domingo, 1 de mayo de 2011

William y Catherine pusieron su sello personal a la boda con salidas de protocolo y modernidad

www.emol.com
Fecha: 30 de abril de 2011

Nuevos aires en la realeza británica:


Pareja real británica cautiva al mundo

Boda de William y Catherine fue vista por 2 mil millones de personas e inyectó aires de modernidad a la monarquía. "Hemos tenido un gran día. El tiempo ha aguantado", dijo la duquesa sobre la lluvia que no llegó. Desde Londres, la semana en que Inglaterra volvió a soñar con la realeza.

---
La pareja le imprimió su humor y su complicidad a la ceremonia que no perdió por eso la tradición. Éste no fue un matrimonio de cuento de hadas. Fue más interesante y accesible que eso.

BEN MACINTYRE The Times
Ninguna pareja real en la historia ha disfrutado alguna vez de su propio matrimonio en forma tan visible o le ha puesto su sello personal a la ocasión tan firmemente, como lo hicieron ayer William y Catherine.


El príncipe William sorprendió a todos cuando abordó junto a su flamante esposa un automóvil Aston Martin y condujo desde el Palacio de Buckingham hasta Clarence House, la residencia oficial de su padre. "JU5T WED" ("recién casados", aunque con un cinco en lugar de la S) se leía en la patente del deportivo, adornado con globos de colores. En el capó había una "L", que indica la presencia de un joven conductor.
Foto:ASSOCIATED PRESS

La boda real fue una síntesis extraordinaria de tradición y alegría juvenil. Empezó con trompetas e himnos y terminó con música popular y la pareja recorriendo en un auto clásico con las palabras "Recién casados" en la patente.

Cada elemento del matrimonio reflejó el humor y el gusto compartido de la pareja y una determinación de seguir lo más anclados posibles a su propia normalidad.

Más de dos mil millones de personas vieron a la pareja intercambiar votos, mientras Gran Bretaña imponía el tipo de espectáculo romántico y patriótico que tiene lugar sólo una vez en una generación.

Mientras la tataranieta de un minero de Durham se casaba con el hombre que será rey, el día ofrecía un punto de reunión cultural notable: entre la familia real y el pueblo, entre Gran Bretaña y el mundo, entre sangre azul y plebeya y entre dos generaciones muy distintas de la realeza británica.

El Aston Martin en el que el príncipe William y su novia salieron del Palacio de Buckingham, pertenece al Príncipe de Gales. Pero mientras en 1981, Carlos y Diana hicieron del beso en el balcón su motivo, para William y Catherine el beso fue superficial: el auto antiguo engalanado, con dos recién casados jóvenes radiantes en los asientos delanteros y con la capota abajo, fue la imagen que ellos escogieron.

Hubo pompa tradicional, boato y protocolo en abundancia, nostalgia y sentimiento, pero también un aire nuevo y diferente en esta boda; más relajada, menos reverente, más personal y natural.

La boda de William y Catherine dijo mucho sobre ellos -dignos, intrépidos y casi prácticos- pero dice mucho sobre nosotros también. A juzgar por el parloteo en diversos idiomas a lo largo de The Mall y los millones que la estaban viendo en otros países, también reflejó algo profundo y duradero con respecto a Gran Bretaña y el mundo.

Para los ciudadanos

Mientras la boda de los padres de William, hace 30 años, fue para súbditos y cortesanos, deferente y cargada a la fantasía, ésta fue una para la ciudadanía y partidarios. En 1981 la ciudadanía era la espectadora; ayer, la gente se sentía invitada y se presentó en gran número. Mientras Carlos y Diana parecían casi agobiados por la majestuosidad de su ceremonia nupcial, Will y Kate parecían simplemente alegres. Ese desafortunado matrimonio fue visto a través de una película nebulosa de simulación; éste fue más realista, más reconocible para el común de la gente y muchísimo más entretenido.

La realeza de otra época se habría escandalizado con algunos de los elementos que hicieron de esta boda algo diferente. Kate Middleton prometió "amar, confortar, honrar y proteger" a su marido, pero no obedecerlo. Los miembros de la extensa familia real llegaron en minibuses. La música en el servicio fue esencialmente británica, la que se escogió en consulta con el príncipe Carlos (quien escuchó las alternativas posibles con su futura nuera en su iPod).


La argolla de matrimonio fue hecha por joyeros galeses que usaron una pepita de oro que la reina Isabel le entregó al príncipe tras el compromiso, en noviembre. William tuvo cierta dificultad al colocar el anillo en el dedo de Catherine.

El mismo lenguaje que utilizó la pareja fue moderno -"El afecto que nos ha demostrado tanta gente ha sido increíblemente emocionante"- algo que cualquiera podría decir realmente, en vez de un mensaje escrito por un cortesano y recitado a la orden.

William y Kate ejecutaron una operación mediática perfecta. La proeza de ocultar la fiesta de despedida de soltero y mantener el secreto del diseñador del vestido envió un mensaje claro. Esta es una nueva generación de miembros de la realeza que sabe cómo guardar un secreto, y protegerá su privacidad.

Éste no fue un matrimonio de cuento de hadas. Fue más interesante y accesible que eso. Hace ocho años, un joven conoce a una niña en la universidad, encuentran que comparten intereses y humor, se enamoran, se separan, vuelven de nuevo, viven juntos y luego se aventuran a casarse.

Nadie necesita imbuir esa historia con alguna fantasía confeccionada, más grande, porque ésta es atemporal y universal.

Quizás lo más extraordinario sobre esta boda fue la resuelta normalidad de los dos jóvenes.

Mientras ella subía al carruaje, para empezar una nueva vida como una futura reina, Catherine, duquesa de Cambridge, expresó algo tan dulce y verdadero que ninguna novia real se habría atrevido a decirlo: "Soy muy feliz".

Lo más comentado

Calum Best, modelo y ex pololo de la actriz Lindsay Lohan, dijo a través de Twitter que considera a Pippa Middleton una belleza y que Harry y Pippa serían los próximos. Chris Evans, un locutor de la BBC, escribió: "Pippa y Harry serían tan rock & roll". Otros sugirieron que Harry debía "jugársela en la fiesta" de la noche.

Lo más visto en internet

Cerca de 400 millones de personas siguieron la transmisión de la boda, convirtiéndola en el sexto evento más grande en la historia de internet. Sólo en Inglaterra tuvo 268.777 menciones en Facebook durante la ceremonia, es decir, 74 menciones por segundo. En Twitter llegó a su peak con 67 tweets por segundo.

El gesto de The Guardian para los republicanos

The Guardian, un diario que no suele ocultar su poca simpatía con la monarquía, no pudo obviar el acontecimiento de la boda. Sin embargo, en su edición online tuvo consideración de sus lectores republicanos o los que simplemente estaban hastiados del tema, incluyendo el botón "Republicanos hagan click aquí", que eliminaba totalmente las informaciones sobre la realeza de su portada.

La reina más educada

Si Catherine Middleton llegara a convertirse en la reina de Inglaterra, sería la primera con un título universitario. Aunque la reina Isabel I fue sin duda la más brillante, a los cinco años ya estaba aprendiendo latín.

Los caballos

De los 185 caballos que utilizaron para el desfile tras la boda, dos tenían el mismo nombre que la pareja feliz. Catherine trotó detrás del carruaje donde iba Kate y William, en el carro donde iba la reina.

"Te ves hermosa", le susurró William a Catherine
Cuando el príncipe William esperaba junto al altar, el príncipe Harry, el padrino, se dio vuelta para ver a la novia que se aproximaba deslumbrante por el pasillo. Él giró hacia su hermano mayor y murmuró: "Espera a ver el vestido". Cuando la pareja estaba aguardando que empezara la ceremonia, se miraban mutuamente, conteniendo la risa. Se podía ver claramente a William susurrando: "Te ves hermosa".

Al inclinarse hacia el que sería pronto su suegro -Michael Middleton-, William bromeó: "Se suponía que iba a ser un pequeño asunto familiar", en alusión a la cantidad de atención que recibieron de parte de los medios y los 1.900 invitados que fueron testigos de este casamiento de cuento de hadas. Sin duda, se necesitan agallas para intentar un chiste en plena boda, y William demostró que las tiene.

Duques de Cambridge: el prestigioso título de la pareja
El Palacio de Buckingham terminó con el suspenso y anunció ayer que William ahora es su alteza real, duque de Cambridge, y que Catherine Middleton es su alteza real, duquesa de Cambridge. El príncipe será también conde de Strathearn y barón de Carrickfergus. El primero de éstos vincula a William y Kate con Escocia, donde se conocieron; el segundo, a Irlanda del Norte. Expertos en la realeza señalaron a la Associated Press que el otorgamiento del título de duque de Cambridge es un indicio de estima personal de la reina Isabel II. Se refiere a la ciudad universitaria, uno de los símbolos del prestigio británico.

El ducado fue creado en 1801, pero se extinguió con la muerte del segundo duque de Cambridge, el príncipe Jorge, nieto de Jorge III. El duque no tuvo un comportamiento muy del gusto de la realeza: rehusó tener un matrimonio por conveniencia, se casó con su amante de larga data, con la que ya tenía dos hijos y esperaba el tercero.
Aquél noble con menos suerte que el hijo del príncipe Carlos y Diana de Gales fue el príncipe Jorge, conocido como el segundo duque de Cambridge, nacido en 1819 y nieto de Jorge III. El príncipe Jorge jamás aceptó una boda acordada y consideró que esos enlaces reales estaban "condenados al fracaso".

Jorge se enamoró perdidamente de la actriz Sarah Louisa Fairbrother, una mujer de gran belleza. El príncipe y Sarah se casaron en 1847 cuando ella ya había sido madre de dos de sus hijos y estaba embarazada de un tercero
---
http://www.lun.com/
Domingo, 01 de Mayo de 2011

Cómo han crecido tus primas, William
La belleza sin fronteras que engalanó la boda real
















---
www.lanacion.cl
Sábado 30 de abril de 2011 | Entretención
Agencias/Nacion.cl

En Chile podría ser la luna de miel de los príncipes Guillermo y Kate

Según el diario El País, de España, la angosta y larga faja de tierra podría ser el destino elegido por la pareja real. Otras posibilidades son Africa y Australia.



El diario El País de España puso a Chile como uno de los destinos en los que los príncipes Guillermo y Catalina de Inglaterra podrían disfrutar de su luna de miel.

"El último destino del que se ha hablado es Chile, donde ambos pasaron una temporada entre la secundaria y la Universidad", se lee en la publicación donde también se lanzan como posibilidades Lizard Island, en las costas australianas de Queensland, aunque consideran la alternativa como "más difícil dada la lejanía y que Guillermo solo dispone de 15 días antes de regresar a su puesto".

"También está la opción de que los recién casados sigan haciendo patria, como en el caso de la boda -para la que solo quisieron productos británicos-, y que pasen la luna de miel en Escocia, donde el príncipe Carlos y la reina tienen propiedades", se agrega en el artículo publicado hoy por el diario español.

Los nuevos duques de Cambridge abandonaron este sábado en helicóptero el palacio de Buckingham. Antes de eso, ambos se mostraron ante la televisión británica caminando por el recinto del palacio antes de subirse en el helicóptero. Se les vio de la mano, vestidos de modo casual chic.

Se estima que el enlace del viernes fue seguido por 2.000 millones de personas a través de la televisión.

---
www.elrancahuaso.cl
02 de Mayo, 2011 08:05

Príncipes de Inglaterra podrían visitar Machalí
El polero José Antonio Iturrate, amigo chileno de los príncipes de Inglaterra, les regaló una estadía en exclusivo lodge a William y Catherine. Esto a pesar de que el deportista no asistió a la ceremonia y cóctel a los que estaba invitado.



Por Corresponsales

La comuna de Machalí podría recibir la visita de los príncipes de Inglaterra en los próximos meses gracias al regalo de su amigo chileno, José Guillermo Iturrate, quién fuera invitado a la ceremonia y cóctel en honor a William y Catherine, sin embargo este, no asistió. Pero les envió de regalo una estadía en el hotel Puma Lodge ubicado en la cordillera del territorio Machalí. Este recinto que según informó sería inaugurado en el mes de Junio, destacando: "Los príncipes son amantes del esquí y existen posibilidades de que hagan efectivo este regalo.

Ya que el entorno natural de este nuevo centro invernal, los europeos lo clasifican como uno de los lugares más lindos del mundo", aseguró el deportista sobre el regalo que le dio a los recién casados. Iturrate aseveró que el ahora duque de Cambridge es una persona sumamente sencilla y humilde. "Tengo una relación deportiva. Nos encontramos en las canchas de polo y ellos son muy bajo perfil", agregó.

Ante esta posibilidad, el alcalde de Machalí, José Miguel Urrutia, señaló, "Este sería un hecho muy relevante para la comuna, ya que permitiría hacernos conocido a nivel mundial, siendo uno de los anhelos de mi gestión, ya que sabemos que nuestra cordillera es destino turístico apetecido por turistas europeos. El extranjero conoce mucho mejor nuestras montaña y la valora más. Los recibiríamos y despediríamos como corresponde, a la altura de un hecho histórico como este, pero también los dejaríamos tranquilos en su luna de miel".

Mayor información
ver video de canal 13:
---

Yahoo!
jue, 5 may 2011 13:44 GMT+00:00

Un invitado inesperado en el retrato oficial de la boda

Pongámonos en situación. Boda real, hay que hacerse la foto oficial. Todo el mundo sonriendo, con sus mejores galas. Guapos, guapos.


Kate, Guillermo, los Middleton, la familia real. No faltaba nadie, es más, se coló un invitado inesperado. El "polizón" iba de la mano de Eliza Lopes, la nieta de Camilla. En su mano sujetaba un gusano de juguete color rosa que le había regalado su tío el príncipe Harry.



La pequeña Eliza, de tan solo tres años era una de las niñas que acompañaban a la novia y estaba bastante nerviosa. Al verla inquieta, el príncipe Harry se sacó el gusano de juguete del bolsillo para hacerla reír. El truco funcionó tan bien que la pequeña decidió no soltar el juguete ni para las fotos oficiales. La foto fue enviada a todos los medios del mundo, pero nadie se dio cuenta hasta ahora.

[Relacionado: Boda Real Británica: Invitados]

A su abuela Camilla, la duquesa de Cornwall le sorprendió mucho que nadie se hubiese dado cuenta hasta ahora del pequeño detalle. Según Mail Online lo que más divertido le pareció a la duquesa, fue que Eliza sostenía en una mano el gusano y en la otra le daba la mano a ella.

Y es que, por muy miembros de la realeza que sean, los niños son simplemente niños

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada