jueves, 16 de febrero de 2012

Reabren cuatro circuitos turísticos en alrededores de San Pedro de Atacama

Tras cierre por lluvias del invierno altiplánico:


Se trata del Valle de la Luna, Aldea de Tulor, Pukará de Quítor y Pozo Tres. Se sumaría El Tatio el fin de semana, si las condiciones climáticas lo permiten.



M. ROJAS Y V. FUENTES 
Las lluvias asociadas al "invierno altiplánico" ayer dieron una tregua a los habitantes y turistas de San Pedro de Atacama (II Región), lo que permitió reabrir cuatro de sus atractivos ubicados hasta 10 km del centro del poblado, aunque por ahora con horarios restringidos.

Estos fueron el Valle de la Luna -en su camino principal y el sector Tres Marías-, durante nueve horas; Aldea de Tulor, sitio arqueológico de más de 3 mil años de antigüedad, durante la mañana y hasta las 14:00 horas; y el Pukará de Quítor, antigua fortaleza militar indígena a la que se llega a través de la Cordillera de la Sal y el Valle de la Muerte.

También se reabrió el denominado Pozo Tres, una especie de piscina y vertiente natural ubicada junto a una carretera que conecta con Argentina y Bolivia. Esto frenó la partida de visitantes, que se había comenzado a registrar en los últimos días.

"Quería irme a Uyuni porque acá estaba todo cerrado, pero menos mal que mejoró el clima y por eso me quedé", dijo la turista francesa Corinna Lopes.

Sin embargo, se mantenían clausuradas las lagunas altiplánicas Cejar, Chaxa, Miscanti y Miñiques. También los géiseres de El Tatio, aunque el Gobierno evalúa reabrirlos este fin de semana si las condiciones climáticas lo permiten. Otros atractivos, como las Termas de Puritama, podrían tardar entre dos y tres meses en reabrir.

"No hay caminos intransitables, sólo con restricciones. Hoy (ayer) se amplió en dos horas el tránsito por los pasos fronterizos de Sico y Jama (Argentina)", informó Irina Salgado, directora regional de la Onemi.


Viviendas en Toconao
En Toconao, a 40 km de San Pedro, el aluvión del fin de semana dejó daños por $2.100 millones. Para prevenir que se produzcan tomas, desde ayer el Ejército y Carabineros resguardan los terrenos donde este fin de semana se levantarán 20 casas para los damnificados.

El trabajo está a cargo de 50 efectivos del regimiento reforzado "Tocopilla", que colocaron mediaguas en la Región del Biobío luego del terremoto del 27 de febrero de 2010.

"Se realizó un catastro que reveló que 600 de las 800 casas de Toconao están dañadas por las lluvias. Exigimos que sean reparadas con su diseño tradicional, con muros de piedra liparita, vigas de madera y techumbre de barro y paja", dijo Karin Zuleta, directora de la comunidad indígena Likan Antay del poblado.

Los damnificados suman 39 (todos en Toconao) y los afectados son 810 en la región. Ayer se agregaron a estos últimos diez agricultores, los únicos habitantes de Quillagua (250 km al norte de Antofagasta, en la provincia de Tocopilla), quienes perdieron todas sus cosechas (alfalfa, maíz) por la crecida del río Loa.

 Cónsul gestiona salida de los últimos chilenos en Machu Picchu El cónsul general de Chile en Lima, Alejandro Marisio, informó que la mayoría de los casi 200 turistas chilenos que estaban aislados en la zona de Aguascalientes, debido a derrumbes que interrumpieron la ruta alternativa a Machu Picchu, ya reiniciaron sus viajes, tanto hacia Chile como en dirección a Bolivia.
Otros 40 chilenos, precisó, aún no habían podido trasladarse por no contar con dinero para el pasaje de tren.

Marisio se trasladó hasta Aguascalientes para constatar los problemas que afectaban al grupo de rezagados, y hasta el cierre de esta edición realizaba gestiones para lograr el retorno los últimos turistas nacionales.

"Estoy tramitando que viajen durante la noche a Cusco. Para eso solicitamos a la empresa de ferrocarriles una rebaja de precios y que nos den los espacios suficientes, ya que los trenes están copados de gente", concluyó el cónsul.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada