viernes, 3 de junio de 2011

Con el cierre del café Samoiedo, Viña pierde a uno de los últimos íconos de la calle Valparaíso

www.emol.com
3 de junio de 2011



Local será ocupado por empresa de telefonía y sus dueños esperan abrir sucursales:
Con el cierre del café Samoiedo, Viña pierde a uno de los últimos íconos de la calle Valparaíso

Por casi 60 años ha sido el tradicional lugar de encuentro de los viñamarinos en la vía que albergó a los principales establecimientos comerciales. Asiduos clientes hoy lamentan su término.

AUDÉNICO BARRÍA


LUGAR DE ENCUENTRO.- El café Samoiedo, ubicado en la calle Valparaíso, entre la Plaza Vergara y Quinta, ha sido un lugar tradicional de encuentro de los viñamarinos. El cierre del local al final de este mes es considerado una gran pérdida para la ciudad.
Foto:CRISTIÁN BUENO


UN LOCAL CON TRADICIÓN.- La fotografía corresponde a los años 60, y adorna una de las paredes del segundo piso del Samoiedo, como testimonio de un esplendoroso pasado.


CALLE VALPARAÍSO.- El municipio ejecuta obras para mejorar la calle Valparaíso, decaída luego que el comercio emigró a otros sectores

El periodista y dibujante Renzo Pecchenino, Lukas, señala en su libro "Apuntes viñamarinos" que la calle Valparaíso, otrora eje comercial de la Ciudad Jardín, era "una especie de vitrina para ver y ser visto". Hoy, esa vitrina se cae a pedazos tras la instalación de centros comerciales en el área norte y ahora en el sector oriente de la ciudad.

Uno de los últimos íconos de la calle Valparaíso ha sido el tradicional café Samoiedo, en donde durante los últimos 60 años se concentró la tertulia de los viñamarinos.

Por eso la noticia de que a fin de mes cerrará sus puertas ha sido profundamente lamentada por sus más variopintos clientes.

El café funciona desde 1957 a cargo de la familia Aste, aunque lo fundaron los hermanos Romeo y Dino Samoiedo, que le dieron el nombre que el local conserva hasta hoy.

Gianfranco Aste, su actual dueño, no quiere referirse al cierre del local, y sólo señala que se trata de una decisión de negocios. Advierte que mantendrá el local que funciona en la galería continua al tradicional café y que estudia abrir sucursales. El local será ocupado por las oficinas de una empresa de telefonía.

Los viñamarinos no quedaron indiferentes al cierre. La alcaldesa Virginia Reginato lo califica como una gran pérdida, pero advierte que "entiende la decisión empresarial".

Para Marcos Angulo, presidente de la Cámara de Comercio de Viña, el cierre del Samoiedo es la expresión de los cambios que ha sufrido la ciudad. "Las instalaciones del mall han ido trasladando el comercio y han significado el fin de locales tradicionales como éste", explica.

Respecto de la decadencia que ha experimentado la calle Valparaíso, la edil señala que "las ciudades evolucionan" y que se están haciendo inversiones para que el comercio detallista que hoy ocupa esa calle "enfrente de mejor manera los cambios". Así se refiere a los trabajos de hermoseamiento que se realizan en la calle.

Para la ex alcaldesa y actual concejala Eugenia Garrido es también "una pérdida importante, porque allí hay historia, allí se generaron muchas ideas de ciudad, pero las ciudades se modernizan y cambian".

Más doloroso resulta el cierre para una decena de ex funcionarios de las FF.AA., que todos los días, de lunes a viernes, se reúnen puntualmente a las 11:30 horas en el local y están allí hasta las 13:00 sólo para conversar. Ellos constituyen la "mesa de los capitanes". Édison Pérez, uno de los más antiguos, señala que se reúnen hace más de cuatro décadas, "desde cuando éramos guardiamarinas. El secreto ha sido no hablar de política ni de religión".

También es doloroso para Renato Quiroz, que ya cumplió 49 años trabajando ininterrumpidamente como garzón. "Llegué en 1962, cuando tenía 18 años de edad, y he visto pasar por estas mesas a generaciones de viñamarinos y a algunos clientes permanentes que han ido envejeciendo como yo", señala con nostalgia.



Ya no será lo mismo ir al centro de la Ciudad Jardín
José Alfredo Fuentes,
cantante


"Es una lástima el cierre. Estuve allí muchas veces con amigos y siempre fue un lugar de encuentro. Debieran cuidar más esos locales tradicionales para los viñamarinos".

Ginette Acevedo,
cantante


"He ido al Samoiedo desde cuando iba a veranear a Viña o a Concón e iba con mi hermana a tomar helados. Es una pena grande que se vaya perdiendo la historia".

Virginia Reginato,
alcaldesa de Viña del Mar


"Como viñamarina lamento que este tradicional local cierre, pero también entiendo que tanto los territorios como los lugares cambien con el tiempo".

Alfredo Valenzuela,
cliente


"Hace 20 años que vivo en Viña y siempre he venido a desayunar, porque su pastelería es muy buena, igual que las medialunas. El cierre nos privará de un buen café".

---
http://www.latercera.com/
viernes 3 de junio de 2011





---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada