jueves, 23 de febrero de 2012

Científicos reviven planta congelada de la Era del Hielo hallada en Siberia


Semillas fueron encontradas bajo 38 metros en la madriguera de una ardilla ártica que las usaba como alimento.

por F. Rodríguez
Hace 30 mil años, como parte de su comportamiento de sobrevivencia, una ardilla ártica guardó en su madriguera un puñado de semillas de Silene stenophyll, una especie de planta característica de la zona.

Hoy, un grupo de biólogos rusos se topó con este preciado botín alimenticio enterrado a unos 38 metros bajo tierra en la capa de hielo permanente (permafrost) de Siberia, con el que lograron una auténtica proeza científica.

Los expertos de la Academia de Ciencias de Rusia lograron germinar estas semillas, la planta más antigua que jamás se ha devuelto a la vida, superando un trabajo israelí, que en 2005 logró germinar semillas de una palma de 2000 años.

Stanislav Gubin, uno de los líderes de la investigación, señaló que el estudio ha demostrado que el tejido puede sobrevivir al hielo y preservarse durante decenas de miles de años. "Esto abre el camino para posibles resurrecciones de mamíferos de la Edad de Hielo. Si hay suerte, se podrá encontrar un poco de tejido de ardilla congelada y eso podría llevar a los expertos hasta el mamut", aventuró.

Trabajo en laboratorio
Aunque los expertos primero intentaron plantar directamente las semillas, el experimento no dio resultado. Entonces decidieron extraer el tejido placental, que tiene la habilidad de transformarse en cualquier parte de una planta, el que pusieron en placas de cultivo, y a partir del cual lograron revivir exitosamente la especie.

Tan exitosamente, que el ejemplar ahora produce flores y semillas, las que pueden ser utilizadas para obtener más ejemplares.

Además de poder replicar el proceso con otras plantas y en un futuro, con especies animales, los expertos también destacan la posibilidad de tener un ejemplar de Silene stenophyll tal como hace 30 mil años, sólo con pequeñas diferencias genéticas respecto de las especies que actualmente crecen en Rusia, diferencias que se expresan en la forma de sus pétalos o en el sexo de las flores.
Según los expertos, estos matices podrían dar pistas sobre cómo evolucionaron hasta nuestros días y cómo fue cambiando su ambiente a lo largo de los años.

Criobanco
En su trabajo, los científicos exploraron durante semanas unas 70 madrigueras de ardillas de esa época que se encontraban entre 20 y 40 metros bajo la superficie cubiertas por hielo.
Estas madrigueras eran usadas como refugio durante el invierno, por lo que las ardillas guardaban frutos y semillas para pasar la cruda temporada fría, creando con el tiempo un verdadero "criobanco" de miles de años con especies de la época.

Según los expertos, el hallazgo prueba que el permafrost se reafirma como medio para rescatar en perfecto estado animales o vegetales que ahora se encuentran extintos.

"Consideramos esencial continuar los estudios del permafrost en busca de genes de poblaciones ancestrales, vidas anteriores, que hipotéticamente han desaparecido de la Tierra", dijeron los científicos en un artículo publicado ayer por la prestigiosa revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences(PNAS).

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada