martes, 10 de mayo de 2011

Patrimonio puro a pasos de Santiago

http://masdecoracion.latercera.com/
sábado 07 de mayo 2011

MásDeco
n° 417



Viajamos a recorrer una de las zonas consideradas patrimoniales por excelencia. A menos de una hora de Santiago, cada metro está lleno de historias: aquellas que hablan de la Colonia, el Ejército Libertador y la Independencia, pero también de esa que da cuenta de la presencia de los antiguos pueblos originarios en medio de una imponente naturaleza precordillerana.

por: Francisca Jiménez
Fotos: Raúl Araya

Pasó el Bicentenario y con él la fiebre por el patrimonio, y si bien cada día hay más conciencia sobre la importancia de cuidar nuestros monumentos y edificios históricos, hay todavía mucho por hacer, sobre todo después del terremoto. En el valle del Aconcagua, que cuenta con más de 22 monumentos históricos -entre iglesias, casas y zonas típicas-, los daños fueron serios y aunque algunos edificios están en proceso de restauración, otros han quedado relegados. Por eso es que hicimos un recorrido profundo por la ruta Los Andes-San Felipe, constatando en terreno la riqueza que esconde este emblemático valle por donde pasó el Ejército Libertador en 1817 al mando de los generales O'Higgins y San Martín.

Primera parada: Calle Larga

Antes de llegar a Los Andes se encuentra la localidad de Calle Larga. Un rincón del Chile campestre donde está la casa en la que nació el ex presidente radical Pedro Aguirre Cerda. Una antigua construcción colonial de adobe de más de 150 años considerada Monumento Nacional y que actualmente se encuentra en proceso de restauración con fondos del BID. Lo mismo que la antigua Escuela Agrícola, edificación que contiene la casa patronal de Aguirre Cerda y que en un futuro pretende convertirse en un gran centro cultural para la comuna.

A metros también de estas históricas construcciones está ubicada la casona en la que vivió su exilio el ex político argentino Domingo Faustino Sarmiento.

Segunda parada: Los Andes

A unos pocos kilómetros de Calle Larga se encuentra Los Andes. Fundada por Ambrosio O'Higgins en un lugar conocido como Las Piedras Paradas, Villa Santa Rosa de Los Andes, como se llamaba al 31 de julio del año 1791, fue proyectada urbanísticamente por el arquitecto Joaquín Toesca. Edificios antiguos, como el de la Gobernación, de estilo neoclásico -donde opera la oficina de Correos-, forman parte de sus monumentos, así como también el Museo de Santa Teresa de Los Andes, que se ubica en el antiguo monasterio del Espíritu Santo y que aún conserva algunas de sus pertenencias.

También en Los Andes se encuentra la famosa fábrica de cerámicas mayólicas Cala. Un emblema casi nacional que nace en 1948 en esta localidad, en la calle Las Heras 150, de manos de inmigrantes italianos, luego de que un chileno de la zona viajara a Italia y conociera el trabajo de la cerámica mayólica. Una tradición que se conserva gracias a personajes como don Juan Fleita, uno de los torneros, quien lleva más de 50 años fabricando piezas de alfarería para esta factoría. Su dueño, Guillermo Zenteno, cuenta que el proceso de fabricación es largo y minucioso. "Primero se realiza la pieza de cerámica, luego viene el secado -de varias semanas-, el primer horno de más de 1.000 grados Celsius y después el pulido. Luego se esmalta y se pinta para pasar nuevamente al calor", relata.

Tercera parada: San Felipe vía Curimón



Al dejar Los Andes, bien vale la pena pasar por la localidad de Curimón y bajarse a visitar la iglesia San Francisco. Una de las más antiguas de Chile, construida hace 450 años por sacerdotes franciscanos que llegaron a nuestro país en la época de la Colonia. Desgraciadamente el terremoto hizo lo suyo, tanto así que el templo se encuentra inhabilitado para realizar misas y aún está a la espera de ser reconstruido. Junto a la iglesia está el antiguo claustro, convertido hoy en un museo. Tiene varias figuras sacras en madera policromada que datan de los siglos XVII y XVIII, además de antiguas pinturas como una de Santa Rosa de Lima, proveniente de Perú, y otros objetos religiosos de gran valor histórico.

Lo primero que recomendamos al llegar a San Felipe es visitar la Plaza de Armas. Según Francisco Alarcón, jefe del departamento de comunicaciones de la municipalidad de esa comuna, una de las grandes características de este Monumento Nacional es la Sagrada Familia en madera policromada, una serie de figuras que datan de la época colonial.

Muy cerca de la Plaza de Armas -pero para ir en auto- se encuentra el Centro Cultural El Almendral. En un antiguo claustro franciscano al lado de la iglesia San Antonio de Padua, está a cargo de la ONG CIEM y dispone de salas de exposiciones y talleres artísticos, además de espacios para ferias artesanales como la de El Rastro, famosa en la zona, lo mismo que la iglesia Del Buen Pastor, que data del siglo XIX. Al final, un recorrido con mucho que ver en una zona de gran atractivo patrimonial muy cerca de Santiago.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario