sábado, 22 de enero de 2011

El desconocido mundo del dibujante Vicar

http://www.emol.com/
domingo 16 de enero de 2011


ILUSTRACIÓN Embajador cultural de Chile:



Reconocido como el ilustrador que más historias del Pato Donald ha dibujado en el mundo, hoy Chile lo recuerda por sus célebres creaciones publicadas en las revistas Barrabases, Pingüino, Topaze y otras. A sus 76 años continúa trabajando para editoriales europeas, sin olvidar a su querido personaje el Huaso Ramón. La Dirac publicará un libro con una selección de su obra gráfica y se prepara una muestra con sus creaciones que viajará por el extranjero.



Maite Armendáriz Azcárate

Quevedo, Paquita, Hipólito y Camilo, Viejo verde y el siempre atento Huaso Ramón, son sólo algunos de los personajes a los que da vida Víctor Arriagada Ríos, más conocido como Vicar. Así firma sus célebres historietas y así hoy le reconocen en toda Europa. Son sobre todo los niños y adolescentes su público más querido, porque este hombre nacido en Chile en 1934 es quien más ha dibujado al Pato Donald en el mundo, desde que en la década del 70 descubre sus talentos la industria de entretenciones Disney.

Desde la electrónica al dibujo

-¿Qué sucedió para que, siendo estudiante de electrónica en la Universidad Técnica se dedicara, en cambio, a dibujar?

"Éramos compañeros con Jimmy Scott y como los dos jugábamos Rugby, dibujábamos unos anuncios en el pizarrón avisando los próximos encuentros en el Country Club para que nuestros compañeros nos fueran a hacer barra. Después seguimos haciendo caricaturas, y en ese campo Jimmy descolló, y es hasta hoy insuperable".

Recuerda que nunca le gustó lo que estudió y siempre se mantuvo atento a la oportunidad de dibujar.

"Incluso trabajamos con Jimmy en el diseño de un stand en una exposición de agricultura de la Quinta Normal, y juntos participamos en la exposición de dibujantes organizada por el Círculo de Periodistas. Nos fue bien, ganamos el premio revelación. También participaba Pepo, pero a nosotros nadie nos conocía"

-Germán Becker fue su primer jefe a finales de la década del 50.

"Si, comencé colaborando en el suplemento infantil Mampato que publicaba cada miércoles 'El Mercurio'. En esos años lo dirigía Germán Becker, que luego se hizo cargo de la campaña de Eduardo Frei Montalva".

-¿Qué relación guarda ese suplemento con la posterior revista Mampato?

"Tuve allí el encargo de trabajar con un pequeño caballito (Mampato) probablemente idea de Germán Becker. De hecho, el suplemento se llamaba Mampato y la historia de cuatro viñetas era la mascota que le daba el nombre. Esto debe haber sido más o menos en enero de 1957. Entiendo que el nombre de la revista Mampato (de 1968) deriva de aquí".

-¿Qué más le tocaba ilustrar en ese suplemento mercurial?

"Desarrollé el personaje (universal) de Pedro Urdemales que más tarde derivó en el Huaso Ramón. También hacía varias ilustraciones dedicadas a la publicidad. Entre ellas graficaba las andanzas de tres chicas que personificaban a tres bebidas y que hacían de las suyas."

Recuerda que ya en 1954 Guido Vallejos crea la revista Barrabases:

"En ese medio, inédito para esos años, todos los dibujantes vimos una fuente de trabajo. Entre ellos estaba Themo Lobos, que luego se hizo grandioso. Yo le tenía mucha envidia, pero él también me la tenía", (se ríe).

En Barrabases, Vicar crea a sus personajes Hipólito y Camilo, que sin parecerse físicamente hacían locuras al estilo de Laurel y Hardy. Pero tal vez el que le dio más dolores de cabeza fue Quevedo, un personaje no vidente que más tarde saldría por las páginas de El Pingüino:

"Me costaba hacerlo. El desafío era que no diera lástima y tuvo mucho éxito del público, me lo llevé a Barcelona. Después, desde Chile, Guido Vallejos me pidió que le hiciera para esa misma revista una pilucha. Aunque las mujeres me encantan, no le veía mucho asunto a ese tipo de personaje". Eran los tiempos en que cada 10 días enviaba a Chile sus colaboraciones por avión. "Tenía mucho trabajo", asegura.

En Barcelona nace Don Ramón

-¿Por qué decide irse a Barcelona en 1960, si en Chile ya había desarrollado una carrera como dibujante?

"Aquí se me agotaba el espacio y tenía muchas ganas de salir. Empecé con mi agente a pinchar distintos trabajos en toda Europa. Y tal vez por añoranza de mi patria nació allá el Huaso Ramón que tantas satisfacciones me ha dado".

Este personaje representa al arquetipo del huaso pícaro que vive en el campo con Clorinda, su mujer, su pequeño hijo Carmelo, su compadre Beñeño, el perro Cantimplora y su querido caballo Lucero. Don Ramón, viaja a Santiago de continuo, vibra y comenta el acontecer nacional. Por la cantidad de seguidores, en 1988 la Editorial E.M.E. publicó dos números en que se recopilan algunas de las mejores historias de este personaje.

-¿El Huaso Ramón lo acompaña hasta hoy?

"La gracia mía es que hago de todo. El gran valor de Ramón es que es muy bien comportado. Siempre copiado, nunca igualado".

Agrega que en una oportunidad descubrió que le habían copiado un guión "donde el protagonista era Condorito, en vez de don Ramón". "Me quejé con Pepo y él se disculpó, diciéndome que a esas alturas le traían las ideas y si las encontraba buenas, las publicaba. Ya murió mi amigo querido, éramos muy unidos, trabajamos mucho tiempo en la misma oficina cuando ya Zig-Zag había comprado la revista Barrabases".

A lo largo de sus más de 50 años de carrera, Vicar también cultiva "el humor de color", como él llama a esas historias en que aparecen chicas más livianas de ropas. En Barcelona crea su serie Bang, Bang, Sam que junto a su producción de humor erótico Once Upon a Time, se publican en Europa por más de 10 años.

-¿Qué le significa incursionar en este ámbito más diferente?

"Bang, Bang, Sam también la hice para la revista chilena Pingüino, su protagonista era un tipo de cowboy con un humor mudo, lo que le dio mucho vuelo universal. Efectivamente, yo publicaba hasta detrás de la Cortina de Hierro y gozaban con esas anécdotas", afirma.

-¿Qué recuerdos guarda de los grandes amigos que cultivó en el círculo de ilustradores con los que compartía un quinto piso en el centro de Barcelona "

"Hasta ahora lloramos cuando nos vemos, nos tratamos de 'vieja', con cada uno de esos grandes ilustradores con los cuales trabajamos en forma tan unida".

Uno de ellos era Joan Marti, conocido como Petrus, "un hombre que expone normalmente en Nueva York". También estaban Fernando Fernández, Marcel Miralles. "Asimismo, cultivé una gran amistad con otros conocidos dibujantes como Jordi Gines (Gin), Albert Rué y Paco Macian, con quien fui cocreador entre 1964 y 1966 de la película de dibujos animados 'El Mago de los Sueños', filme que mostraba las andanzas de la conocida familia Telerín".

El Pato que sigue sin pantalones

En 1970, en los momentos en que Vicar publica varias de sus series en Chile como en Europa, le llega un ofrecimiento de Disney internacional para realizar el Pato Donald.





"Al comienzo me dejaron un guión de seis páginas, lo dibujé y les gustó: luego me dieron otro y así comenzó un trabajo fluido que me llegó de la mano de este mítico personaje. Vi entonces que era un buen momento para regresar a Chile, porque este trabajo lo podía hacer desde aquí. En todos estos años, he logrado desarrollar una producción impresionante que me valió el apodo del hombre que ha dibujado más Pato Donald en el mundo. Ya debo haber realizado más de12 mil historias ilustradas"

-¿Es efectivo que le otorgó este reconocimiento el propio Carl Barks, historietista y guionista creador del Rico McPato o Gil McPato y los Chicos Malos, entre otros?

"Es así y cuando el viejo Barks me lo dijo en una inolvidable gira, yo le contesté: Si yo dibujara al Pato mejor que usted, me retiro, porque esa es mi meta. La idea que yo tengo es conservar al Donald de siempre. Es imposible cambiarlo, es como si quisieras hacer una película de Chaplin y la realizas en color".

-Entre los años 2002 y 2009 sus historietas protagonizadas por Donald Duck fueron editadas en la exclusiva serie Hall Of Fame. ¿Le parece un reconocimiento a tantos que en forma anónima trabajan para Disney?

"Hay ciertas cosas que podrían funcionar de otra manera con muy poco esfuerzo por parte de estas grandes empresas. "

Se trata de grandes editoriales con sede en toda Europa: "La de Finlandia editó en octubre pasado una revista especial con una selección de mis mejores historias ilustradas, donde además aparece el Huaso Ramón".



En Europa Dibujo que envió Vicar para una edición especial publicada recientemente en Finlandia que destacó su trayectoria dibujando a Donald.

Agrega que su editor finlandés que vino a Chile le pidió que le hiciera una ilustración con tema libre, para anexar en ese número. "Le gustó tanto que me pagó mil euros por ella y más encima me compró el dibujo original", comenta.

-¿Qué es lo que más le gusta de este oficio?

Me impacta comprobar el cariño de los niños. En una de mis últimas giras por Finlandia por ejemplo se me acercaron cerca de quinientos jóvenes que deseaban que les firmara una revista con mis dibujos. Ese país tiene integrado el Pato Donald y los niños aprenden a leer en esas historietas con la ayuda del dibujo. Sólo hace dos años en Finlandia -con poco más de 5 millones de habitantes-, se vendían por suscripción 340 mil ejemplares de Pato Donald". En cada revista, Vicar publica una a dos historias dibujadas por él.


Para sacarles el sombrero : Ramón junto a Clorinda y el pequeño Carmelo.

Homenaje desde Chile y hacia el mundo
A sus 76 años, cuando todavía Vicar continúa creando, la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, DIRAC, desea homenajear la trayectoria de este chileno que se ha destacado a nivel mundial. El proyecto contempla publicar un libro que recopile su historia creativa como ilustrador. Asimismo se realizará una exposición itinerante con algunas de sus obras seleccionadas, que si bien partirá como una retrospectiva en un importante centro cultural santiaguino luego se presentará por diversos países con el apoyo de las embajadas de Chile en el exterior".

Vicar sigue trabajando en nuevos proyectos en estos días. A través de sus contactos con Holanda, ha propuesto realizar una relevante serie de humor con la vida de Van Gogh, "a quien admiro mucho, incluso he pensado inventar un personaje que se llame Vincent", dice mientras saca de entre sus innumerables papeles que rodean su mesa de trabajo una ilustración en la que imperan el azul y el amarillo del célebre autorretrato del pintor sin su oreja.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada