lunes, 14 de noviembre de 2011

Negocio de abarrotes de Ñuñoa funciona igual desde 1930.

Lunes 14 de Noviembre de 2011
www.lacuarta.cl

Hasta las botellas tienen arrugas en el Viejo Almacén

Por Romanet Montoya G. | 14.11.2011



Con más años que el curita que bautizó a Peter Rock, "El Viejo Almacén", de Ñuñoa, sigue atendiendo a su fiel clientela como lo ha hecho por más de 81 años.

Su dueño, el italiano Félix Buschiazzo (104), inauguró el local de calle Salvador 2.602 con el estilo de los emporios de antaño: dispensador de aceite, máquina registradora y cajones para los porotos.

Según su nuevo administrador, el argentino Nicolás Corrado (34), hasta los muebles que sirven como mostrador para los abarrotes y el mesón principal tienen arrugas.

"Los muebles fueron fabricados en pino obregón y encargados a Italia, y llegaron a Chile en barco en 1924. El local, construido en adobe, se armó a la medida de los muebles cuando éstos ya habían desembarcado", describe Nicolás.

Félix, junto a su esposa Sabina (102), atendieron el almacén hasta los 95 años, cuando se les vinieron los años encima. Ahí decidieron retirarse para disfrutar lo que les queda de vida y arrendar el local con los muebles incluidos.

Según el Nico, ninguno de los dos hijos del matrimonio quiso hacerse cargo del negocio. "El mayor, que tiene 85 años, vive en Italia y el menor, de 80, está radicado en Concepción y a veces viene a visitar a sus padres", cuenta el argentino.

"Cuando los abuelos dejaron el negocio, el local pasó de mano en mano por varios años, pero estos nuevos dueños no lo cuidaron ni tampoco se preocupaban de la clientela. Abrían de vez en cuando, en cualquier horario y si es que abrían", cuenta Nicolás.

El trasandino se enteró que el almacén estaba disponible cuando aún vivía al otro lado de la cordillera. Entusiasmado con la oportunidad, en enero de este año abandonó su trabajo, su casa y su novia en Buenos Aires y se vino a arrendar el "Viejo Almacén".

"Estuve 3 meses trabajando en la restauración y recién en marzo pude abrir", cuenta.

El trabajo le quedó tan bien, que el negocio tiene una apariencia muy similar a la que tenía hace 81 años. Por lo mismo ha sido protagonista de 5 comerciales publicitarios.

En marzo también se trajo a su novia, la bella Melina (21), que lo acompaña en la atención de clientes.

"Nos conocimos hace tres años y vivimos juntos desde que llevábamos 20 días de noviazgo... no nos íbamos a separar por causa de la distancia", precisa Nicolás.

MODERNIDAD

Actualmente el local lleva 8 meses funcionando y tiene habilitada una cocina, donde preparan pizzas, pollos asados y papas fritas.

Además ofrecen los clásicos abarrotes y una amplia variedad de licores.

"Atendemos todos los días de 9 de la mañana a 11 de la noche, y los fines de semana hasta la 1 de la madrugada", cuenta Melinda.

"Nos ha ido bien con el negocio, a la gente le gusta el local y también nuestra atención, por eso nos pefiere", remacha Nicolás.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada