sábado, 1 de enero de 2011

Iglesia Católica lanza sitio web que recolectará fondos para la reconstrucción de templos

http://www.emol.com/
viernes 31 de diciembre de 2010

Hoy comienza a funcionar la página :
http://www.fesolidaria.cl/

Las diócesis más afectadas por el terremoto del pasado 27 de febrero necesitan reunir US$ 174 millones. Para hacer uso del dinero recaudado, los obispos deberán presentar proyectos de restauración.



Pablo Tirado
Por 10 meses la Iglesia Católica prefirió guardar silencio sobre el tema. Pese a que gran parte de sus templos quedaron en muy malas condiciones, o derechamente destruidos, por el fuerte terremoto del pasado 27 de febrero, optaron por concentrarse en ayudar a las víctimas y entregar consuelo al país entero.



Pero el tiempo ha pasado y muchas iglesias y parroquias siguen todavía en el suelo, sin que existan los recursos para ponerlas nuevamente en pie. Consciente de esa situación la Conferencia Episcopal de Chile encomendó a monseñor Fernando Chomalí encabezar una Comisión Nacional de Reconstrucción que está trabajando para conseguir fondos. "Es importante decir que el primer responsable de la reconstrucción de su diócesis es el obispo, nosotros somos una instancia consultiva, articuladora y, sobre todo, generadora de recursos", cuenta el obispo auxiliar de Santiago.

La tarea que tiene por delante es compleja. De las 681 parroquias que conforman las 12 diócesis de la zona central del país, 335 necesitan ser reparadas. Esto, según estimaciones de la Comisión, asciende un total de US$ 174 millones.

La campaña de recolección de fondos tendrá como eje central la página web www.fesolidaria.cl, a través de la cual se recibirán aportes desde tarjetas crédito o vía transferencia a la cuenta corriente 1625-0 del Banco Santander. La novedad es que el sitio web ofrecerá la posibilidad de que los donantes decidan a qué diócesis quieren entregar su aporte.

Lo anterior no implica que los dineros les serán entregados inmediatamente a las parroquias, sino que los obispos tendrán que presentar proyectos para la restauración de los templos. "Nosotros le hemos pedido a los obispos que ellos determinen cuáles son los templos que urge reconstruir, de acuerdo a sus criterios. Ellos son los dueños de casa", dice Cynthia de Amesti, secretaria ejecutiva de la Comisión. Aunque las estimaciones más optimistas hablan de que todavía quedan unos 15 años para recuperar las edificaciones perdidas, en la comisión tienen fe y se han puesto como meta que en cinco años más el 90% de las comunidades estén operativas.

Más que oración

Ximena Schencke, asesora de la Comisión de Reconstrucción cuenta que inicialmente les pareció un sinsentido hacer una campaña de recolección, porque había mucha gente sufriendo, sin casas. "Nos propusimos no hablar de los templos, porque finalmente son eso, no vive gente adentro. Pero con el paso de los meses, la gente nos decía 'yo perdí mi casa, mis niños su colegio, mi marido su trabajo y más encima no tengo ni siquiera un lugar para ir a misa'", recuerda.

A su juicio, el impacto de las iglesias en las comunidades va más allá, pues, sin desmerecer su valor patrimonial, su importancia radica en que son un foco de ayuda social. De hecho, muchas cuentan con programas contra el alcoholismo, la delincuencia o de ayuda a las madres solteras. Por eso mismo, las comunidades están trabajando activamente para conseguir recursos.

Monseñor Carlos Pellegrin, obispo de Chillán, cuenta con orgullo cómo las distintas parroquias de su diócesis se han organizado y destaca especialmente a la localidad de Quillón que ya ha juntado $20 millones.

"Todas las semanas realizan distintas actividades benéficas", comenta. Además de localidades como San Carlos, Quirihue y Pemuco, el sacerdote también está encargado de la reconstrucción de la emblemática Catedral de Chillán, a la que todavía le falta la cruz monumental.

"La reconstrucción de los templos significa también la reconstrucción del espíritu de las personas. Representa la unión de las comunidades en torno a una misma causa", reflexiona.

US$ 174 millones suman los gastos necesarios para la reparación de las
335 iglesias afectadas.

88% de las parroquias de Rancagua resultaron dañadas por el terremoto. Es la diócesis que tiene más iglesias afectadas y requiere US$ 47 millones para la reconstrucción.

US$ 64 millones necesita la diócesis Santiago para reparar sus templos. A ella pertenecen emblemáticas construcciones con daños, como la basílica del Salvador.

Tinguiririca y la primera "capilla de emergencia"

La campaña de recolección de dinero para la reconstrucción de los templos afectados por el terremoto es la última de las iniciativas que la Iglesia Católica ha venido desarrollando para paliar la demanda por lugares de oración. Una de las primeras medidas que se implementó fue instalar 40 capillas temporales de emergencia, gracias al aporte de "Ayuda a la Iglesia que Sufre" (AIS).

También hubo zonas en las que el templo original fue demolido por completo. Pensando en ellas, SalfaCorp ofreció proyectos de parroquias para 200 y 400 personas. "Son soluciones definitivas, de gran calidad arquitectónica e ingenieril que van a estar al servicio de las diócesis", comenta monseñor Chomalí.

La primera de ellas se levantará en Tinguiririca, como modelo. Cada uno de estos proyectos tiene un costo cercano a los $40 millones, que son donados por SalfaCorp y a ello se le agrega el valor de los materiales y la mano de obra, que suma otros $70 millones. Estos últimos deben ser aportados principalmente por la comunidad. "Es importante decir que queremos respetar la dignidad de los templos. En algunos casos en que es imposible restaurar las iglesias hoy, nuestra alternativa es decirle a la comunidad: construyan ésta, mientras se consigue el dinero para restaurar la original", dice Ximena Schencke.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada