sábado, 18 de febrero de 2012

Inaugurarán restaurante del Parque Forestal diseñado por Mathias Klotz


LA TERCERA EDICION IMPRESA
sábado 18 de febrero de 2012


El arquitecto encabeza, junto a su socia Lillian Allen, el proyecto de restauración y remodelación del Castillito, donde estará el local.
por Evelyn Briceñoi

Aunque en diminutivo, es un castillo y, por lo tanto, debía retomar la prestancia de antaño. Por eso, a mediados de 2011 la Municipalidad de Santiago llamó a licitación para recuperar el Castillito del Parque Forestal y esta semana la oficina de arquitectos de Mathias Klotz y Lillian Allen dio el vamos a los trabajos. Si todo resulta de acuerdo con los planes, las obras finalizarán el 23 de septiembre y este espacio reabrirá sus puertas completamente remodelado y con una brasserie (café-restaurante de ambiente más relajado) como principal atractivo.

Esta propuesta gastronómica irá en la estructura original del Castillito, que será restaurada. Incluso, los ladrillos que van en su interior serán sometidos a un complejo proceso de tostado para dejarlos con el color que tenían originalmente.

El café-restaurante ofrecerá desayunos, a partir de las 7.30 de la mañana, y almuerzos, desde las 12, "con menús del día, muy al estilo de las brasserie europeas", explica Lillian Allen, una de las arquitectas a cargo del proyecto.

Por las tardes, en el local habrá servicio de té. De noche, cena temprana, a partir de las 19.30 horas. "La idea es captar a los turistas extranjeros, que comen temprano, y cerrar a las 23 horas", añade Allen.
En el torreón del Castillito, en tanto, se planea abrir un espacio de difusión turística. Posiblemente, una cava de vinos.

A un costado de la edificación original se proyectará una estructura nueva. Se trata de un pabellón de acero, cristal, madera y piedra, mayormente transparente, en que se ubicarán una heladería, un café, una librería y un espacio para la venta de música.

Este último estará a cargo de la empresa argentina Music Brokers y la idea es convertirlo en un lugar "no sólo para comprar discos, sino también para disfrutar con tranquilidad de las melodías y del arte de las carátulas", dice su gerente general Federico Scialabba. Esta empresa también estará encargada de ambientar musicalmente el café-restaurante, de acuerdo al público y al horario. De esta forma, los comensales podrán acceder a nuevas tendencias musicales y después comprar lo que escuchen mientras comen.

Terraza al aire libre
El nuevo pabellón tendrá un segundo piso, en que estará la terraza al aire libre del café-restaurante.
Algunos vecinos habían manifestado al municipio su aprensión respecto de este último punto, porque consideran que ese segundo piso le va dar un sitial y una vista privilegiada a quienes accedan al local, versus los transeúntes que circulan a nivel de suelo.

"El Parque Forestal tiene una dimensión horizontal y con esta terraza creemos que eso se rompe", dice Ricardo Loebell, uno de los vecinos contrarios al segundo piso.
Lillian Allen explica que al proyectar el pabellón aledaño al Castillito han sido "extremadamente cuidadosos de crear un espacio discreto y poco invasivo. De hecho, la altura máxima de esta estructura no superará los cuatro metros, cosa que sí sucede con las bodegas que existen ahora".

Punto de encuentro
Según Allen, la idea que subyace al proyecto arquitectónico es rescatar este inmueble como un punto de encuentro para los santiaguinos, "como lo fue en su origen, al lado de la laguna que existía en el lugar".
Después de que la laguna se secó, en los años 40, tuvo varios usos, desde sede del Registro Electoral y jardín infantil, hasta oficina de Prevención de Riesgos de la Municipalidad de Santiago, función que cumplió hasta el año pasado.

"Queremos, además, compatibilizar los dos tipos de público que llegan al sector: de lunes a viernes, los vecinos, turistas y profesionales que circulan por aquí y que podrán tomar desayuno, almorzar o comer a alto nivel, pero a un precio razonable. Los fines de semana llegan las familias desde todo Santiago y éstas, por ejemplo, podrán disfrutar un helado mientras pasean por el parque".

El alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, dice que la intención del municipio es "hacer de este histórico edificio de 72 años de existencia un lugar único, de esparcimiento, encuentro y servicio para los vecinos y turistas, en el que se potencie también la cultura".
Asimismo, destaca que esta obra se inscribe dentro del plan de mejoramiento de toda esta zona y que incluye el adoquinado de calle José Miguel de la Barra, la revitalización del entorno de los museos de Bellas Artes y de Arte Contemporáneo, la restauración de la Fuente Alemana y la construcción de una nueva ciclovía en el Parque Forestal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada