martes, 24 de abril de 2012

Nicanor Parra recibió el Premio Cervantes en una ceremonia sin precedentes en España

 
El rey de España no estuvo presente debido a su operación a la cadera, y el antipoeta, por sus 97 años. Su nieto que lo representó en el acto pidió una prórroga del discurso de agradecimiento, y en su lugar leyó los antipoemas de su abuelo.  

Patricia O'Shea, desde Alcalá de Henares, y equipo de Cultura 
Muchas tradiciones se rompieron ayer en Alcalá de Henares. La entrega del Premio Cervantes siempre es presidida por el rey de España, pero esta vez el monarca debió marginarse por su reciente operación a la cadera. El galardonado, Nicanor Parra, no pudo asistir debido a sus 97 años, y en su lugar estuvo su nieto Cristóbal Ugarte, "Tololo". Muchos años antes, Parra rompió con otra tradición, la de la poesía misma, y eso fue lo que se premió ayer en Alcalá de Henares.

Una gran expectación causó en esta ciudad la ceremonia de entrega del Premio Cervantes a Parra, por lo que desde temprano llegaron hasta los alrededores de la universidad numerosas personas que querían ver, aunque fuera desde lejos, la entrada de los príncipes de Asturias y de los invitados de honor. Luego de atravesar varios patios -custodiados por guardias de seguridad- se llegaba al Paraninfo de esta antigua universidad, ubicada a unos 300 metros de la casa donde nació Miguel de Cervantes y Saavedra. Se trata de una sala relativamente pequeña, con grandes banderas que cuelgan de unas paredes altas.

El público aplaudió de pie
La sala estaba atestada de escritores, críticos, académicos, autoridades de ambos países y por supuesto la familia Parra, sentados en las corridas laterales. Cristóbal Ugarte Parra, "Tololo", quien recibiría el premio a nombre de su abuelo, se ubicó cerca del estrado, impecablemente vestido de chaqué. Si estaba nervioso, no se notó. Ni siquiera cuando hicieron su entrada los Príncipes de Asturias -lo que obviamente generó expectación entre los presentes, que guardaron un respetuoso silencio-, quienes se acercaron a saludar a Ugarte antes de subir al estrado. Ahí se ubicaron junto al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre; el ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; el rector de la Universidad, Fernando Galván, y el Ministro de Cultura de Chile, Luciano Cruz-Coke. En los costados se ubicaron también el canciller Alfredo Moreno, junto al ministro para Asuntos Iberoamericanos, Juan Antonio Yáñez-Barrionuevo, y al otro costado el embajador de Chile, Sergio Romero. Entre el público se encontraban el poeta Raúl Zurita, el crítico español Ignacio Echevarría y el presidente de la Fundación Chile-España, Juan Eduardo Errázuriz.

En uno de los costados y "custodiada" por dos guardias ataviados con trajes antiguos, se ubicó la máquina de escribir -"la máquina del tiempo"- que el antipoeta donó a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes junto con un poema que sólo podrá ser leído en 50 años más. Como se dijo durante la ceremonia, ya que la obra de Parra es evolutiva, quién sabe qué dirá esa obra en medio siglo más.

El acto comenzó con la lectura del decreto en virtud del cual se le concedió el Cervantes a Parra. Luego, el príncipe Felipe hizo entrega del premio a Cristóbal Ugarte, quien -como digno representante de Nicanor Parra- comenzó el discurso diciendo: "Mi abuelo me ha encargado que pida prórroga de mínimo un año, del 23 de abril del año 2012 al 23 de abril de 2013, para así poder pergeñar un discurso medianamente plausible", y leyó fragmentos de sus obras, con voz serena y firme. Los versos y piezas fueron escuchados con atención y en más de alguna oportunidad generaron risas. Colombina -hija de Nicanor y madre de "Tololo"-, su pequeña hija Julieta -la "Tortuguita"-, su hermano Ricardo -Chamaco-, y los hijos de éste escuchaban en silencio.

El discurso-homenaje de Cristóbal cerró con unos versos que luego circularon por la prensa internacional: "¿Se considera Ud. acreedor al premio Cervantes?/ -Claro que sí / -Por qué/ -X un libro que estoy X escribir", lo que fue seguido por un fuerte aplauso de todo el público, que -incluidos los príncipes- se puso de pie. Luego habló el ministro Wert, de España, quien saludó a "Don Quijote de Chillán, don Nicanor de La Mancha".

Las palabras finales fueron del príncipe Felipe. "De seguro que Cervantes, al ver hoy llegar a Nicanor Parra al parnasillo de poetas galardonados con su Premio, reconocerá en él un espíritu afín, un poeta desnudo de adornos, con atuendo de vecino de Chillán, y, sabiéndolo espíritu gemelo, se apresurará a decirle: 'Pasa, raro inventor, pasa adelante/ con tu sutil designio'", dijo. Y continuó, explicando la semejanza entre ambos autores: "Digo 'gemelo' pensando en que el mayor logro literario cervantino fue liberar la escritura de las normas que la atenazaban y dejar fluir las palabras -palabras del común- para que buscaran nuevos espacios de significación".

Terminada la ceremonia, las autoridades e invitados se reunieron en el primer patio, en el que se pudo observar una gran cercanía entre los príncipes y la familia Parra.

Más tarde vino la foto oficial con las autoridades y la familia del premiado. Una vez que cesaron los mil flashes, los guardias pidieron a la prensa que se retirara y comenzó un cóctel, algo más distendido y en el que pudieron participar, además de los invitados especiales, algunos de los chilenos y españoles asistentes al evento pero que no habían podido ingresar al Paraninfo. Entre éstos también se encontraba la cantante y poeta Patti Smith, gran admiradora de Parra.

Parra en exposición
Terminado el cóctel, en el que se vio al canciller Alfredo Moreno conversando largamente con el príncipe y el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy, los asistentes visitaron la exposición de la obra de Parra, ubicada en el segundo piso de este edificio. En ese momento Colombina Parra pudo dialogar más relajada y a solas con la princesa Letizia quien mostró siempre mucho interés por toda la familia de Nicanor Parra.

La ceremonia del Premio Cervantes finalizó con una "tunada" en las puertas de la Universidad Alcalá de Henares para los príncipes y la comitiva. Un simpático fin de fiesta para los Parra, quienes se despidieron en ese momento de las autoridades.

EL GALARDÓN
El Premio Cervantes consiste en una medalla-escultura creada por el escultor Julio López y más de 80 millones de pesos.

 El día en que Parra fue el hombre imaginario
No emitió palabras sobre el galardón: "¡¡¡Felicitaciones, vecino, por el premio Cervantes!!!", reza el cartel. Está colgado en la reja y a pesar de lo sencillo que es -cartón y lápiz azul-, tiene dos caras. Una mira a la vereda de la calle Lincoln, en Las Cruces, y la otra, al antejardín de la casa de Nicanor Parra.

Pero el hombre previsor que lo hizo y lo colgó no cumplió su objetivo: el antipoeta no se asomó nunca. Sólo salió una vez. A las siete de la mañana, junto a su hija Catalina Parra -quien vive en Estados Unidos y lo ha acompañado en estos días- se subió a su viejo escarabajo plateado para ir a comprar los diarios. Como los quioscos de Las Cruces estaban cerrados, viajaron hasta El Tabo. Volvieron con "El Mercurio" y El País de España. Ahí comenzó su día, el día en que lo llamaron el "gemelo" de Cervantes, cuando se enteró, por periodistas de radio Cooperativa, que su nieto, el "Tololo", ya había hecho lo suyo en Alcalá de Henares. "¿Ya fue la ceremonia?", preguntó Parra, y cruzó la reja para verla por la televisión. Al final, terminó buscando datos en internet.

A las once de la mañana ya había más gente en Lincoln. Una docena de periodistas, algunos admiradores y vecinos que merodeaban para ver si Parra aparecía. Pero no. A través de la ventana se lo vio durmiendo en un sillón. Caminando mientras hablaba por teléfono o conversando en extenso con Isabel Soler Parra, su nieta. ¿Cómo vivía, entonces, la entrega del Nobel de las letras hispanas? "Está trabajando, leyendo y escribiendo. Nos reímos de todo un poco. En la mañana vimos las noticias un rato. Para él todas las ceremonias tienen su lugar, y él hace más o menos lo mismo para todos los premios", comentó Soler a "El Mercurio". Aseguró, además, que Parra no saldría, aunque estaba muy contento y emocionado, y que tampoco tendrían una gran celebración: "Simplemente vamos a almorzar y descansar. Vamos a tomarnos todo con mucha tranquilidad". Y cocinaron porotos granados.

En la mañana llegaron a su puerta muchos dibujos y poemas hechos por niños del litoral central. Los llevó Absolón Díaz, de Acción Sanar el Cambio, una organización que se dedica a leer poesías a alumnos de escuelas vulnerables. Los recibió Isabel Soler, quien ayer fue prácticamente la vocera de Parra. Y lo mismo pasó con un retrato que le llevó desde Santiago un grupo de realizadores. "Vinimos a saludar a don Nicanor, porque admiramos mucho su obra y, además, estamos filmando un documental, que queremos subir a nuestro sitio Ojoseco.cl, para su candidatura al Premio Nobel", comentó Matías Claro, quien estaba acompañado por Paula Gastelo y Francisco Gallegos.

Antes de almorzar, Parra se vio extremadamente emocionado. Hablaba por teléfono y se paseaba, hasta que se sentó, se quitó el gorro y se frotó la cara. "Lo ha llamado muchísima gente. Desde España y también el familión, así que está muy emocionado. Además, tranquilo, después de tanta presión", dijo Soler. Una de esas llamadas fue de su hermano menor, Óscar Parra, el "Canarito". En la tarde, Nicanor Parra siguió descansando, quizás pensaba en "El Quijote" de Cervantes y en el libro que él está por escribir.

SOCIALES DE LA ENTREGA DEL PREMIO | A12
Voces en la Universidad Alcalá de Henares Felipe de BorbónPríncipe de Asturias
"Las palabras vuelan libres, aunque controladas por el hilo sutil del trabajo poético. De un trabajo arduo. Porque la provocación no es por sí sola un valor. Nicanor Parra es mucho más que un provocador. Es ciertamente un rupturista; llega a afirmar que 'en poesía se permite todo'".


José Ignacio Wert
Ministro de Educación, Cultura y Deporte
"Nicanor Parra, como poeta, se nutre de lo que es, de loque siente, de lo que vive, de lo que ve. Su obra, por tanto, invita a detenerse en sus orígenes, en sus raíces y en su sorprendente biografía".


José María Lassalle
Secretario de Estado de Cultura
"Nicanor Parra es sin duda una de las voces poéticas en lengua castellana más poderosas que ha sido capaz de impulsar el siglo XX y, en lo que va de tiempo, el siglo XXI. Su energía, su fortaleza, su capacidad para innovar y revolucionar el estilo, lo convierten -en mi opinión- en la voz contemporánea de la poesía chilena, como la voz de la narrativa chilena está en Bolaño. La suma de ambos coloca a la literatura chilena, como parte de la literatura iberoamericana, a la vanguardia de lo que en estos momentos proyecta la literatura en español".


Víctor García de la Concha
Director del Instituto Cervantes
"(Nicanor Parra) es como dijo el príncipe en su discurso, 'un raro inventor' (...) haciendo una lectura de otros autores, Huidobro y Neruda entre ellos, construye ese tipo de poesía en la cual el poeta va cambiando de máscara constantemente y va cambiando de mensaje (...) Hay que estar en una veta de lectura vanguardista para valorar lo que es Nicanor Parra".


Patti Smith

Cantante y poeta estadounidense
"Me gusta la poesía de Nicanor Parra porque es rebelde y humana".
"Festejar a Parra también significa festejar a Chile"Ministro Cruz-Coke en España: Una de las últimas actividades en España del ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, parte de la delegación chilena oficial, fue participar en la lectura de "El Quijote", que se efectúa cada año en el marco de la ceremonia de entrega del Premio Cervantes. Le tocó hacerlo junto al ministro de Cultura, Educación y 



Deporte español, José Ignacio Wert, y Cristóbal Ugarte, representante de Nicanor Parra en el acto.
"El 'Tololo' me comentó lo contento que estaba con el resultado. Al comienzo estaba muy nervioso, lo que es comprensible. Éste es un acto ritual, que implica una formalidad propia de la Casa Real a la que no estamos acostumbrados en Chile", explicó Cruz-Coke, quien durante la ceremonia vio a Ugarte "con mucho talento, simpatía, sobriedad y un aplomo que no es propio de un joven de 19 años que se enfrenta a las máximas autoridades en literatura a nivel iberoamericano y a las autoridades políticas y monárquicas de España. Dudo que Nicanor Parra, salvo en su propia concurrencia, hubiera tenido una mejor representación".


El personero participó en distintas actividades, como el almuerzo ofrecido por la Casa Real el viernes pasado, y quedó muy bien impresionado con el trato que la delegación nacional recibió de los anfitriones. Dijo: "Hay que destacar la amabilidad de los príncipes y el gobierno español con los chilenos que viajaron. Todo el mundo cultural que vino a festejar a Parra, también vino, de alguna manera, a festejar a Chile. Nuestra mejor embajada en el mundo es la cultura. Hoy, las más altas autoridades y académicos españoles se han rendido ante la figura de Nicanor Parra. Este premio reafirma la calidad de la literatura chilena, y viene a destacar el hecho de que a Nicanor Parra aún le faltan muchos premios por recibir", concluyó.


Un ensayo entre príncipes

Cita aplazada: "Tololo ha leído sus palabras con impresionante entereza. 
El montaje de los textos, inteligente y cuidado, ha disimulado bien la ausencia de discurso. Y ha quedado claro que la cita de Parra con el Rey, de tener que celebrarse, ha quedado aplazada al año próximo. Hoy ha sido un ensayo entre príncipes. Primero Hamlet, luego Lear.

Tololo ha leído, entre otros, "Soliloquio del individuo" y "El hombre imaginario", que siempre resultan. Especialmente bien leído el segundo, por cierto. El público ha reído con algunos de los "chistes" de Nicanor, y la disposición general ha ido pasando poco a poco de la condescendencia a la admiración.


Los discursos tanto del ministro de cultura como del príncipe han superado mis expectativas, que eran muy bajas. Han sido dos buenos discursos, atentos, llenos de citas bien escogidas, bien informados, y aunque me consta que han sido preparados por personas diferentes no se han pisado mutuamente. El perfil de Parra ha lucido muy nítido. Y ahí estaba su "máquina del tiempo" (la máquina de escribir que ha regalado al Cervantes) como una especie de tótem, irradiando su presencia.


En términos generales, la ceremonia, corta, ha resultado amena y entretenida, nadie se ha quejado de lo contrario, y la prueba es el largo rato que ha permanecido la gente luego, en el patio, tomando una copa, y el que hayan subido todas las autoridades (los príncipes, el jefe de Gobierno y el ministro de cultura) a curiosear en la muestra sobre Parra organizada por la Universidad.


Entre los invitados, ha causado sensación la presencia inesperada de Patti Smith, que ha acudido al acto, según sus palabras, no sólo en testimonio de su admiración personal hacia Parra, sino también como enviada de toda una promoción de poetas que fueron sus amigos (los beat ) y que saludaron a Parra como uno de los suyos mucho antes de que su nombre sonara en España".

''La disposición general (del público) ha ido pasando poco a poco de la condescendencia a la admiración".
 
Reducir letrasAumentar letrasEnviarImprimir

Con sólo 19 años, Cristóbal Ugarte fue el encargado de leer las palabras enviadas por Parra.
Foto:EFE
---

La "máquina del tiempo" de Parra se instala en el Instituto Cervantes

La máquina de escribir Underwood del flamente ganador del principal premio literario de habla hispana se encuentra desde hoy en el instituto.

por EFE - 24/04/2012 - 13:59

La "máquina del tiempo" de Nicanor Parra, es decir la "Underwood" con la que el poeta ha escrito toda su vida, es desde hoy un "artefacto" en la "Caja de las Letras" del Instituto Cervantes, cargado con un poema inédito destinado a "subvertir" la cámara acorazada y germinar en "hojitas de parra".

Su nieto, Cristóbal Ugarte, "El Tololo", fue el encargado de meter en la caja 1.552, empotrada entre las de Carmen Balcells y Manuel Alexandre y debajo de la de Cristóbal Halffter, la máquina con la que este "embutido de ángel y bestia", como se autodefine Parra, ha creado sus "artefactos" y ha bajado la métrica a la calle en forma de "antipoesía".

Ugarte, que recibió una llave simbólica de la caja y un certificado, leyó en nombre de su abuelo, como ya hiciera ayer al recoger para él el Premio Cervantes, un poema de Parra, en esta ocasión uno de los primeros, el que comienza diciendo "Hoy es un día feliz" y concluye "el tiempo lo ha borrado todo/como una blanca tempestad de arena".

El nuevo Cervantes -séptimo premiado de los que "habitan" con sus legados la Caja de las Letras-  estaba "muy contento" con el acto de ayer y emocionado, según explicó posteriormente Ugarte, por "comprar los diarios y ver qué decían".

El culto -es matemático, físico y mecánico teórico- y cosmopolita -vivió en Estados Unidos y el Reino Unido- creador quiso que la máquina llevara en su rodillo un papel manuscrito en el que puede leerse "La Máquina del Tiempo. Nicanor Para. P.C. 2012. A don Miguel de Cervantes & Saavedra. Atentamente, el autor".

Por detrás de ese folio escribió el poema que podrá conocerse cuando se abra la caja, el 4 de septiembre de 2064, el día en el que Parra cumpliría 150 años.
"Estaremos todos aquí", aseguró ufano el presidente del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, durante el acto, "el más antipoético" de todos los que puede imaginar, ya que ha colocado "un artefacto poderoso" en "la cámara acorazada de un banco".

Es "una máquina del tiempo", dijo, porque "sus teclas han marcado el pulso de la historia del mundo, de Chile, de América, de la cultura, de las letras, de sus amores y desamores. Todo ello grabado con su fuerza subversiva".

La máquina de escribir permaneció ayer sobre una silla en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá durante la entrega del Cervantes y se ha constituido así en el primer objeto completamente desvelado de los 19 donaciones que se guardan en la que fue la cámara acorazada del Banco Central.

"No es un objeto muerto, sino que guarda toda la poesía escrita y la que va a escribir. Cuando se abra en su 150 cumpleaños, nos encontraremos de seguro con una sorpresa: el poema habrá germinado en otro o sucederá el acto antipoético" de que habrán ido saliendo "hojitas de parra" por las ranuras de la caja.

Para García de la Concha, esta donación, "de una gran generosidad", no es al Instituto Cervantes "sino al propio Miguel de Cervantes", siempre "muy unido" por el propio Parra a Shakespeare, pero mientras que el inglés, ha dicho parafraseando a Jorge Luis Borges, terminaba "cursi", el español concluía su "Quijote" con las palabras "se murió".

"Ese es el gran descubrimiento de la lengua española: introducir la lengua del pueblo como lengua literaria", ha añadido.
Al acto en la "Caja de las Letras" del Cervantes ha asistido sólo Ugarte en nombre de la familia, que estará en España hasta el día 28, y el embajador de Chile, Sergio Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada