miércoles, 25 de mayo de 2011

El impresionismo llega a Las Condes:Benito Rebolledo a pleno sol

www.emol.com
ARTES Y LETRAS
miércoles 25 de mayo de 2011

MAESTROS



La Corporación Cultural de Las Condes presenta cerca de 50 obras del renombrado pintor, pionero en el país en la ejecución de retratos en exteriores. Rebolledo Correa, Medalla de Oro en la Exposición Internacional 1910 y Premio Nacional de Arte 1959, es el único autor clásico chileno que se transa en reconocidas casas de subasta mundiales.

D.S.
Entre el 26 de mayo y 26 de junio próximo, un conjunto de 50 obras del pintor chileno Benito Rebolledo Correa se expondrá en el Instituto Cultural de Las Condes. Uno de los pocos artistas impresionistas chilenos, ligado fuertemente a la línea española de esa corriente, y autor de las pinturas más reconocidas del imaginario popular local.



Benito Rebolledo Correa (1880-1964), además de ser uno de los primeros pintores de nuestro país en ejecutar retratos al aire libre, es el único autor clásico chileno que logra insertarse en medios internacionales. Sus obras se transan en reconocidas casas de subasta mundiales.

Nacido en la zona central, el artista cultivó muchos géneros, pero fue en el contacto directo con la luz del sol lo que hizo que su obra destacara. Buscando nuevas maneras de pintar, llevó la paleta de colores a la saturación máxima, creando yuxtaposiciones hasta ese momento impensadas.




Se lee en el catálogo escrito por Enrique Solanich que "su pintura... encarna una modalidad de realismo luminista y vital, ejecutado extramuros del taller, a plein air , con el tema ante la mirada del pintor. Utiliza las ventajas de conocer la pintura alla prima y las gesticulaciones inherentes, al fin de retener lo efímero y huidizo. Su obra mundana, sana e instintiva, se desplaza por varios géneros".

Su asociación con la escuela francesa y su técnica es evidente, agrega Solanich, pero sus operaciones visuales y manos diligentes se entroncan al impresionismo español o, si se prefiere, valenciano, ese que se conoce como sorollismo".



El Instituto logró la participación de museos y, especialmente, de coleccionistas privados que facilitaron sus obras. Conversamos con el curador de la muestra, Francisco Javier Court.

-Benito Rebolledo es también un hijo de la influencia renovadora que trajo a Chile Álvarez de Sotomayor en los años del Centenario. ¿Tuvo una fase anterior, influida por el impresionismo francés?

"A pesar de su paso como alumno libre por la Academia de Bellas Artes, donde tuvo como profesores a Pedro Lira y a Juan Francisco González, Rebolledo intentó siempre recalcar su independencia artística, puesto que su obra, por temática y técnica, no se compara a ninguno de sus pares chilenos. Cuando en 1908 llega a Chile Álvarez de Sotomayor, suponemos que se produce el primer contacto con el impresionismo hispano; sin embargo, su trabajo ya presentaba fuertes rasgos de independencia, sobre todo por la opción de la pintura al natural."

-¿Benito Rebolledo escapa un poco a la historia "oficial" de la pintura chilena al adoptar el realismo lumínico del impresionismo español sorollista como guía de su trabajo, el que prácticamente no tuvo mayor evolución en su obra?

"Con tan sólo 30 años de edad, Rebolledo recibió la medalla de oro de la Exposición Internacional del Centenario, certamen con que se inauguró el Museo de Bellas Artes. Participó con un cuadro de grandes dimensiones que presentaba a un grupo de niños bañándose en la playa. Este premio lo catapultó como el pintor de moda de la época, y eso redundó en que su obra se valorizara y comercializara rápidamente. Incluso, expone con éxito en Argentina, donde se le apoda "el Sorolla chileno". Este éxito repentino y con tan poca edad, llevó a que no se reconociera su desarrollo posterior."

"La obra ganadora se encuentra actualmente empotrada en uno de los salones del Círculo Español de Santiago y estará presente en la muestra a través de una proyección digital especialmente realizada para el montaje."

-¿Cuáles serían los atributos que hace tan popular su obra hasta hoy? ¿Qué juicios puedes adelantar en este sentido?

"Su obra posee una iconografía distintiva y única, que prioriza la luz por sobre la penumbra. La pintura chilena clásica es una pintura melancólica, que rehúye los colores brillantes, quizás por un tema de idiosincrasia y de carácter nacional. Rebolledo, por rebeldía, por esto que se decía que estaba aparte de todos, opta por una paleta vigorosa, cálida y luminosa".

"Sus escenas en la playa son inconfundibles y quizás sean de las más recordadas por el público. Posiblemente, el nombre Rebolledo Correa no sea de amplio dominio popular, pero sus imágenes sí lo son. Por lo tanto, ahora daremos al público la oportunidad de profundizar en una iconografía que lo ha acompañado desde siempre".

-¿Tuvo discípulos?

"No, pero en el recorrido de la muestra se puede deducir que mucho de la neofiguración y neorrealismo del siglo XX se origina en el trabajo de Rebolledo Correa".

-¿Bajo qué idea o concepto se mostrarán los cuadros seleccionados?

"En la exposición que se montará en las salas del segundo piso de la Corporacion Cultural de la Municipalidad de Las Condes se presentarán sólo obras de su primera época, desde la ejecución de los primeros retratos al aire libre en la primera década del siglo XX (el primero es de 1906) hasta fines de la década del 20. En ese corto período, su obra es descollante y única, y ejecuta verdaderas obras maestras de la pintura local".

"Investigando, encontramos algunos juicios referentes a su trabajo, y de verdad es impresionante la opinión que tienen colegas españoles, italianos y franceses. Hay que ponerse en contexto y pensar que su obra fue ejecutada hace 100 años, por lo que sus composiciones de desnudos en la playa deben haber deslumbrado el medio".

-¿En qué sentido el pintor puede ser un modelo pictórico hoy para las nuevas generaciones?

"La forma de trabajar los efectos del sol sobre paisajes y cuerpos sorprende aún hoy, y el rigor de sus dibujos es de los más elevados de su época".

"Como centro de divulgación cultural, nos interesa muchísimo que las actuales generaciones conozcan en directo el trabajo de ciertos autores del pasado".

-¿Cuántos cuadros de Rebolledo habría aproximadamente? ¿Es uno de los artistas más falsificados?

"Fue un pintor muy prolífero, a pesar de que su época de gloria fue corta. Es muy probable que sea un artista que ha sido falsificado, considerando que Rebolledo Correa es el único autor clásico chileno que se transa en el mercado internacional y que sus obras son ampliamente reproducidas. El hecho de que se venda afuera es quizás por su parecido con Sorolla".


---
Corporación Cultural de Las Condes
VER MÁS
---

www.emol.com
domingo 12 de junio de 2011
ARTES Y LETRAS

EN LAS CONDES Benito Rebolledo Correa:
La luz y el mar como potencia sensorial

WALDEMAR SOMMER
Cuando el realismo del siglo XIX salió a pintar al aire libre, sin saberlo preparaba la radical renovación impresionista. Desde entonces, la luminosidad sin trabas, envolviéndolo todo, adquiría un rol nuevo en la pintura de Occidente. En el caso de nuestro realista Benito Rebolledo Correa (1880-1964), la violenta luz veraniega sobre el mar y los cuerpos infantiles mojados constituyen el meollo de su obra. Puede que repita bastante la temática de los niños bañándose, que la misma visión de un grupo de ellos la reitere en pinturas más grandes y ambiciosas o que llegue a replicar sus propios cuadros. Sin embargo, cada vez que uno observa eso surge siempre alguna atractiva diferencia, y la escena nos encanta. El brillo luminoso de rosados y naranjas en la piel juvenil y el incesante dinamismo marino con asomos verdosos entre miles de blancos y azules materializan una existencia pujante y feliz. Al mismo tiempo, la vivacidad corpórea de los infantes culmina en gestos anímicos de una espontaneidad muy bien definida. Con frecuencia, esos rostros se fruncen bajo la potencia solar directa o la desconfianza al agua fría los vuelve taimados en su negativa a tocarla.



A este mejor período de la producción del curicano ganador de nuestro Premio Nacional de Arte dedica la Corporación Cultural de Las Condes una amplia retrospectiva. Limitémonos a recordar unos pocos cuadros de ella. Por ejemplo, los dos "De la mano", donde resulta más expresiva la versión con el niño que baja la cara. O la pareja "El niño taimado": la envuelta por una peculiar luz rojiza y la de más esbozado entorno, cuya pincelada está a punto de disolverse. En cuanto a los retratos de párvulos, destacan la fisonomía desvalida del estudio "Ismael Pereira Lyon" y, anónimos, "Niño comiendo uvas", cuya luminosidad incandescente se apoya en el contrapunto magistral de coloraciones cálidas y frías, y "La niña de las cerezas", de mirada escrutadora, que trae algún recuerdo de Valenzuela Puelma. Por otro lado, anotemos, asimismo, en qué medida ciertas pequeñas visiones marítimas exhibidas alcanzan rango monumental. A pesar de la ausencia general de fechas, resulta posible establecer que las realizaciones de última época del pintor dejan ver figuras humanas más planas y con disminuido contraste luminoso.

Vicente Gajardo en la UC



Las últimas esculturas en piedra de Vicente Gajardo se exponen en el hall central del Centro de Extensión de la Universidad Católica. Se las ha colocado -seis piezas grandes y sus réplicas respectivas en formato chico- dentro de un cierre circular, que acaso podría considerarse añoranza del sitio megalítico británico Stonehenge. Dos elementos las fundamentan: la viga tableada y el cubo abierto, entero o incompleto. Ahora el autor deja a un lado la curva en favor del ángulo recto, más agresivo y dramático. Los volúmenes expuestos constituyen, además, un desarrollo rítmico sincopado que va creciendo en complejidad. Éste alcanza un grado tal, que, en aquella obra con sus ingredientes multiplicados, se convierte en un amontonamiento cercano al caos. Ella, eso sí, vista desde lo alto se organiza mucho mejor. Todo lo contrario sucede con la potente construcción formada solamente por cubos y en la cual manchas amarillas, naturales del material, desempeñan un rol de apaciguamiento visual. Si este último trabajo toca los lindes de la arquitectura, la realización más compleja se aproxima a la instalación.

Otra cita del nuevo Centro de Arte Contemporáneo de Las Condes/U.C. nos trae a siete pintores. Veinteañeros y desconocidos, fueron escogidos por Voluspa Jarpa. Algunos parecieran promisorios y, por momentos, con algo más novedoso que entregar. Comencemos por Andrea Domínguez y Fernanda Bustos. Un atrayente punto de vista frente al paisaje nos entrega la primera. Así lo distorsiona, situando dentro de una foresta magnificada animales u hombres, mínimos y furtivos. Muy diferente, Bustos nos permite asomarnos, apenas, a través de puertas hacia recintos enigmáticos. Agreguemos a las anteriores a María José González -minuciosa secuencia de origen cinematográfico-, a Gaspar Álvarez y sus vistas sin color.

A PLENO SOL

Selección excelente del mejor Benito Rebolledo

Lugar: Corporación Cultural de Las Condes

Fecha: hasta el 10 de julio

CUANDO EL SILENCIO SE HACE PIEDRA

Las piedras más recientes de Vicente Gajardo

Lugar: Centro de Extensión de la Universidad Católica

Fecha: hasta el 20 de junio

"Cifra, silencio e imagen"

Nuevos pintores veinteañeros

Lugar: CeAc Las Condes/U.C.

Fecha: hasta el 9 de julio

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada