lunes, 24 de enero de 2011

En la ruta del Valparaíso mundial

http://www.emol.com/
lunes 24 de enero de 2011

Ni siquiera un terremoto de 8,8 grados fue suficiente para detener los trabajos en el Sitio de Patrimonio Mundial declarado por la Unesco en 2003. Revisamos cómo avanza la reconstrucción en sus puntos clave.

IÑIGO DÍAZ
"El corazón mismo de los porteños estaba herido al ver lugares importantes de su ciudad abandonados, obras emblemáticas por años detenidas o proyectos que nunca se concretaban", dice el alcalde de Valparaíso Jorge Castro, embarcado hoy en la tarea de reconstrucción patrimonial del puerto.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Valparaíso se sumó en 2003 al grupo de tesoros chilenos para el mundo: Isla de Pascua (1995), las iglesias de Chiloé (2000), las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura (2005) y el ex campamento cuprífero de Sewell (2006).

"La Unesco dio la investidura mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entregó US$ 25 millones y el Estado chileno, US$ 48 millones más. Es un financiamiento de US$ 73 millones al que se le debe dar un buen curso", dice Óscar Acuña, secretario ejecutivo del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), frente al nuevo informe periódico que se le debe presentar a la Unesco en 2013.



Según la Dirección Patrimonial de la Municipalidad de Valparaíso -que lidera Paulina Kaplán-, dentro de ese Sitio de Patrimonio Mundial hay más de mil inmuebles. Son 42 hectáreas desde la Plaza Aníbal Pinto hasta la Plaza Echaurren, que incluyen el Cerro Concepción completo y parte de los cerros Alegre, Cordillera y Santo Domingo, hasta la calle Blanco por el lado del mar.
"Entre el 20 y el 30 % de estos mil edificios han sido restaurados o están en proceso de restauración", señala Kaplán. Muchos de ellos son obras menores, como intervenciones de casas o pinturas de fachadas, pero de acuerdo con Mauricio Sánchez, arquitecto del CMN, "conviven muy bien con los grandes proyectos y las refacciones de los edificios emblemáticos".

El Palacio Baburizza es uno de estos íconos. El alcalde Castro lo califica como "la mayor de mis obsesiones". Otro es el "Puerto Viejo", que es como llaman en Valparaíso al Barrio Puerto. Allí se ubican la Iglesia La Matriz, los hoteles Garden y Reina Victoria y los edificios Atalah y Bachur. Este último, informa el edil, "ha sido completamente recuperado y habilitado para que lleguen mil estudiantes de la Facultad de Humanidades de la U. de Valparaíso este 20 de marzo".

A primera vista, ni el terremoto parece haber detenido el avance de los proyectos, aunque en algunos casos los obligó a un replanteamiento, como la Iglesia La Matriz."El foco de discusión es si al final del proceso, la inversión de estos recursos fue todo lo rentable que se esperaba", apunta Óscar Acuña.

"Para el Consejo de Monumentos ha sido muy frustrante ver que muchos estudios y proyectos sólo han llegado a etapas de maqueta. Y nos ha ocurrido muchísimo. Es una frustración. Uno de ellos fue el proyecto del Mercado Puerto (característica edificación ubicada cerca de la Aduana, y que reúne verdulerías y marisquerías típicas) que tenía recursos de $4.600 millones. Revisamos el proyecto, lo aprobamos, y al final tú ves que con el Mercado Puerto no pasó nada".

Subir y bajar: el problema de los ascensores
Han sido una piedra en el zapato por años en Valparaíso, pese a que están en cada postal de la memoria porteña. Son 16 ascensores distribuidos en nueve zonas típicas, de los cuales sólo cuatro están en funcionamiento, según el del CMN: Polanco, El Peral, Artillería y Concepción.

El viernes pasado, diversas organizaciones ciudadanas salieron a las calles a marchar en protesta por la paupérrima situación en que se encuentran los ascensores. Su objetivo es conseguir que sean administrados por el Estado y no por privados. Cinco pertenecen a la municipalidad.

"El Presidente Piñera ratificó la acción del Gobierno en la compra de los once ascensores restantes", dice el alcalde Castro y agrega que "una cosa es comprar y otra, restaurar. Eso será mucho más costoso".

Iglesia La Matriz



Ni siquiera se debe responsabilizar al terremoto. Los daños que mostró este templo ubicado en pleno Barrio Puerto y Monumento Nacional desde 1971, "son la evidencia de una falta de mantención que viene de años", señala Mauricio Sánchez. A fines de 2010 el CMN consiguió un financiamiento de $35 millones procedentes del Fondo de Emergencia de la Unesco. A ellos se sumaron $70 millones del Programa de Recuperación Urbana y Desarrollo de Valparaíso y otros $100 millones del Fondo de Reconstrucción del Patrimonio Material del Consejo de la Cultura. "Después del 27 de febrero no teníamos más que una iglesia dañada. Ahora tendremos estos recursos para recuperarla". Los trabajos se inician este semestre.

Hotel Terra Nostra
El edificio de arquitectura neoclásica de Esmeralda 978, a un costado de El Mercurio de Valparaíso, data de 1910 y fue la sede del Banco Hipotecario. Se está trabajando en su refacción desde hace más de un año y se espera entregarlo en junio. Ha tenido múltiples giros, desde banco a salón, hotel y restaurante, pero siempre prevaleció una condición de abandono parcial. Se convertirá en un hotel boutique. Las refacciones a cargo del arquitecto Elías Cancino respetan la composición original, acentuando sus vigas de pino oregón de 200 años, y la recuperación de la cubierta, la cúpula y la techumbre, entre otros elementos.

Edificio La Spezia
El bohemio común lo conoce como La Piedra Feliz, porque desde 1994 funciona como uno de los locales más visitados del puerto. Ese bar se ubica en un edificio de 1920, "que fue propiedad de la familia que le dio el nombre al inmueble: La Spezia", dice Daniel Morales, el arquitecto a cargo de los trabajos de recuperación. La inversión de US$ 1.200.000 permitió recuperar la fachada de calle Errázuriz 1054, las molduras que derribó el terremoto, la escalera interior, la caja del ascensor y los refuerzos estructurales. "Además construimos un quinto piso moderno, que tendrá un salón y un nuevo restaurante. Este diseño hace que convivan la arquitectura tradicional de Valparaíso y la moderna", agrega.

Estación Puerto




Este símbolo de Valparaíso de 1937 tendrá una nueva cara a fines de 2012. Es uno de los proyectos de reactivación más completos, dinámicos y costosos de la historia: US$ 50 millones. Combinará espacios tradicionales con modernos y funcionales diseños arquitectónicos. "Los trabajos se reanudaron tras un paréntesis por problemas de financiamiento (2006). En este momento se está arreglando la estación del tren", dice Paulina Kaplán. "Hoy puedo decir que está el 55% de la plataforma comercial lista. Para el próximo verano tendremos un hotel de 184 habitaciones de la cadena Accor, estacionamientos subterráneos para 300 vehículos y una importante instalación de supermercados", señala el alcalde Castro.

Edificio Luis Cousiño
Con su forma de punta de diamante entre las calles Blanco y Errázuriz, durante años representó el deterioro de la arquitectura y el abandono de la historia. Así se ganó el apodo de "La Ratonera". Pero ahora está ad portas de una reinauguración que le hará recordar el brillo que tuvo en 1881. "Allí se va a instalar la Escuela de Restauración de Duoc, además de un teatro (para 270 personas). Tiene arquitectura moderna, pero respeta el exterior original", dice Mauricio Sánchez. La inversión bordeó los US$ 10 millones. "El 27 se le entrega a la ciudad", asegura el alcalde Jorge Castro.

Palacio Baburizza


Obra maestra del Cerro Alegre . Baburizza recibió visitas el fin de semana.

La reapertura parcial del Palacio Baburizza, el sábado al mediodía, corrió como reguero de pólvora. Unas 500 personas recorrieron ayer el edificio y admiraron las 40 obras de la Colección de Pintura Europea del empresario salitrero Pascual Baburizza.

El museo permaneció cerrado 13 años, debido a los daños que presentaba, principalmente por la acción de termitas. El palacio, de dos mil metros cuadrados, junto al paseo Yugoslavo del Cerro Alegre, necesitó una inversión de $132.740.871.

"Los primeros visitantes fueron los vecinos del Cerro Alegre, pero poco a poco comenzaron a llegar turistas extranjeros", contó Carlos Oyarzún, guía del museo.

Paulina Escobar viajó por el día a Valparaíso y supo por casualidad de la reapertura: "Realmente valió la pena venir, no sólo por las pinturas, sino también por el entorno. Es un lugar precioso".

También de paso por la ciudad, Marcela Carrasco se sorprendió: "Tuvimos la suerte de encontrarnos con el palacio funcionando de nuevo. Es un atractivo que todos deben conocer". El italiano Michele Leona dijo que el palacio le pareció un recorrido por la Europa del Este del Siglo XIX: "Me sugirieron un paso por Nápoles".

APLAUSOS

Turistas celebraron reapertura tras 13 años. El palacio habilitó parte de sus dependencias.
---

www.emol.com
Fecha: 22 de febrero de 2011

Como parte del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, el histórico palacio Baburizza abrió sus puertas con una exhibición de pintura europea.


El Palacio Baburizza reabre sus puertas

"Después de 13 años, el público podrá volver a visitarlo y recorrer, por ahora, las cinco salas de su primer piso, y a fines de este año esperamos que la totalidad del museo", dijo Miguel Flores, subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo, durante la ceremonia de reapertura del Palacio Baburizza, ubicado en el Paseo Yugoslavo de Valparaíso.
La que fuera propiedad del empresario croata Pascual Baburizza, y que desde 1971 es museo municipal, muestra una nueva cara. Sus pisos fueron pulidos y vitrificados, se instalaron alfombras, se arreglaron puertas y ventanas y se repusieron la quincallería y cerrajería, pintura y barnices. Declarado Monumento Histórico en 1979, por estos días exhibe una colección de
pintura europea.




---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada