de glaciares. Por fin, llegaron al otro lado, a la bahía de Stromness donde estaban las bases balleneras. Los marinos de la isla rescataron al día siguiente a los tres hombres que se habían quedado en el bote.



No obstante, aún se tardaron 4 meses en rescatar a los 22 hombres que permanecían en la Isla Elefante, pues las malas condiciones meteorológicas frustraron 3 intentos. Finalmente, el 30 de agosto de 1916 el buque chileno Yelcho, con Shackleton abordo alcanzó la isla. Todos sobrevivieron.

Características de un líder

La expedición de Shackleton afrontó numerosas situaciones que parecían fatales. Pero, en cada ocasión jugaron sus cartas y salieron adelante. Parte de su éxito se debe a la suerte, es cierto, porque, por ejemplo, una ola de 16 metros podía haber acabado con ellos en el camino a la isla de Georgia del Sur. Pero, también hay que reconocer el mérito de Shackleton y su liderazgo, que en situaciones extremas consiguió llevar a sus hombres hacia delante. ¿Qué lecciones podemos extraer?



Si el escenario cambia, sé flexible con los objetivos. El barco en el que veníamos acaba de ser aplastado por el hielo. El plan inicial, cruzar la Antártida, queda descartado. No hay rescate posible.Nuevo objetivo: hay que regresar. Actualmente, muchas empresas se ven sacudidas por un escenario nuevo en el que la desaceleración golpea sus resultados, lo que se traduce en un cambio de objetivos. Como dice Antonio Catalá, creador de AC Hoteles, “tienes derecho a meter la pata.Pero, si te equivocas, hay que sacar la pata cuanto antes”. ¿Qué se ha de hacer cuando los objetivos empresariales se cambian? COMUNICAR el nuevo rumbo al equipo. Si la idea sólo permanece en la cabeza del líder, el equipo no reaccionara bien pues considerara que la decisión es una imposición. El líder ha cambiado su visión, a la luz de las nuevas circunstancias, y suya es la misión de volver a hacer creer al equipo en ella.

El discurso equilibrado. En las situaciones de crisis, Shackleton habla con su tripulación y les transmite “ideas fuertes”. No se deben de alarmar por la pérdida del barco, pues con trabajo duro y una cooperación leal serán capaces de volver. El discurso sirve para devolver la calma y la confianza, a través de una exposición realista de los hechos. Shackleton adoptaba siempre un tono sincero y resolutivo, lejos de los histrionismos.

El líder guia con su ejemplo. El trabajo más pesado corresponde al líder. Él los metió en la aventura y él los sacará. Él encabezará todas las partidas del rescate. Además, cada vez que había problemas Shackleton re-dirigía el esfuerzo de sus hombres a tareas cercanas, para evitar el desfallecimiento moral. Levantar un campamento, salir a cazar, arrastrar el equipo una milla por el hielo... Objetivos a corto plazo, fáciles de conseguir, pero, sin olvidar el objetivo a largo plazo, volver. Además, sus declaraciones y sus acciones posteriores eran coherente. Por ejemplo, tras recordar a sus hombres que cualquier peso superfluo les restaría posibilidades de sobrevivir, se abrió la parca, sacó una pitillera de oro y la dejó caer sobre la nieve, abandonándola.

Pensamiento en positivo. Podemos. La fortaleza mental y la paciencia son dos características básicas de todo líder. Cuarenta grados bajo cero, a más de 1.000 millas de toda civilización, las reservas de comida se agotan.

Todo eso y mucho más, pero, Shackleton no sucumbe. Sigue pensando en positivo. Tim Gallwey, ex capitán del equipo de tenis de Harvard y hoy consultor, explica en su libro “The inner game of work”, “El partido interior del trabajo”, que en una situación de crisis se juega un partido contra uno mismo “contra obstáculos de concentración, nerviosismo, dudas sobre uno mismo, auto-sabotaje... en resumen, se juega para superar los viejos hábitos de la mente que inhiben o bloquean la excelencia del jugador”. Shackleton no pierde el tiempo en auto-cuestionarse. Está convencido de sus posibilidades y lucha solamente contra elementos externos, ya por sí suficientemente duros.

Para acabar, un consejo. Si en esta coyuntura económica sienten miedo ante lo que se avecina, imaginen lo que debieron de sentir los tripulantes del Endurance la noche que escucharon desde sus tiendas el crujido de las tablas de su barco cuando las placas de hielo lo partieron. Piensen en su situación y compárenla con la suya. Si todavía no se sienten aliviados, imaginen lo que Shackleton les diría... Y háganlo.
---

La Tercera -
16/03/2011 - 10:25

Artista nacional reproducirá el aviso de Shackleton en la Antártica

Fernando Prats rendirá un homenaje al explorador británico para la Bienal de Venecia.
El artista nacional Fernando Prats viajará a la Antártica, con el objetivo de reproducir, con luces de neón, el aviso que hace 100 años publicó el explorador británico Ernest Shackleton en el diario londinense The Times: "Se buscan hombres para viaje arriesgado, poco sueldo, frío extremo, largos meses de oscuridad total, peligro constante, regreso a salvo dudoso, honor y reconocimiento en caso de éxito".

Prats zarpa hoy desde Punta Arenas hasta Isla Elefante, con el objetivo de exhibir sus resultados en la Bienal de Venecia, una exposición de arte contemporáneo que se celebra en la ciudad italiana. Prats registrará su propia aventura mediante fotos y videos HD, con los que creará la obra Gran Sur, que expondrá en Venecia.

Según el artista chileno, la motivación tras su viaje es la hazaña de Schackleton, quien llegó hasta la Antártica con la misión de recorrer el polo sur caminando. "Su hazaña habla de una capacidad de liderazgo inédita", comenta el artista mediante un comunicado. Agrega que "esa misma energía que tuvo Shackleton al plasmar este anuncio, es lo que quiero llevar e instalarlo en Isla Elefante y, con ello, generar una nueva historia para este anuncio".

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada