jueves, 24 de febrero de 2011

Museo de Historia Natural el terremoto es también una oportunidad

http://www.emol.com/
Fecha: 24 de febrero de 2011

"Queremos prolongar su vida por cien años más", dice su director acerca del plan de reconstrucción proyectado a ocho años. En 2012 abrirá su primer nivel.




"Será un trabajo quirúrgico", dicen en Dibam con respecto a la incorporación de refuerzos estructurales modernos en una lógica de arquitectura decimonónica.

IÑIGO DÍAZ



Las curiosidades sísmicas indican que con el 27-F, por ejemplo, se quebraron más platos en una casa cualquiera que piezas en el Museo de Historia Natural. Apenas 12, de un total de un millón 500 mil unidades. "Es que después del terremoto de 1985 aprendimos la lección. Esa vez las colecciones sufrieron graves daños. Ahora estábamos preparados", comenta Magdalena Krebs, directora de la Dibam.

Por el contrario, el edificio de 1875 que las alberga se convirtió en el más dañado de toda la red Dibam. Según los ingenieros estructurales y arquitectos que comenzaron los trabajos de revisión el 25 de enero, el hall central del museo, donde se ubica el esqueleto de ballena, no se desplomó únicamente gracias a los ocho contrafuertes de hormigón recién descubiertos que sostienen sus pilares.



Esta semana comenzaron los trabajos de recuperación de su principal espacio, con la instalación de doce pilares como refuerzos estructurales (ver infografía), que tomará seis meses, con un costo de 130 millones de pesos. Reabrirá su primer nivel a más tardar a mediados de 2012.

"El edificio soportó seis sismos de más de 7 grados, y éste fue el que le dio el golpe de gracia. El terremoto provocó mucho daño, pero también se presentó como una oportunidad: era el minuto para el Museo de Historia Nacional", señala Krebs.

El plan de reconstrucción completo está proyectado a ocho años. "Con esos arreglos queremos prolongar su vida por cien años más", dice el director, Claudio Gómez. Los trabajos iniciales ayudarán a mantener activo un museo de alta convocatoria, hasta que deba cerrar por los últimos tres años de ese proyecto.

La idea es abordar no sólo las deficiencias arquitectónicas, sino también espaciales y de servicios, "como los que ofrecen los principales museos del mundo", apunta Krebs. Se proyectan una sala multiuso, nuevos espacios para exposiciones permanentes y temporales, y la capacidad de recepción de muestras internacionales, que requieren climatización y vigilancia.

En 2010, con el museo itinerante en comunas y la estación del metro Quinta Normal, atendió a 436 mil usuarios, y en 2009, 404 mil. "Pensamos que se puede duplicar esa capacidad. Con un buen proyecto incluso podríamos recibir un millón de personas. Este es un museo muy querido por la familia, los niños y los escolares", dice Krebs. Está en lo cierto: después del terremoto recibieron muchos llamados preguntando por el gorila y la ballena.

Chile biogeográfico: luz al final del túnel
Una de las primeras reestructuraciones será la muestra "Chile biogeográfico", conocida popularmente como "el túnel", dado que ofrece al visitante un viaje a oscuras por el tiempo y la diversidad del territorio de norte a sur. El problema es que desde su inauguración, en 1982, no ha tenido mejoras sustanciales.

"El público se confundía, porque no hay ninguna señalética establecida, y lo que es peor, creía que estaba obligado a recorrerlo entero para llegar a la salida. Algunas personas huían del lugar", dice la funcionaria Bernardita Ojeda.

Son 250 metros de túnel, que, además, no tienen altura ni ancho suficientes (en su parte más angosta apenas considera 50 centímetros). Sobrepasa una cantidad tolerable de textos explicativos en vitrinas y dioramas, y mantiene una iluminación de tubos fluorescentes que incluso había dañado algunas piezas.

La empresa Recrea, que se adjudicó el proyecto (250 millones de pesos), se encargará del rediseño gráfico y espacial, con paneles desmontables y ensanchados del túnel hasta alcanzar los cuatro metros. Diav, en tanto, implementará una nueva iluminación, basada en los tipos de luz de las distintas zonas: a mayor latitud será más azul (y no verde como en el standard fluorescente), lo que permitirá una experiencia tan real como la observación de animales taxidermizados.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada