sábado, 2 de abril de 2011

Muros y techos vegetales llegan a casas y edificios residenciales

http://www.emol.com/
sábado 2 de abril de 2011

Prometen regulación térmica y aislación acústica:

Si bien aún son caras, las fachadas cubiertas de plantas o las azoteas convertidas en jardines en altura ya empiezan a aparecer en Chile. Expertos describen sus características y ventajas.

Paula Leighton N.


¿No tiene espacio para un jardín? Entonces, hágalo trepar por la muralla o llene de verde la azotea. Proyectos de este tipo están surgiendo en hoteles, edificios corporativos y centros comerciales de todo el país. Sin embargo, su aplicación en viviendas residenciales podría no estar lejana.

Por ahora las iniciativas surgen tímidamente y a pequeña escala: muros en terrazas, paneles verticales en balcones, pequeños jardines en techos de edificios o separadores de ambiente dentro de una casa. ¿La razón? Principalmente que el costo todavía es alto.



Un muro verde instalado puede costar entre 6 y 7 UF el metro cuadrado. Pese a ello, Vicky Rojas, presidenta de la Asociación Chilena de Infraestructura, asegura que el uso a nivel residencial irá en aumento. "A medida que se vaya masificando, el precio va a bajar, tal como ocurrió con las ampolletas de ahorro de energía que hoy son mucho más asequibles que cuando recién aparecieron".

Entre los principales atractivos de las fachadas y cubiertas verdes se cuentan "su aporte estético y principalmente el ahorro energético", dice Mariana Guzmán, ingeniero agrónomo de Eco Roofs.



Ives Besançon, arquitecto de Alemparte Barreda Asociados y a cargo del nuevo Hotel Intercontinental, agrega que además se beneficia el entorno: "Funcionan como un colchón acústico en la ciudad; al estar siempre húmedas mantienen la frescura a su alrededor y, además, evitan la radiación de calor hacia el exterior, lo que reduce el efecto invernadero".

Anatomía verde

Tres son las principales técnicas para armar un muro vegetal, dice Besançon. "Un sistema es el empleado en el edificio de Consorcio, donde se crea una segunda fachada con plantas en jardineras, que trepan por tensores. Otra son las plantaciones hidropónicas en paneles, como las del Parque Arauco y el Hotel Radisson de Concón. Un tercer sistema es el de paneles con tierra, que es el que usamos en el Hotel Intercontinental, donde las raíces de las plantas se van entrecruzando de manera que al ponerlos verticalmente no se caen". Estos dos últimos sistemas se afirman al muro dejando sólo algunos centímetros de separación para que la humedad no lo traspase.

Los paneles vegetales llevan en su interior sistemas de riego por goteo o por exudación "y pueden aprovechar el agua de lluvia o las aguas grises de duchas, lavamanos o lavadora", agrega Vicky Rojas.

Una de las consideraciones al elegir el panel es su peso. Cuando es tierra, con adición de materiales que nutren a la planta y mantienen la humedad, el peso puede ser de 80 kilos por metro cuadrado, dice Manuel Lobo, de Paisajismo Vertical. Incluso puede llegar a 125 kg/m {+2} , agrega Mariana Guzmán. "Por eso lo ideal es planificarlo en el proyecto de construcción, ya que una edificación construida podría no resistirlo", dice. Una alternativa, propone Lobo, es hacer una estructura tipo biombo delante del muro y colgar de ella los paneles.

Los sistemas hidropónicos son más livianos. "Como los nutrientes de la planta circulan junto al riego, esto permite que el espesor de nuestras paredes vegetales sea de 5 cm y el peso puede llegar a 35 kg el metro cuadrado", ejemplifica Manuel Feliú, de Verde 360, lo que permite adherirlo incluso a muros de volcanita, asegura.

Si se anima a cubrir de verde su casa, piénselo bien. "Tienen que gustarte las plantas, porque esto es como tener un perro: hay que mantenerlo y cuidarlo, o si no la fachada verde sencillamente se muere", advierte Besançon.

Incentivos y desincentivos
Un impulso a los techos verdes anunció la semana pasada la Municipalidad de Providencia. Analizan incentivos como autorizar más superficie a los edificios que instalen cubiertas vegetales. Pero Besançon confiesa aprensiones frente al uso residencial. "La gente no prende calefacción para ahorrar en gastos comunes, ¡imagínate si tienen que pagar por un jardín vertical!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada